Opinión Internacional

El esquivo Esequibo

(%=Image(4713993,»C»)%)

En República Dominicana, en medio de la ardiente discusión por el tema de la violación de soberanía entre Colombia y Ecuador, donde por cierto también Nicaragua aprovechó para reivindicar sus derechos marítimos frente a Colombia, el comandante-presidente en su intervención pública, sin ton ni son, se refirió a un incidente, donde no se violaba la soberanía de Venezuela, sino que muy por el contrario, según él, Venezuela estuvo a punto de hacerlo con Guyana. ¡Increíble pero cierto!.

Los argumentos guyaneses

Se refirió a un incidente sucedido durante los años gobierno de Leoni e informó que “… casi hay una guerra entre Guyana y Venezuela por una vieja reclamación que casi nadie recordaba, porque viene de tiempos inmemoriales”, y esa guerra no era más que un orquestado plan imperialista para “ invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial, para derrocar el gobierno de Forbes Burnhamm, un hombre de izquierda”. Chávez se refiere a un documento desclasificado de la CIA de 1964.

Pero el argumento con el que se alinea el comandante-presidente es el muy manido por algunos historiadores guyaneses izquierdistas, en el sentido de que “la renovación de la demanda venezolana fue vista como una de las técnicas de desestabilización dirigidas a bloquear la independencia para Guyana bajo dirección del Dr. Jagan. El pensamiento de una Guyana independiente bajo gobierno socialista del PPP creó miedo en círculos imperialistas, y consecuentemente, la Venezuela de entonces aliada con el Estado norteamericano fue presionada para abrir de nuevo la demanda al Esequibo occidental, mientras que en al mismo tiempo que instigaba a disturbios en Guyana con la ayuda de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y fuerzas locales opuestas al PPP a partir de 1962 hasta 1964”.

Por esa época el único incidente que pudiera presagiar una guerra fue el de la “Rebelión de Rupununi”. Cuando el día 2 de enero de 1969 se produjo una sublevación en ese territorio del Esequibo. Por cierto, que el también “socialista y anti-imperialista” Burnhamm – Primer Ministro guyanés- declaraba entonces, que «la formula de implicación venezolana es fácil de discernir. Las autoridades venezolanas han buscado manipular a la comunidad amerindia guyanesa para promover sus espurias reclamaciones territoriales venezolanas”. Cualquier semejanza no es pura coincidencia.

Vieja pero justa

Pero esa vieja reclamación si era recordada por muchos y se preparaban para remendar entuertos que otros presidentes, como “El Cabito” cien años antes, habían cometido. En el tiempo que se refiere Chávez, el tema del despojo del Esequibo fue enfrentado por gobiernos que no dudaron o cuestionaron nuestros derechos o intenciones. Los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni lejos de ser acusados de ser títeres del imperialismo norteamericano debieran ser exaltados por haber defendido nuestra soberanía y haber remendado los entuertos que presidentes gandules habían permitido se desarrollaran, debilitando nuestras legitimas reclamaciones sea por su indiferencia, desconocimiento o simplemente debilidad.

Con firmeza y continuidad los gobiernos democráticos lograron la firma del Acuerdo de Ginebra (1966), que estableció la búsqueda de soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia y lograron remendar errores del pasado al hacer que Inglaterra y luego el gobierno guyanés aceptaran además que Laudo Arbitral de 1899 es nulo e írrito.

Bajo este acuerdo Venezuela recuperó control de su territorio, aunque no su posesión.

Chávez por su parte, parece estar haciendo lo contrario.

Se repiten los errores

En visita oficial en 2004 a Guyana, Chávez rompió con una posición de Estado al permitir acciones unilaterales en la zona de reclamación generando perdida de control y restándonos robustez negociadora. Este es el caso de la construcción del puente brasileño sobre el río Tucutú y las concesiones guyanesas en espacios marítimos que nos corresponden.

Otras acciones y decisiones judiciales internacionales que se ha producido recientemente comprometen nuestra justa reclamación. Nos referimos a dos dictamines de Cortes Permanentes de Arbitraje de Naciones Unidas. Una sobre delimitación de áreas marinas y submarinas entre Barbados y Trinidad y Tobago que ha provocado licitaciones de Barbados en áreas soberanas ya delimitadas con Trinidad. Y otro sobre una demanda del gobierno de Guyana contra el de Suriname, sobre la frontera marítima entra ambos países. En ambos casos, nuestra Cancillería ha callado olvidando la “vieja reclamación”.

Patria socialista o Esequibo

Hay que recordar dos figuras del derecho internacional que son aplicables en este asunto: el “estoppel” y “ los actos unilaterales”. El primero se refiere a que si una de las partes, en un contencioso, comienza a aceptar el acto jurídico que impugna, puede dar base para su anulación. El segundo es que simplemente la palabra del presidente compromete al país. Es decir, que lo que haga- o deje de hacer- o diga – o calle- el presidente o su gobierno, puede afectar todos los acuerdos que hayamos firmado. Por esto lo grave tanto del silencio frente a acciones concretas y decisiones internacionales que afectan nuestra reclamación, como del hecho de que Chávez haya asumido los argumentos de los guyaneses en este tema. Esta posición debilita nuestras legítimas aspiraciones en el Esequibo pues se alinea con la del gobierno guyanés que ahora arremete con el argumento de que compartiendo ambos gobiernos la misma ideología socialista, Venezuela debiera desistir de su reclamación, en especial pues ésta es producto de una maniobra imperial anti-socialista. ¡Cuidado!, esta hermandad socialista y anti-imperialista puede liquidar la reivindicación de nuestros legítimos derechos sobre el Esequibo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba