Opinión Internacional

Democracia totalitaria

Lo que caracteriza a los nuevos gobernantes populistas de izquierda de la región es que, entre otras cosas, su concepto de democracia lleva el germen de las dictaduras.

Los gobernantes del eje-bolivariano, se han destacado por redactar nuevas Constituciones que concentran poder en los presidentes, promueven la estatización de la economía, persiguen la re-organización del Estado, y redefinen la relación de éste con los ciudadanos al quitarles poder frente a un Estado que se agiganta.

Para legitimar estos cambios, han recurrido al «pueblo», es decir, a los más pobres que estaban olvidados y marginados del poder por gobiernos ineficientes y corruptos, que los incorporaron a la política por vía de la participación electoral. Esto es perfectamente democrático e incluso loable y necesario. El tema es que en el proceso han polarizado la sociedad convirtiendo las elecciones en un juego suma-cero. No porque unos ganen y otros pierdan sino que los perdedores al igual que en las guerras antiguas, donde los vencedores saqueaban, linchaban y violaban, se les despoja de todos sus derechos. Es el uso de las mayorías para imponerse a las minorías. Y más que eso, evitar su participación por todos los medios institucionales en el proceso de reorganización del Estado.

Es por esto que referendos como el de Venezuela o el reciente de Bolivia, o el que se producirá en Ecuador, no resuelven el problema de fondo; es decir, el de refundar un Estado que responda a los intereses colectivos, donde todos los pobladores se sientan parte y no sólo de un mayoría reflejada en las urnas en momentos circunstanciales.

Se reúnan o no con sus «enemigos», su objetivo no es la negociación entre las diversas facciones que pugnan en una sociedad, sino imponer sus modelos a como de lugar. Llegan incluso a asumir que ellos representan los genuinos intereses de ese pueblo, aunque el pueblo por incapaz no lo entienda e incluso se oponga. Esto se agrava cuando el líder sustituye al pueblo -y al partido-, entonces se desatan terribles dictaduras

La democracia definida por los griegos como el gobierno de la mayoría se puede convertir en la dictadura de la mayoría -como dijo Toqueville- en especial si se acaba la República y con su división de poderes y su «Estado de Derecho». Es mejor entender la república democrática, más allá de sus necesarias formalidades electorales, como el sistema político que busca el mayor consenso posible, entre diversos actores sociales que enfrentan sus intereses en una sociedad. Perdonen la «filosofía».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba