Opinión Internacional

Coup D´etat en Ecuador

“Los peores sátrapas de nuestra historia han sido los mestizos” – Guayasamin

Para el político y analista colombiano Fernando Londoño, Rafael Correa presidente de Ecuador ha resultado aún peor de lo esperado. “Porque tiene toda la ambición, toda la intemperancia y toda la decisión de su pobre megalomanía. Pero mucho menos talento del que pudimos calcularle”. Dice Londoño que Correa tiene, casi intacta, su capacidad de causar daño y de producir crisis, acaso irreparables. “Cuánto logre durar en el cargo, es un acertijo inútil. Pero está resuelto a que no lo dejará antes de que el Ecuador haya sufrido daños inmensos en sus estructuras democráticas y en su frágil economía”.

La destitución de 57 de los 100 diputados que tiene la Asamblea Nacional ecuatoriana no es otra cosa que un golpe de Estado formal, encubierto por una supuesta legalidad, Hay que recordar que la historia se repite, lo mismo hizo Adolf Hitler cuando llegó al poder por la vía electoral y posteriormente destituyó o asesinó a numerosos parlamentarios que le hacían oposición.

Rafael Correa, al igual que Adolf, piensa en cubrir ausencias en el Congreso con diputados suplentes, lo que demuestra, fehacientemente, que al final del día los extremos son iguales.

Mientras Correa avala este Golpe de Estado, copiado del modelo chavista, pues en Venezuela la toma de todos los Poderes del Estado se hizo mediante elecciones, fraudulentas, y por medio de decisiones tribunalicias manejadas desde el Palacio de Miraflores; pero, avaladas por Carter y compañía, por la OEA y criticadas por la Comisión de Observadores de la Unión Europea, abusa de su retórica fascistoide siguiendo al pie de la letra el manual goëbeliano. Correa ha simplificado el enemigo único al igual que Chávez, echándole la culpa de todos los males de su país al imperialismo, reuniendo a todos sus adversarios en un solo grupo sin considerar su diferencias, sus distintas ideologías ni organizaciones. Para Correa, o se está con él o se está contra la patria. Igual a Chávez, igual a Hitler, igual a Mussolini, Franco o Pinochet, solo por nombrar a algunos de los iluminados de la política. Nerón y Calígula se quedaron como niños de pecho ante estos Moloc de la política latinoamericana.

Siguiendo con el tratado goëbeliano, del cual he hablado tantas veces, así como de los 10 mandamientos del Manifiesto Comunista, Correa adoptó la vulgarización, el insulto y la vía soez, siendo él un hombre educado en universidades de “ricos” a los que ahora odian. Göebels decía que a la masa ignorante (que lo mes en su mayoría) había que hablarle vulgarmente para que entendiera y “nos siga”, pues la capacidad receptiva es casi nula.

Por esto es que estos “chulos” del voto y de la política, se sienten tan poderosos. En definiotiva usan pocas palabras y sus programas de gobierno, si es así como se les puede llamar, son solo unas pocas consignas que dicen “muera el imperialismo”, “ser rico es malo”, “el pueblo ha sido explotado por siglos”, “Jesús es socialista”, etc.. Esto cuadra perfectamente con la idea göebeliana que dice “Si una mentira se repite mil veces, se convierte en verdad”.

Otro de los métodos es acallar a los disidentes. No en vano se golpeó a los diputados ecuatorianos que trataron de ingresar a la Asamblea Nacional; no en vano Correa ha amenazado, bajo cuerda a los medios informativos para no decir la verdad.

Correa, al igual que Chávez y que Evo Morales quiere establecer el pensamiento único. La pregunta es, ¿tendrá el poder de convencimiento de Chávez, quien cuenta con 100 mil fusiles rusos Kalachnikov de última generación y un ejército paralelo al regular de unas 300 mil personas armadas, además del lumpen armado que asesina impunemente a más de 100 personas semanales manteniendo a los venezolanos en un virtual “toque de queda”?
Seguro de su proceder e indiferente ante la crisis política que vive su país el presidente Rafael Correa descartó que exista una crisis política institucional en el país, tras la destitución de 57 diputados que se oponen a una Asamblea Constituyente, y descartó exista riesgo de que su gobierno sea víctima de un golpe de Estado. Esto lo tiene claro. Correa ha usado, como buen aprendiz de Chávez la chequera de los petrodólares para comprarse la lealtad de sus FF.AA., el problema reside en si podrá comprar la lealtad de los indígenas y de la clase media ecuatoriana, en especial la de los estudiantes, quienes heroicamente se han rebelado en más de una ocasión para cumplir con el postulado de San Agustín: rebelarse en contra de los tiranos.

Correa, cínicamente dijo: “No hay crisis, el único que intentó quebrar la institucionalidad del país fue el Congreso” con su resistencia a acatar las decisiones del Tribunal Supremo Electoral, pero él que estudió, se supone, el valor de la democracia, cuando obtuvo la beca de Estados Unidos USAID, para estudiar en ese país, o cuando lo hizo en la Universidad Católica debió haber aprendido que los Congresos están por sobre todos los poderes del Estado. Por otro lado, es raro el cambio cualitativo de su pensamiento después de haber escrito varios ensayos económicos prácticamente aplaudiendo las políticas de Washington en Latinoamérica.

Correa, al parecer, no aguantó la primera pedida. O es tan loco como Bucaram o es tan astuto como Chávez, la cuestión es saber si su pueblo lo apoyará o lo sacará del poder como ha sacado a la mayoría de los aprendices de Dioses del Guayas… Lo único cierto que hay aquí es que en Ecuador ocurrió un Coup d’Etâit y aún la OEA ni ningún organismo internacional se ha dado por enterado. Señores, despierten. El fascismo está de regreso…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba