Opinión Internacional

Constitución en 113 días

En la obra Fahrenheit 451, Ray Bradbury nos muestra un mundo al revés, en el
que los bomberos no se dedican a apagar incendios sino más bien a quemarlos,
ya que según el gobierno que rige en esta historia, leer impide ser felices
porque llena de angustia; aquel gobierno totalitario dice que al leer los
hombres empiezan a ser diferentes cuando deben ser iguales. En el mundo del
revés una muchacha que hace preguntas es considerada loca, pero ella empieza
a generar dudas en uno de los bomberos haciéndole ver que los libros enseñan
a ver las cosas y a vencer la ignorancia.

Este mundo en el que se niega el discernimiento y la discusión enriquecedora
lleva a que algunos hombres se dediquen a memorizar libros para trasmitirlos
oralmente hasta esperar el día de que puedan volver a imprimirlos. La
historia termina con la destrucción de la ciudad, pero al mismo tiempo deja
abierta la esperanza de que algún día el conocimiento supere a la
ignorancia.

Bolivia sufre una Asamblea Constituyente que intenta quemar la CPE y las
leyes que sostienen la democracia en 113 días o a 113 grados fharengheit.

Una Asamblea que ha consumido 253 días en tareas estériles, en discusiones
bizarras utilizadas con el único fin de quemar el tiempo hasta aproximarse a
la fecha en la que se quemará el libro que contiene las leyes que protegen
los derechos civiles, individuales, sociales y humanos.

Los bomberos que se han instalado en los curules de la Asamblea han
comenzado a anunciar que están dispuestos a cumplir con el plazo
establecido por la Ley de Convocatoria a la Constituyente para redactar la
nueva Carta Magna en los 113 días que restan, pretextando que un retraso en
el cumplimiento del plazo para entregar la nueva Constitución Política del
Estado sólo perjudicará al país.

Es una verguenza que esta sea la opinión que prime en estos representantes
del pueblo frente a la Asamblea, quienes saben a ciencia cierta que no se
han discutido ni por cerca los temas fundamentales y que hasta el momento no
se ha aprobado ni un solo artículo del que tendría que ser el nuevo contrato
social entre los bolivianos.

En realidad los bomberos quieren quemar el libro constitucional, intentando
de que todos aparten de su memoria las leyes que deben gobernarnos y que
evitan que lleguemos a situaciones de enfrentamiento y destrucción. Estos
bomberos sólo se han impuesto la tarea de tomar el poder y acapararlo.

Los foros territoriales son la última película de un pueblo que ha hablado
sin ser escuchado, mientras crecen las denuncias de que el MAS se ocupa de
sistematizar la información de identificación personal que está en poder de
las oficinas de la policía, aprestándose de este modo a obtener todos los
datos para manejar las próximas elecciones.

Muchos de los bomberos oficialistas alistan sus mangueras para incinerar la
diversidad y dar lugar a un modelo único que no acepta el debate, el
conocimiento, ni el verdadero respeto a la pluralidad de ideas y de
culturas.

Gustavo Torrico del MAS y Alex Contreras vocero de la Presidencia,
expresaron que opositores y oficialistas están en la obligación de concluir
con la redacción del nuevo texto constitucional hasta 6 de agosto próximo,
conforme lo establece la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente.

Para esto sí se acordaron de cumplir al pie de la letra la tan violada y
vapuleada Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba