Opinión Internacional

Complot Internacional Anti-Uribe

El Presidente Álvaro Uribe ha sido el más eficaz en la historia contemporánea colombiana y por ello su record de persistente alta popularidad. Su Política de Seguridad Democrática ha transformado indefectiblemente a Colombia, pues le ha dado un piso cierto de seguridad a sus habitantes y a inversionistas nacionales y extranjeros, lo cual ha redundado en un clima de inversión sin precedentes, lo que finalmente ha incidido en la recuperación de la economía nacional.

Pero a mitad de su segundo período, se le acerca la etapa más difícil de su vida política : algunos de sus partidarios han lanzado la idea de aprobar otra reelección por referéndum, a la cual él inteligentemente no ha dado respuesta definitiva, otros de sus seguidores, atinadamente, como sus asesores Echeverri y Valencia desaconsejan esa idea, sin olvidar el “ poder detrás del trono”: la primera dama, Lina Moreno. Pienso que aún Uribe tiene tiempo, para finalmente desistir de esa idea, sin perder tan temprano su poder y pasar a ser un “ lame-duck”. Aunque insisto en que no es esa la mejor opción ni para él ni para Colombia, aunque eso sea tema para otro futuro artículo.

Lo que si es tema para este breve ensayo, es el inobjetable complot con el cual desde diversos frentes se le acecha a Uribe desde hace algún tiempo y que ha arreciado en las últimas semanas, este complot no tiene distingos ideológicos, pues ante la avasallante popularidad presidencial, las más distintas corriente ideológicas se han unido a él.

Un frente legal de ese complot está en la fiebre anti-uribista de la Corte Suprema de Justicia, quien ha mostrado celeridad y por lo tanto falta de profundidad en la estigmatización de parlamentarios uribistas, en lo que parece ser un camino para llegar a la inculpación del mismo Presidente. Esta vía es harto contraproducente para la institucionalidad del país, pareciera que se está copiando el modelo venezolano de inculpación de CAP, lo que finalmente llevó a la dictadura actual, cuidado Colombia con jugar con fuego, en manos de aprendices de bombero.

Por supuesto que esta vía es apoyada por la “ izquierda borbónica” como dice el analista político venezolano Teodoro Petkof, aquella que no aprende, representada acá por el Polo Democrático, quien en versión de sus 2 más significativos líderes Carlos Gaviria y Gustavo Petro, sueña con acaparar un supuesto descontento por la falta de institucionalidad, sin darse cuenta que como el boomerang, más bien le están dando apoyo a Uribe, pues un pueblo culto, como el colombiano le tiene horror al vacío de poder, y frente a una crisis institucional, le dan un cheque en blanco a quien la representa, quien no es más que el mismísimo Uribe.

Con cierta discreción y hasta timidez, se une a este frente los Liberales, liderados por el ex presidente Gaviria, en su terco afán de enfrentarse a Uribe y su gobierno por simplemente enfrentarse, sin darse cuenta de que ello redunda es un declive más pronunciado de su popularidad, convirtiendo al partido liberal, en un cascarón vacío y dándole la razón al ministro Palacio, de que en ese complot se unen dinosaurios ideológicos (el Polo) y resentidos del poder ( los Liberales).

Otro frente se abre con la autoinculpación de la ex representante Yidis Medina, la cual frente a la derrota de la primera vía arriba anotada, busca llegarle directamente al Presidente, quien ya ha sido llamado a averiguación preliminar en la Cámara. ¿ Que razón puede tener Yidis de contradecirse e ir a prisión por falso juramento, si lo que dice no incriminaría al Presidente? No puede haber otro que una fuerte financiación, que supere esos años de cárcel.

Finalmente está el obtuso frente de las FARC, quienes a pesar de haber botado su oportunidad histórica del Caguan, persisten en la vía armada, terrorista y suicida, sobre todo ahora luego de la muerte de su líder histórico Tirofijo. Se equivocan quienes creen que con el arribo de Cano al poder, se lograrán vías de entendimiento, al contrario, con él asume el poder una generación urbana, comunista y fundamentalista, que previó el ascenso al poder vía la guerrilla urbana y el PC3, proyecto factible cuando el Caguan, tiempo en que la FARC eran dominantes y los militares le hicieron saber a Pastrana que las FARC tenían posibilidades cierta de arribar al poder, no ahora que están diezmadas y solo sobreviven por la Coca, Ingrid y el apoyo de Chávez.

Si la vía legal y sinuosa de un golpe judicial se demostró infructuosa por lo débil jurídicamente y no haber interés económico sino mera pasión anti-uribista, las otras dos vías señaladas, aunque finalmente también se verán derrotadas, tienen un interesante elemento común: la fuente del financiamiento. Esta no puede ser más que Chávez, quien tiene petrodólares de sobra para financiar a las FARC , y en una sola remesa darle 300 millones de dólares, como lo prueba el PC de Reyes, y convencer crematísticamente a Yidis, de que por unos cuantos millones de dólares (¿10, 20?) pase unos cuantos años de casa por cárcel, con el fin de perjudicar a Uribe.

De esta manera, lo que no sería sino un circunstancial acontecimiento de política interna, se convierte en un peligroso hecho de Seguridad Nacional, ¿seguirá el gobierno de Uribe haciéndose la vista gorda ante tan peligrosa afrenta a la soberanía nacional por parte de Chávez? ¿ Continuará el liderazgo opositor haciendo el papel de tontos útiles de Chávez, por su pasión anti-uribista? De la respuesta a estas dos preguntas, dependerá la salud de la democracia y la integridad del Estado en Colombia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba