Opinión Internacional

El enfriamiento entre México y Venezuela podría estar llegando hoy a su fin

(Enviado especial a México).-

(%=Image(7372037,»L»)%) El enfriamiento de las relaciones entre México y Venezuela podría estar llegando a su fin, si el triunfador en las elecciones que se celebran hoy en todo el territorio azteca, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, ex alcalde del D.F. Aquí en la capital mexicana se siente el gran resentimiento de los nativos contra el gobierno venezolano, luego de que el 13 noviembre 2005 el Presidente Hugo Chávez, en su programa «¡Aló, presidente!, acusó al presidente Vicente Fox de ser “cachorro del imperio”, a lo que México respondió con un ultimátum exigiéndole a Venezuela sus disculpas por las declaraciones del gobernante venezolano. Los hechos más destacados en las relaciones mexicano-venezolanas son los siguientes: Diciembre 2000, nada más asumir el poder, Vicente Fox anunció su decisión de impulsar las relaciones del Grupo de los Tres (G-3), integrado por México, Colombia y Venezuela. Fox hizo el anuncio en presencia del presidente Hugo Chávez, y el entonces presidente colombiano, Andrés Pastrana, y se reunieron con ese fin en territorio venezolano en abril de 2001. En Octubre de 2001, Hugo Chávez visitó México para solicitar de este país un compromiso para colaborar y trabajar de forma coordinada con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en tratar de frenar la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales en un encuentro privado celebrado en León (México). El gobierno de Fox mantuvo una postura ambigua al respecto. México es un país exportador que no pertenece a la OPEP, de la que Venezuela es miembro. En Abril 2002, México se alinea junto a Chile en apoyo al orden constitucional en Venezuela tras el fallido intento de golpe de Estado cívico-militar encabezado por el entonces presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona, y que sacó a Chávez del poder durante 48 horas. Durante esa crisis el presidente Vicente Fox condenó la interrupción del orden constitucional y las muertes ocurridas en Venezuela, tras una «intensa y amplia reacción social» ante la «conducción económica errática» de recientes gobiernos venezolanos. El mandatario mexicano aseguró que su país «se abstendrá de reconocer o no al nuevo Gobierno de Venezuela (de Carmona) y se limitará a continuar las relaciones diplomáticas con dicho Gobierno», que apenas duró unas horas. En Mayo de 2004, el embajador de Venezuela en México, Lino Martínez, criticó en una entrevista al diario «La Crónica» al presidente Vicente Fox por sus promesas incumplidas y aseguró que su rival político, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, entonces alcalde del Distrito Federal, representaba un «rayo de luz» para el futuro de México. El incidente se resolvió por cauces diplomáticos poco antes de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, Latinoamérica y el Caribe, celebrada en la ciudad mexicana de Guadalajara los días 28 y 29 de mayo. En Enero 2005, México se ofrece como mediador en la crisis suscitada entre Colombia y Venezuela en diciembre de 2004 del llamado «canciller» de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda. La crisis fue resuelta por los gobiernos de Venezuela y Colombia a finales de enero. En Octubre de 2005, México invitó a Venezuela a mantener un «contacto continuado» para hacer «más prácticas» las relaciones bilaterales y colaborar más estrechamente en asuntos de índole internacional. La oferta se hizo en la V Reunión del Mecanismo Político de Consulta en Materias de Interés Mutuo entre México y Venezuela. En la cita México anunció su respaldo a la iniciativa venezolana de que se redacte una «Carta Social de las Américas» y de que se cree un «Fondo Humanitario Internacional» de ayuda social. El 10 noviembre 2005, el presidente Chávez acusó al presidente Fox de «entreguista» a Estados Unidos durante la IV Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata (Argentina). México rechazó esa declaraciones del mandatario venezolano y optó por tratar de solucionar las diferencias por vías diplomáticas, pero el 9 noviembre 2005, en su primera aparición pública después de regresar de la Cumbre de las Américas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, la emprendió contra su homólogo mexicano, Vicente Fox, a quien calificó de «cachorro del imperio«. La intempestiva arremetida de Chávez contra Fox se produjo a eso de las ocho de la noche, cuando los canales de televisión y las emisoras radiales fueron encadenados para transmitir la intervención del mandatario venezolano durante un acto para entregar créditos de vivienda a la clase media. Después de evocar su viaje a Mar del Plata, donde, dijo, se libró «una gran batalla contra el acuerdo de libre comercio impulsado por Estados Unidos», Chávez fustigó la posición del presidente mexicano sobre este tema. “Da tristeza el entreguismo de Fox”, exclamó Chávez. “Qué triste que un presidente de un pueblo como el mexicano sea un cachorro del imperio norteamericano”, agregó en medio de prolongados aplausos del público que colmaba el emblemático teatro Teresa Carreño. Luego de ironizar que Fox “salió de Mar del Plata sangrando por la herida”, Chávez anunció que haría públicos varios videos con las intervenciones de los presidentes en la Cumbre de las Américas, celebrada los pasados días 4 y 5 en Mar del Plata, Argentina. Los comentarios de Chávez ocurrieron un día después de que Néstor Kirchner dijo que «para algunos la buena diplomacia es tener una actitud de pleitesía y agachar la cabeza ante los más fuertes», tras de que el gobernante mexicano acusó al argentino de no haber trabajado por el éxito de la cumbre, sino que se ocupó más de la opinión pública del país sudamericano. A esta agresión, México respondió con un ultimátum para exigir a Venezuela sus disculpas por las declaraciones del gobernante venezolano. Al día siguiente, es decir el 14 noviembre 2005, los presidentes de México, Vicente Fox, y Venezuela, Hugo Chávez, enfriaron las relaciones bilaterales al anunciar la retirada de sus respectivos embajadores y aumentar la tensión entre ambos derivada de sus divergencias sobre el ALCA. Fox anunció la retirada de su representante en Caracas, Enrique Loaeza, luego de que Venezuela tomase una medida similar, llamando a Caracas a su embajador, el periodista Vladimir Villegas, y rechazase de plano un ultimátum lanzado por el Gobierno mexicano, que le exigía una disculpa por lo que consideró «insultos» de Chávez contra su homólogo de México. «Nosotros habíamos solicitado esa petición de disculpa, que no ha venido, y para tal propósito habíamos establecido que en 24 horas retiraríamos a nuestro embajador (en Caracas) y de hecho ya vamos a proceder a hacerlo», dijo Fox. Desde entonces así se mantienen las cosas entre ambos países. Ese conflicto ha repercutido realmente en la población mexicana, la cual se situó al lado de su gobernante. Aquí en México sostienen que el problema con Venezuela podría quedar resuelto, si el triunfador en este proceso electoral que culmina hoy, es el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, y seguramente que será así, puesto a que en reiteradas oportunidades el presidente Chávez ha manifestado preferencia por el ex alcalde del Distrito Federal mexicano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba