Opinión Internacional

Dialoguitis

Ahora que sus Referendums no corren, el poder Ejecutivo sigue insistiendo en el mal llamado diálogo. Esto suena sin duda a río que ruge porque trae piedras, porque seguramente el gobierno tiene sobrados motivos para seguir tomándose un respiro, un cuarto intermedio, un bracke, o como queramos llamarle, para reponer energía, reorganizarse y tomar nuevas iniciativas para sacar su proyecto a como de lugar.

El Ejecutivo no entiende que ya bebimos hasta el cansancio del trago amargo del diálogo, y suponemos que los representantes regionales deben estar inmunes a este tipo de vermífugo, que produce siempre el efecto contrario, una gran colitis, muy molesta por cierto, pues todo se va sin alimentarnos.

De todas maneras, el beneficio del diálogo es un espacio que puede volverse a abrir, solamente cuando se haya consolidado el proyecto de las autonomías, bajo la consideración de que el país entonces habrá dado un paso al frente, un paso decisivo, dejando por sentado que de ahí en más el poder deberá compartirse y redistribuirse, como amerita, como se hace en las sociedades que abandonan los caciquismos y las puebladas como único instrumento de concentrar poder.

Insistimos que el Gobierno debe «reflexionar» y no desvirtuar el verdadero espíritu de la autonomía departamental, pues esta es la única salida posible de la crisis política en la que nos encontramos inmersos.

El poder Ejecutivo debe dar ejemplo de cordura, de capacidad de viavilizar acuerdos que no sean engañosos ni cebos para incautos, debe tratar a los cívicos, a los partidos de oposición y a los prefectos como fuerzas vivas y representativas de la sociedad y no como babas heladas o enemigos a los que hay que eliminar apelando al engaño.

También se le debe recordar al Ejecutivo, que no se pueden juntar las agendas de los estatutos autonómicos y el texto del proyecto de Constitución Política del Mas porque son incompatibles, y que para que sean compatibles se debe retomar el proceso constituyente desde su primer vicio y que la Asamblea deberá funcionar con total independencia del gobierno. También debemos recordarle que les debe dar vergüenza apelar a que el Congreso Nacional encuentre una salida a la crisis política en el país, después del golpe de Estado que propició el vicepresidente García y sus hordas al propio Congreso, cuando en medio de un cerco sacó tres leyes inconstitucionales para evitar que se realicen los Referendums autonómicos y para imponer el proyecto comunista del Siglo XXI.

Le recordamos también al vicepresidente Álvaro García Linera, que deje tranquilo al país en los dos meses de plazo que faltan para que se realice el Referéndum por autonomías, pues el tire y afloje llevará a que la situación empeore para el gobierno, ya que la ciudadanía está hastiada de tanta manipulación y arbitrariedad.

Otra sugerencia: deben devolver el IDH a quienes lo ganaron en Referéndum, pues el robo, la extorsión y las prácticas de apropiación indebida no sólo están mal vistas sino que son propias de delincuentes y no de actores políticos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba