Opinión Internacional

Colombia: A prepararse para la guerra externa

Si hay alguna ave rara que sea asiduo lector de mis artículos, tendrá claro que mi enfoque hacia la política colombiana está dominado por el interés en la estabilidad del sistema democrático en este país. Es por ello que veo como muy interesante, por lo riesgoso, el análisis de los últimos acontecimientos de la política colombiana. Pienso que los apreciados colombianos se están obnubilando por algo que si bien es polémico y muy grave, la llamada “parapolítica”, están descuidando un aspecto esencial para la supervivencia democrática: las presiones externas sobre la misma. Peor aún pienso que concentrados en un enfoque pragmático, están poniendo todos los huevos en una sola cesta: cuidar el superávit de $1,1 millardos en la balanza comercial con Venezuela, desdeñando el extremo perjuicio que el “Hitler tropical” planea para este país.

La cuestión del peligro exterior para el sistema democrático colombiano la veo de la manera siguiente: Colombia vive desde hace décadas un conflicto armado interno, tanto con extremistas de la izquierda (FARC;ELN), como con extremistas de la derecha (AUC). Con la implementación del Plan Colombia, este conflicto se ha venido transformando paulatinamente en un conflicto regional complejo , en una primera etapa ( la participación abierta de los Estados Unidos a favor del régimen legítimo y la de Venezuela, velada, a favor de la FARC, así determinaron esta transformación) a un conflicto armado extra estatal ( las FARC de hecho actuando en Ecuador y Venezuela, tipifica este conflicto como tal). Lo grave del asunto, es que para quien no quiera auto-engañarse, el conflicto armado colombiano está en un plazo inminente, en vías de convertirse en un conflicto armado inter-estatal, hablando en cristiano, en una guerra internacional.

¿ Cómo puede suceder tremenda desmesura? Muy fácil, el vecino Chávez, cual repito, un “Hitler tropical”, está empeñado en convertirse en el líder mundial anti-imperialismo gringo, es decir, según su megalomanía, en un segundo Bolívar, líder de una revolución continental. Frente a la desidia norteamericana y la obscena parálisis de la OEA, Chávez ha traspasado los límites de Venezuela, interviniendo abiertamente en la política interna de todos los países latinoamericanos, logrando triunfar imponiendo clones de si mismo en Ecuador, Nicaragua y Bolivia, y comprando a través del sucio dinero a Kirchner, Lula y unos cuantos más.

Muy pocos dirigentes de países latinoamericanos se han enfrentado a Chávez, el Salvadoreño Saca, el Peruano García, y los Mexicanos Fox y Calderón abiertamente; la Chilena Bachelett, cautamente, y el Colombiano Uribe, siempre ha estado bailando en la cuerda floja, opuesto a la “robolución bolivariana” pero cuidando al extremo no enojar al iracundo dictador Venezolano, para no propiciar represalias económicas que echarían a perder la balanza comercial de Colombia. En fin los países latinoamericanos han jugado a la política de “apaissement” que jugaron los europeos, con Chamberlain a la cabeza, frente a Hitler, y ya sabemos el resultado de tan fatal decisión. Los gringos, por otra parte, hablan mucho, pero actúan poco, quizás contenidos por los nexos de la familia Bush con las petroleras.

Todo esto no es nuevo, entonces ¿por qué se plantea precisamente ahora? Por que el panorama interno se le ha complicado a Chávez, ya la oposición bufa, llevada a cabo por los políticos, se extinguió sin plena ni gloria, pero ha surgido un frente sumamente peligroso para el autoritarismo venezolano: los estudiantes. Quienes conocen un poco de historia venezolana, saben que han sido ellos precisamente los motores de la oposición a los regímenes de Gómez ( la generación del 28) y a Pérez Jiménez ( la generación del 58). No estoy diciendo, por supuesto, que la protesta estudiantil, va a tumbar a Chávez, pero si va a molestar la omnívora ansiedad de poder de él.

Frente a este nuevo escenario ( que ya se visualiza en la última encuesta de Hinterlaces del pasado mes), Chávez necesita con urgencia crear un nuevo frente de ataque, y dada su megalomanía y su ingente reserva de $, hace que ya no le sea suficiente el haber acabado con toda señal de institucionalidad, excepto la Iglesia y Globovisión ( a los cuales ahora ataca con toda su fuerza), sino que sus intereses se vuelca a la creación de un frente de ataque exterior.

¿Quién mejor que la vecina Colombia, democrática y pujante en todos los sentidos, pero debilitada por el conflicto armado y la timidez del régimen en enfrentar al “Hitler tropical” por intereses económicos? Todos los elementos de análisis están en el sentido de confirmar esta hipótesis:
1) La impertinencia de la FARC, en asesinar a 11 diputados regionales del Valle, sin ni siquiera regresar sus cadáveres; hecho altamente costoso en términos de opinión pública nacional e internacional, apunta hacia un endurecimiento del conflicto, para precipitar un fortalecimiento del carácter extra-estatal del mismo.

2) La grosera actitud de la dictadura venezolana al no expresar sus sentimientos de duelo al gobierno y pueblo colombianos, hace explícita la adhesión del gobierno venezolano a la criminal “hazaña” de la FARC.

3) La carrera armamentista que está realizando el gobierno venezolano en armas de guerra convencional, es la confirmación de la planificación de una guerra internacional, que en los términos geopolíticos actuales no se puede llevar a cabo, sino contra Colombia.

4) El paso crucial han sido los ataques de personalidades de alta prestancia en el régimen, contra personeros gubernamentales colombianos ( en particular el Ministro de la Defensa Juan Manuel Santos). La denuncia del “perro de la Guerra” y ex Vicepresidente de la República, José V Rangel, contra los organismos de seguridad colombianos, ha sido el último zarpazo de la dictadura venezolana, contra el régimen colombiano
5) La estrategia estaría en ataques indirectos a Colombia, por la vía interpuesta de la FARC, que involucraría conflictos con fuerzas militares fronterizas de Ecuador y Venezuela., más el ataque diplomático de Nicaragua por el problema de delimitación de San Andrés ( aquí incluso se podría crear otro frente de guerra en el caribe, con la participación de Cuba).

6) De esta manera las Fuerza Armadas Colombianas, se verían atosigadas por ataques desde diferentes frentes, mermando su capacidad operacional, y sobre todo dando paso ( según la malévola mente de Chávez) a un desmembramiento de buena parte del territorio oriental colombiano que pasaría bajo control de la FARC y formaría una confederación con la dictadura venezolana.

7) Este terrorífico escenario, sólo puede ser impedido, si Colombia ( es decir el gobierno Uribe) se despierta y comienza a encarar seriamente este altamente probable escenario de ataque militar por parte del “Hitler tropical”, el venezolano Hugo Chávez .

8) Como confirmación final de que este escenario está preparado, están las declaraciones del ex Ministro de la defensa venezolano Fernando Ochoa Antich, uno de los poquísimos militares venezolanos con rangos de académico y estadista, presentando un análisis similar al que actualmente presento al reconocido periodista de El Universal, Roberto Giusti.

Se que es muy fácil decirlo y muy difícil de hacer, pero el presidente Uribe, debe dar ya una muestra de firmeza frente a la procacidad y mala fe de Chávez con Colombia, la ocasión está puesta sobre la mesa en la próxima conferencia que ambos mandatarios tendrán a finales del propio mes, se me ocurre que sin enfrentar directamente a Chávez, Uribe podía por ejemplo, sin nombrar a nadie, lamentar la falta de solidaridad de ciertos gobiernos al no expresar su dolor por el asesinato de los diputados del Valle. Una simple frase como esa de seguro hará enardecer a Chávez, quien responderá con una cabal defensa de la FARC. Así Uribe dejaría caer en la trampa, al megalómano Chávez, pues como se dice “ por la boca muere el pez”. Demás está decir que paralelo a esta acción, o quizás previa a la misma, el Ministro Santos deberá instalar su cuarto situacional de guerra en conjunto con sus generales, En guerra avisada, no muere soldado. Así que a Colombia, lamentablemente no le queda sino prepararse para la guerra externa.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba