Opinión Internacional

Control de los medios a la peruana

Lima (AIPE)- Hace rato que Hugo Chávez se convirtió en un Fujimori cualquiera, en un autócrata de baja estofa. Sus técnicas para controlar los medios pretenden ser un remedo de los utilizados por el siniestro Vladimiro Montesinos.

“Ninguna libertad es ilimitada”, ha dicho el gobernante de la boina roja, como tratando de darle algún tipo de sustento conceptual al zarpazo que se viene contra los medios venezolanos. “Hay una tiranía de los medios”, esgrime el sátrapa.

Su principal blanco, como en la estrategia empleada por Fujimori y Montesinos, es la televisión. “Que nadie se extrañe en el mundo si en Venezuela comenzamos a cerrar canales de televisión”, sostuvo hace pocas semanas, como preparando el terreno para el tiro de gracia a las televisoras.

Entre los mecanismos desarrollados por el régimen de Fujimori para controlar la televisión se usaron, entre otros, presiones sobre las empresas televisivas y sobre otros negocios de los propietarios; se utilizó al organismo tributario, el cual se volvía particularmente estricto con los adversarios del gobierno y sumamente cordial con los amigos del poder; se chantajeó y amenazó a los propietarios y periodistas cuando éstos se escapaban de la línea oficial; y, claro, se llegó hasta el despojo de la propiedad, como ocurrió en el caso de los canales 2 y 13.

Como resultado, los medios de comunicación, envilecidos por el soborno y el temor, convirtieron las verdades en mentiras, y las mentiras se transformaron en verdades. Los medios de información dejaron de informar y se convirtieron en aparatos de propaganda.

Lo mismo quiere hacer Chávez, esa suerte de homínido con charreteras de la región, émulo de Fidel, al iniciar procesos legales contra cuatro canales de televisión (Venevisión, Televén, RCTV y Globovisión) para suspenderles la licencia, al promover leyes que le permitan sancionar a los medios democráticos y al anunciar un rígido sistema de control de cambio para favorecer a los amigos y castigar a los enemigos.

A ello, es muy seguro, se sumarán favores judiciales para los áulicos y los rebeldes serán objeto de persecución. El acceso a la información se restringirá para los medios independientes y a los sumisos se les entregará información privilegiada. Y la publicidad estatal será generosa con los oficialistas.

La coyuntura ideal para arremeter con todo, presumo, será cuando se inicie la guerra contra Irak. Ese será el momento de la institucionalización del Estado Matón en la golpeada Venezuela.

(*): Corresponsal de la agencia AIPE.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar