Opinión Internacional

El cubanismo salvaje y sus trampas

Es difícil dudar para cualquier espectador de la realidad venezolana, incluso los descuidados, que la masiva presencia cubana en el país va en dirección
principal a sostener por las buenas o por las malas a Chávez en el poder.No obstante, somos de los que mantenemos la convicción que el monopolizar la
atención en ello forma parte de un tramposo dispositivo que además de desviar las energías ciudadanas sobre el revocatorio- lomito único donde
deben converger sus preocupaciones-, también subyace
el bastardo y calculado interés en provocar algún tipo
de levantamiento dentro de la Fuerza Armada que ya no
solamente les sea útil para reprimirlo acabando así de
purgarla, sino a su vez sirva de coartada perfecta
para la declaratoria de un Estado de Excepción- figura
constitucional con la que sueña con fruición hace
mucho tiempo el régimen- interrumpiendo lógicamente la
celebración de proceso electoral alguno.

En muchos sectores de la FA no tocados por la
corrupción, excluidos de privilegios o resistentes a
las dosis de adoctrinamiento que se han impartido con
furia en los cuarteles, la irritación por la avalancha
de cubiches inmiscuidos en seguridad, inteligencia,
asuntos políticos amén de la asistencia en otra
infinidad de actividades desde medicina, educación,
deportes hasta empresas de importación de alimentos,
petróleo, agricultura,construcción de viviendas les
debe estar hirviendo con enorme fervor sentimientos de
patriotismo.De las misma proporción a los que
experimentaron-guardando las distancias-, el ejército
Francés contra Petain y la mayor parte del pueblo
austríaco contra aquel Canciller traidor Schuschnigg
que con tanta indignidad como el de aquí con Castro
terminó invitando a los nazis Alemanes a invadir su
país.

Nada sería más imbécil que caer en este cepo
auspiciado por desgracia también desde algún sector
opositor que abiertamente y en medios públicos claman
por una intervención militar.

Por otro lado, nos permitimos ser escépticos en la
eficacia que para mucha gente de nuestro pueblo, se
trate de los que aún simpaticen con el gobierno o los
indecisos, pueda tener la denuncia de la presencia
fidelista. A lo más es un refuerzo al repudio de los
que ya han manifestado su animadversión por la
revolución «vomita».

Debería ser fresco el recuerdo de lo inútil que fue la
campaña en las elecciones del 98 de asociar a Chávez
con Fidel y Cuba.

Al parecer dentro de esa pasión de algunos opositores
de asustarse de vértigo con solo imaginar los
precipicios soslayando lo obvio, echan de lado que el
revocatorio de triunfar sería la pócima letal que
extirparía la sugerencia del abominable modelo de la
tiranía cubana.

Y De impedir el oficialismo su realización, abriría un
nuevo escenario de lucha que le sería altamente
desfavorable.

Crear las condiciones para la total desligitimación
del chavismo pasa por organizar el revocatorio. No
debe haber lugar para otra cosa; mucho menos pararle
bola a todos aquellos que con publicidad engañosa
hacen constantes llamados al turismo de aventura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba