Opinión Internacional

Efectos de la nacionalización

A pesar del fuerte contenido político e ideológico del Decreto de la Nacionalización de los Hidrocarburos, se debe reconocer que es una medida acertada que se sustenta en la soberanía nacional y permite al país recuperar el control de sus hidrocarburos y tener mayores ingresos económicos para hacer frente a la pobreza. Recursos que sobreabundantemente, diría yo exageradamente, beneficiaban a las empresas petroleras a partir de la capitalización.

De haber ganado las elecciones Jorge Quiroga o Samuel Doria, difícilmente habrían aplicado una acción de esta naturaleza, su carga ideológica y doctrinaria no les hubiera permitido desviarse de la línea del liberalismo ortodoxo, a más de ello, la nacionalización de las utilidades que proponía Tuto era un eufemismo embaucador.

Guardo sin embargo, un natural escepticismo sobre el impacto de la medida en materia de política exterior. El uso de tropas militares para ocupar campos y sitiar las empresas y el de revocar unilateralmente acuerdos libremente convenidos, ha generado malestar, inseguridad y desconfianza en Brasil y Argentina, países con los que Bolivia mantiene relaciones comerciales y ha generado un ambiente desfavorable ante potenciales compradores, el caso de Uruguay y Paraguay.

En Brasil se ha criticado la tibieza de su Presidente, sobre todo el haberse dejado llevar por el oportunismo del Presidente Hugo Chávez a quien descalifican como intermediario por su parcialidad con Bolivia. Le ha recordado a Lula, que toda política externa nunca debe ser asumida por convicciones y política ideológica. Además le observan el haber asistido a Foz Iguazú y asumir una actitud bicéfala en lugar de haber exteriorizado el verdadero sentir brasilero, no sólo por orgullo nacional, sino también por cálculo.

De otro lado, no se debe ignorar el manifiesto interés del Presidente de Venezuela de vender gas a Argentina y Brasil, mercados que Bolivia seguramente a futuro deberá compartir y competir en precios. Tal vez sea ésta la factura a pagar por el interesado apoyo. A Hugo Chávez más de una vez se le ha criticado su doble postura al momento de retribuir lealtades, él ha respondido que sobre amistades e ideologías, antepone los buenos negocios para su país. De allí se explica que la fuerte ingerencia de Venezuela en esta acción, haya levantado fundadas sospechas de que algo se trae entre manos el presidente Chávez.

A su vez las empresas petroleras que invirtieron en Bolivia atraídas por los beneficios de la capitalización, tal vez con acuerdos previamente establecidos con Sanchez de Lozada, están conscientes de experimentar las consecuencias de una exagerada ganancia y tendrán que decidirse a continuar como empresas de servicios o como socios del Estado boliviano, esta vez con utilidades razonables.

Con la Nacionalización de los Hidrocarburos el país obtendrá beneficios económicos siempre y cuando se administren adecuadamente los conflictos sobrevivientes a la medida No es buena señal lo ocurrido en el marco de la Cumbre UE-América Latina y Caribe y en especial con el presidente Rodríguez Zapatero, quien ha señalado que defenderá «con toda la firmeza» los intereses de las empresas españolas. Preocupa el caso de Brasil, Petrobrás taxativamente ha dicho que no acepta incremento alguno en el precio del gas y ha anunciado iniciativas para reducir la dependencia del gas boliviano. Una vez pasada la euforia de la nacionalización Bolivia necesariamente deberá empezar la búsqueda de mercados alternativos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba