Opinión Internacional

Ejecución de Hussein

La horca para Saddam Hussein, en las circunstancias en que se ejecuta, no lleva móviles justicieros, sino oportunistas: el crimen -en verdad cometido por la potencia extranjera ocupante- servirá, como muchos atentados contra agrupaciones civiles, para agudizar las tensiones religiosas en Irak, hacer más ingobernable a ese país y aumentar la inestabilidad en toda la región del Medio Oriente, a fin de justificar la continuación de la guerra y obtener aprobación congresional del dinero necesario.

Si los iraquíes se pusieran de acuerdo -lo necesitan- para gobernarse en paz, como dice desear el Presidente Bush, los yanquis no tendrían justificación para quedarse allá, tendrían que irse y de esa forma los que se sirven de esta guerra no podrían contar con esos dineros que piden al Congreso. Lo que necesitan, en cambio es incrementar ese clima de tensiones en Irak y nada mejor para ello que acelerar la ejecución de Saddam de manera que nadie allí pueda pasar el fin de año tranquilo y los peregrinos de la Meca no puedan hacer su caminata en paz. En fin “que fueron los chiítas quienes lo enjuiciaron y los ejecutaron”, no fue un pié americano el que dio la patada al banquito. Así de cínica es esta Administración. Es imposible creer que estos malandrines puedan hacer algo serio. ¡Pobre pueblo norteamericano!

Un presidiario más ejecutado no importa. Si no le temblaba la mano cuando era el Gobernador de Texas para aprobar las ejecuciones, quien podría imaginar que ocurriera ahora, con un enemigo declarado, jurado y cuya muerte beneficiará sus intereses inmediatos.

El tinglado de bandidos que asalto la Casa Blanca necesita que los demócratas le aprueben cien mil millones de dólares más para repartir entre sus amigos del complejo militar industrial, poder seguir vendiendo combustibles a precios altos al
En sus primeras reuniones del año 2007, el Congreso ya controlado por los demócratas tendrá que definir si aprueba esa multimillonaria suma para continuar la guerra. Pero Bush manipula la situación para enfrentarlo a hechos consumados: “los iraquíes se están matando. Si nos vamos, la guerra civil es inevitable. No podemos irnos.”.

La ejecución sirvió para eso y viene a demostrar hasta la saciedad, si es que a alguien le cabía alguna duda, que detrás de muchos de los atentados sectarios que sacuden y matan cientos de iraquíes sunitas y chiítas, está la mano tenebrosa del Imperialismo ocupante.

Si antes fueron las armas de exterminio masivo que nunca aparecieron, las justificantes de la invasión, ahora “la incapacidad iraquí para autogobernarse” es la que “explica” la necesidad de permanecer en Irak, mandar mas tropas y gastar más dinero, para que continúen muriendo soldados norteamericanos y ciudadanos iraquíes, mientras se siguen llenando las arcas de las empresas allegadas al clan Bush.

Ahora, la ejecución ¿asesinato? del caudillo iraquí echará agua en el molino de Bush, pero solo por poco tiempo más, pues lo que intenta animar a los chiítas a respaldar la intervención, llevará a los millones de sunitas iraquíes y del resto de la región, a redoblar los esfuerzos por expulsar al invasor. No importa eso a la lógica agresiva, brutal desquiciada de los gobernantes actuales, con ojos solo para sus bolsillos.

Le quedan dos años al señorito, si llega al final y hay que exprimir todo lo que se pueda al mundo y a los contribuyentes norteamericanos; total los muertos y los heridos los ponen el pueblo iraquí y los humildes estadounidenses, fundamentalmente los hispanos inmigrantes y ahora quieren que la gente se gane la ciudadanía sirviendo en el Ejercito, una forma clara de mercenarismo. Ya tienen allá varias decenas de miles de legionarios “cuidando” los intereses norteamericanos, ahora van a reclutar mercenarios abiertamente para su propio Ejército. ¿Qué dice sobre esto la ONU?

Estados Unidos lo sabe, lo sabe el stablishment norteamericano, el grupo que controla al Partido Republicano, el gran capital, la prensa toda, el the New York Times y el the Washington Post, el pueblo estadounidense, todos saben que no conviene a los interesas estratégicos de Estados Unidos ni a ninguno de ellos, la continuación de la presencia norteamericana ni la guerra en Irak, pero cuando la política es secuestrada por un grupo de maleantes como ocurre hoy día en EE.UU., los intereses del gobierno son separados de los de la nación, y como siempre sucede, son los ciudadanos más humildes quines sufren las peores consecuencias.

No le va a quedar mas remedio al pueblo de Estados Unidos y las mentes más sensatas, la cuales existen allí en todas partes, que buscar la manera de deshacerse del grupo de salteadores que solo piensan en estrechos intereses de corto plazo para ellos y sus socios millonarios.

Es muy probable que esta sea una de las últimas trastadas del G. Bush Jr. Con lo enrevesada que se ha vuelto la madeja republicana, nadie dudas ya si este fue también uno de los consejos de Baker, para acabar de hundir al que ya no saben si dominan o es un cretino incontrolable, para que termine cargando todas las culpas del desastre en Irak, salir de allí pronto y tener un respiro para tratar de recomponer la imagen del Partido Republicano con miras a las elecciones del 2008. Cualquier cosa puede ser en ese mundo de sangrientas conspiraciones y puercas triquiñuelas.

Está claro que Bush podía haber evitado, postergado al menos, la ejecución, pero no lo hizo. Necesitaba hacerlo antes de que el nuevo Congreso demócrata tomara posesión, pues probablemente, éste buscaría evitar que las cosas se sigan poniendo peores en Irak. Bush no solo asesina al pueblo iraquí y manda a morir a hijos de norteamericanos a una guerra particular, sino que se burla flagrantemente del propio Congreso estadounidense y lo empuja en la dirección que le conviene.

La jugada de la Casa Blanca está cantada:

Plan A. Si el Congreso no aprueba el dinero para seguir la guerra, habrá que retirarse y dejar que los iraquíes se acaben en una guerra interna, que se maten entre ellos. Esto sería la derrota para Estados Unidos. Los culpables serían entonces los demócratas que no aprobaron el dinero. En Estados Unidos no se puede hacer una politica si el Congreso no aprueba el dinero. Los demócratas están comprometidos con esa guerra, pues la apoyaron desde el principio, de manera que hasta ahora ha sido una guerra con apoyo bipartidista.

Plan B. Si el Congreso aprueba los fondos, la política aunque sea un desastre sigue siendo bipartidista, cuenta con el apoyo de ambas cámaras y Bush con su pandilla sigue haciendo de las suyas mientras lo dejen. La responsabilidad de lo que ocurra será del burrofante*, mitad burro, mitad elefante.

El chantaje es evidente. Los demócratas pueden seguir el juego o acabar de deslindarse de esta guerra, como lo pidió el pueblo norteamericano en las elecciones donde le dieron el triunfo contra los republicanos en las dos cámaras y poner los intereses de Estados Unidos en primer lugar. La advertencia del electorado no debe ser obviada. Muchos en Estados Unidos y en otros países subestiman el espíritu altruista, democrático y libertario que subyace en la conciencia de una gran parte del pueblo norteamericano.

Si los demócratas le siguen la corriente al aventurero, nieto del bandido Prescott Bush que se hizo millonario comerciando con los nazis e introduciendo narcóticos en Estados Unidos, estarán traicionado el voto de confianza de las últimas elecciones y podrían estar llevando a su país a un fracaso peor que el de Vietnam.

Los resultados serían impredecibles para ambos partidos, para la economía y la sociedad norteamericana en general.

Nerón llegó al poder en Roma apadrinado por Burro y después de múltiples asesinatos fue declarado enemigo público por el Senado. Este de acá subió al poder apadrinado por la mafia cubano americana de Miami, ha asesinado mucho más que aquel y puede terminar su carrera con un Impeachment, en el Congreso.

* El burro simboliza al Partido Demócrata y el elefante al Partido Republicano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba