Opinión Internacional

Cómo fue el ardid de Lula para embarrar la fórmula de Serra

El nombramiento de Indio da Costa como compañero de fórmula del opositor José Serra dejó con la boca abierta, el miércoles 30, a propios y ajenos.

Bastó esta postal para ilustrarlo: en la noche del martes, el senador Álvaro Días (del centroderechista PSDB, como Serra) se fue a dormir como candidato a vice. Se despertó el miércoles en el freezer. Durante su sueño, febriles negociaciones dentro del PSDB y una oportuna intervención entre bambalinas del presidente Lula lo habían reemplazado por Indio da Costa, un ignoto diputado carioca del DEM (Demócratas, conservador).

El imprevisto giro -para varios, demasiado tarde, en el aire y sin red- se debió a varios factores. Según explicó el mismo Serra, su ahora «compañero de chapa» Indio da Costa aporta juventud (tiene 40 años) y los votos del estado de Río de Janeiro, el tercer colegio electoral en tamaño. Además, claro, de que el DEM, aliado de los «tucanos» del PSDB en el Congreso, exigió hasta último momento sacar a Días e imponer un vice de su partido, bajo amenaza de romper la sociedad política.

No pocos detractores de Indio ya dicen que su caso podría compararse con el de Fernando Collor de Mello, porque al igual que ese ex presidente contaría no sólo con la fortuna familiar sino con el apoyo mediático del Grupo Globo, recursos imprescindibles para una campaña electoral que ya es desfavorable para Serra, tanto por ir detrás de la oficialista Dilma Rousseff (PT) en las encuestas como por la apabullante cobertura publicitaria digitada desde el Gobierno.

Sin embargo, fue un factor de parentesco el que precipitó la unción de Indio en la madrugada del miércoles 30, cuando restaban pocas horas para la presentación de las fórmulas presidenciales ante la Junta Electoral. Si bien Serra hubiera preferido que lo acompañase el ex gobernador mineiro Aecio Neves (PSDB), las internas tucanas estaban dando como número puesto para vice a Alvaro Días, representante de Paraná, un distrito clave en la disputa electoral con Dilma Rousseff.

Pero en la noche del martes 29 el senador Osmar Días, hermano de Alvaro, anunció que se presentaba como candidato a gobernador por Paraná con el PTC (Laborismo cristiano, que apoya a Rousseff).Había recibido, a último momento, un ofrecimiento del mismo Lula para acompañar al petismo en ese estado. Un salto de garrocha y de los olímpicos porque Osmar se había comprometido con Alvaro y el tucanato a no candidatearse a la gobernación sino a renovar su senaduría, algo que no iba a interferir electoralmente con los proyectos de su hermano y Serra. El «pase» de ese Días al oficialismo hizo que el DEM redoblase la presión para imponer su vice en la formula opositora.

Como la necesidad tiene cara de hereje, el de Serra e Indio es un verdadero matrimonio electoral de conveniencia. Al momento de consagrar la fórmula ambos candidatos se habían visto apenas una vez, cuando les tocó compartir hace poco, al final de un mítin político, la transmisión por TV de un partido de la selección brasileña de fútbol.

Harina de otro costal es si este vice puede sumarle a Serra los votos que tanto le hacen falta. Es que Indio, además de desconocido y con apenas un par de años de experiencia parlamentaria, es un representante, como Serra, de la clase media alta. ¿Podrá seducir al electorado popular del Nordeste brasileño, donde Dilma es reina? Ese es el desafío que le toca.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba