Opinión Internacional

Desde Rusia, sin amor

Luego de la caída de la Unión Soviética Boris Yelstin representó una esperanza para la gradual democratización de al menos, la república más populosa y poderosa de lo que fue el imperio comunista: Rusia. Lejos de eso, Yeltsin inauguró una manera personalista de gobernar hasta el punto de nombrar a un sucesor, Putin, quien a su vez va preparando el terreno a otro heredero que se encargue, en 2008, de mantener a la misma elite política y empresarial dominando los hilos del poder desde Moscú.

El pasado abril, el estadista que intentó desmantelar gradualmente la tiranía de la URSS sin desmembrarla, Mijail Gobachev denunció al gobierno de Putin de conducir a Rusia hacia la dictadura por privar al pueblo del derecho electoral, a los periodistas de la libertad de expresión y a los políticos de crear partidos. Esto se aplica a muchos países en donde la democracia se limita a la convocatoria de elecciones manipuladas por gobiernos ricos y poderosos que utilizan la intimidación para perpetuarse en el poder.

Putin, con una vasta experiencia de manipulación y represión que lo condujo al liderazgo del ex servicio secreto soviético, la KGB; designa a los gobernadores de provincias a dedo, cierra medios de comunicación y, se responsabiliza a su gobierno de neutralizar a sus adversarios políticos y a sus críticos con asesinatos, como la del ex espía Alexander Litvinenko. Incluso, un colega del agente secreto envenenado, Mijail Trepashin, paga condena en una cárcel siberiana, aparentemente por ser un “hombre que sabe demasiado” sobre este caso, junto a muchos presos políticos que no son procesados tal como estipula la ley rusa.
Ante este panorama de concentración de poder, represión contra disidentes, masacres en Chechenia e historias de espías que de no ser tan macabras, nos harían rememorar las peripecias de James Bond, Putin conduce a Rusia hacia un régimen sostenido por el miedo y el odio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba