Opinión Internacional

El encuentro de dos mundos

No tiene Ud. que ver el calendario, estimado lector, paciente lectora, si acaso el título precedente le hace pensar en el 12 de Octubre, bautizado por alguna tradición histórica de esa manera.

Pienso en el manido titulo, para calificar la esperada y anunciada reunión entre Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia, y Hugo Chávez Frías, presidente de Venezuela. Demasiada tensión, diferencias, episodios, circunstancias, apretones de manos y maledicencias, abrazos y mentadas de progenitoras (la florida retórica de Chávez ha llevado la batuta, innegablemente) han marcado las relaciones entre las dos naciones, en hombros de quien de un lado y otro de la frontera colombo-venezolana ocupan la Casa de Nariño y Miraflores, respectivamente.

Los dos perfiles varían notablemente. Uribe, de formación civil, abogado con estudios en Harvard y Oxford, ocupó desde muy joven diversos cargos en la administración pública local y regional, incluyendo los de elección popular como alcalde, gobernador y senador, antes de ascender a la Jefatura del Estado colombiano.

Chávez, de formación castrense, se concentró en su carrera militar, ocupando los cargos respectivos a sus grados, hasta que la intentona golpista de 1992 contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, revelaron no solo la antigüedad de sus planes conspirativos, sino una postura radical y anti-sistema. Redimido, convencido, o convenientemente encarrilado en la ruta democrática luego de un discurso abstencionista, su triunfo electoral de 1998 lo llevó al poder.

La truncada mediación humanitaria con las FARC, los supuestos vínculos y el apoyo financiero a este grupo guerrillero, problemas concretos en el comercio transfronterizo, la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), matizan los claros y oscuros de la historia reciente de las relaciones diplomáticas (y a veces no tanto) ente ambos gobiernos.

Hallazgos como el computador de Raúl Reyes y supuestas pruebas de los vínculos de Chávez con el grupo guerrillero, junto a los éxitos militares y políticos de la estrategia de seguridad democrática que ha impulsado Uribe, con mayor ahínco luego de su reelección, sumado a la espectacular y sorpresiva liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes por parte del ejército colombiano, quizá han incidido, junto a la compleja realidad de críticas en Venezuela, a la nueva “prudencia” que se percibe, en la retórica y en la praxis del gobierno venezolano, en relación a Colombia.

Pese a sus evidentes diferencias (relación con Estados Unidos, Plan Colombia, Acuerdo de Libre Comercio ante la propuesta del ALBA) ambos presidentes, a su manera, poseen personalidades fuertes y carismáticas, y una férrea disposición a defender sus ideas y posiciones hasta el final. Los estilos y maneras para hacerlo, y los contextos sociales e institucionales, son muy distintos, así como la postura de cada uno ante la institucionalidad democrática., haciendo poco sensato o recomendable el etiquetado de “izquierda” o de “derecha” para la actuación de ambos.

La popularidad de Chávez, si bien no tan alta como en otros tiempos, aun mantiene niveles notables, pese a las evidencias del agotamiento e inviabilidad política y económica de sus ideas. Uribe, más allá de las denuncias de supuestos vínculos con el paramilitarismo, y de presiones indebidas relativas a la manera en la cual se modificó la norma constitucional para permitirle ser reelecto, mantiene una elevadísima popularidad, por su actitud consistente e invariable de combate a las FARC.

No debe olvidarse que ambos presidentes, aunque puedan parecer para muchos como el agua y el aceite, (y quizá, así sea) representan a dos países que tienen una historia en común, y lazos sociales, culturales y económicos demasiado profundos y arraigados que obligan a dejar a un lado diferencias o radicalismo ideológicos, por el bienestar y continuidad de dichas relaciones.

Encuentro de dos personalidades, dos perspectivas, dos mundos del que se espera que surja el convencimiento de un objetivo compartido: la paz y el desarrollo de Colombia y de Venezuela.

[email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba