Opinión Internacional

El hombre de Carter

Caracas (AIPE)- El nazismo volvió trizas el Poder Judicial alemán; el hombre de Carter se ocupó de lo mismo en Venezuela, luego que sus genuflexos diputados le regalaran otros 12 magistrados que serán simples sellos de goma. Mientras las bobaliconas democracias europeas volteaban la cara, el nazismo hacía suya Europa Oriental, cayendo luego naciones occidentales también.

En Venezuela, el hombre de Carter reparte petrodólares, compra caro su »lugar» en la esfera internacional, disemina los llamados Círculos Bolivarianos, profundiza la integración chavista-castrista y para la galería se envalentona ante Estados Unidos. El hombre de Carter se llama Hugo Chávez, cuyo dudoso triunfo en el referendo revocatorio fue avalado por el ex Presidente a pesar de las denuncias de irregularidades y del ventajismo oficialista.

Uno de los genuflexos al servicio de Chávez, un imberbe ministro, acaba de proponerlo como candidato al Premio Nobel de la Paz. Otra brillante ocasión –esta vez en Suecia– para que brille el hombre de Carter –para eso hay petrodólares en abundancia– y ya le cantará loas al cimarrón de Sabaneta como en el pasado elogió al norcoreano Kim Il-Sung y al yugoslavo Tito, siendo el primer ex presidente estadounidense que visita Cuba bajo la satrapía castrista. Tampoco es de extrañar que la Academia Sueca acoja tal petición.

El hombre de Carter recién suscribió, con su hermano Fidel, una serie de acuerdos que de hecho es un convenio bilateral, a contracorriente de otros países de la región que los han suscrito con los Estados Unidos. Carter dixit, su hombre es garantía de estabilidad en Venezuela y garantiza el suministro de petróleo al Tío Sam.

Pero no sólo es mister Carter quien da bofetadas a la Venezuela democrática, la misma que acogió exiliados y refugiados políticos de otras latitudes y abrió sus puertas a inmigrantes que hicieron de esta tierra su segunda y hasta primera patria, que contribuyó a abrir las puertas a la democracia en América Central; también El Salvador, accediendo al chantaje petrolero chavista y violando el sagrado principio de asilo, entregó a dos oficiales de la policía a la »justicia» venezolana a sabiendas de que la misma no existe en ninguna de sus instancias. ¡Qué vergüenza!
Razón tuvo Lord Palmerston cuando, siendo ministro del Reino Unido, sentenció: »Inglaterra no tiene amigos ni enemigos. Sólo intereses permanentemente», sentencia luego extendida a cualquier país. Venezuela es una pobre víctima de la injusticia internacional que se inició luego que el ex secretario de la OEA César Gaviria y el ex presidente Carter legitimaran en el poder a Chávez, infligiéndole una puñalada a la democracia venezolana, y hoy sus opositores aterrorizados y sus libertades menguadas, aborrecen a la dirigencia que los entregó sumisamente.

Lídice fue la aldea checa cuyo pueblo no se quebró ni rindió a pesar de ser bestialmente arrasado por la ocupación nazi en 1942. Como hoy Ucrania, en la calle, retó a Putin y a sus títeres ucranianos que, negados a entregar el poder, incurrieron en fraude electoral para impedir la victoria oposicionista.

Venezuela está sola, mas no vencida. Recuerde Washington su torpeza de 1959, embrión de la tiranía castrista. Prevenido el hombre de Carter.

(*): Periodista venezolano, coordinador general editorial del Bloque DEARMAS.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar