Opinión Internacional

Cuando el Presidente viaja

El Presidente Evo Morales llegó de Venezuela mientras en El Gran Chaco se
desataba un nuevo episodio de violencia. En Diciembre pasado el Presidente
se encontraba también de viaje cuando la ciudad de Cochabamba fue sitiada
por cocaleros y se desataron episodios sangrientos. Lo mismo ocurrió en el
episodio nefasto de Huanuni. En cada una de estas ocasiones el Presidente
que estaba en alguna gira o cumpliendo algún compromiso internacional,
volvió y viajó a un lugar del país distanciándose del lugar en el que
prosperaba el conflicto.

En la presente ocasión el presidente Morales retornó de Venezuela y viajó de
inmediato a la localidad de San Julián y procedió de la misma manera que lo
hiciera en las anteriores circunstancias, haciendo de cuenta que a él no lo
detienen los problemas, que él está más allá del bien o del mal que procrea
su política en el país.

En San Julián, Evo Morales reprodujo su discurso único que es ya una especie
de estribillo o de disco rayado. En el contexto del Primer Encuentro
Económico del Alba, habló en tono jocoso y familiar diciendo: “ser
presidente había sido como ser un padre de familia, un padre responsable con
sus hijos y su esposa, no sus esposas”, luego continuó: “en vez que yo
explote al pueblo, el pueblo a mí me explota”. Luego hizo referencia al
conflicto de El Gran Chaco: “cuando hay riqueza hay guerra, de la guerra del
Chaco nació el nacionalismo, ha traído también golpes de Estado” y luego se
concentró tratando de identificar los móviles del conflicto vivido en la
región chaqueña: “Esto se trata de una conspiración de infiltrados, detrás
están las transnacionales, gente infiltrada que está conspirando contra la
nacionalización, quieren perjudicar al desarrollo económico del país”, y
llamó la atención que en el presente momento en que los contratos petroleros
han sido aceptados de mutuo acuerdo entre el gobierno y las transnacionales,
el presidente Morales siga culpando a las compañías con las que dice haber
hecho un buen negocio; no nos parece esta la mejor manera de tratar a los
socios estratégicos que ahora tiene el gobierno para la explotación de los
campos petroleros. Mientras este episodio tenía lugar en San Julián, tres
alcaldes y otras autoridades de las localidades de Yacuiba, Villamontes,
Caraparí, no aceptaron ir a la ciudad de La Paz a la que el gobierno había
fijado como cede del diálogo con el que se intentaría zanjar el conflicto
que aqueja al departamento de Tarija.

No se trata de sugestiones o supersticiones, pero de aquí en más nos
resultará escalofriante el hecho de que el Presidente planifique un nuevo
viaje.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba