Opinión Internacional

El narcotráfico desvela a Lula y a Lugo

La reunión bilateral de ayer en la ciudad brasileña de Punta Porá (lindante con la paraguaya Pedro Juan Caballero), entre los presidentes Fernando Lugo y Luiz Inácio Lula da Silva, cumplió en replantear algunos puntos sobre la represa de Itaipú firmados por ambos en julio pasado, pero se le agregaron, además, dos asuntos de coyuntura. Uno, la insistencia de Lula para que el Congreso paraguayo destrabe el ingreso de Venezuela al Mercosur. Otro, más preocupante, como es el de la inseguridad y el narcotráfico en la frontera brasileño-paraguaya.

El explosivo cóctel de inseguridad, narcos y guerrilla mantiene en vilo a Paraguay desde mediados de 2008, a partir de los resonados secuestros de los empresarios ganaderos Luis Lindstrom primero y Fidel Zavala después. Ambos fueron liberados luego de pagar rescate (más de u$s 1 millón en conjunto) a la organización guerrillera izquierdista Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Aunque hubo quienes pretendieron vincular al EPP con el mismo Lugo (tendría miem-bros que fueron seminaristas cuando el actual presidente era obispo en el departamen-to de San Pedro), su real nexo es con las FARC colombianas, con las que habrían adquirido entrenamiento militar.

Tal sería la relación FARC-EPP que, para contrarrestarla, el Gobierno de Lugo pidió la ayuda de las FF.AA. y de la Policía nacional de Colombia, para que adiestren a las fuerzas de seguridad paraguayas tanto en el combate antinarcoguerrillero como en capacitación para lograr una mayor participación ciudadana.

Pero los violentos sucesos de los últimos días (entre ellos, el atentado contra el senador antiluguista y promotor de leyes antinarcóticos más duras, Robert Acevedo) en el departamento nororiental de Amambay (fronterizo con el de Mato Grosso do Sul) pusieron el foco sobre nuevos agravantes. Además de la conexión entre bandas brasileñas y paraguayas (con el EPP actuando muchas veces desde territorio brasileño), las mafias más pesadas de San Pablo, encargadas de bajar la cocaína colombiana hacia la región, ya habrían copado esa zona limítrofe. (Habría pruebas de que el intento de asesinato contra Acevedo provino de una «orga» mafiosa paulista).

«Las facciones criminales más grandes de San Pablo se instalaron en Paraguay y llevaron prácticas hasta ahora no ejercidas por los paraguayos, como la ejecución sumaria de enemigos», consignó este fin de semana el diario Folha de Sao Paulo. De acuerdo con Nelson López, a cargo de la Secretaría Nacional Antidrogas de Paraguay (SENAD), «esa facción brasileña actúa para controlar el tráfico de drogas de toda la región de frontera y si lo permitiéramos, esto se puede transformar en un México o en una nueva Colombia», previene.

Otras fuentes, como las consignadas por Correio Braziliense, dicen que la mafia paulista que penetró los departamentos nororientales paraguayos tiene relación con las FARC a través del traficante máximo de Brasil, Luiz Fernando da Costa (Fernandinho Beira-Mar), quien en su fuga a Colombia estableció lazos comerciales con ese grupo narcoguerrillero. Esa conexión se habría afianzado en los últimos años para el tráfico de un «producto de origen», la marihuana paraguaya, que abastece el 80% del mercado brasileño.

Por eso es que Lula insistió ayer, una vez más, en una sociedad brasileño-paraguaya para atacar este flagelo. Una alianza que es muy resistida -por motivos históricos- en Asunción. La misma debería ser aprobada por un Congreso opositor, que a regañadientes votó la semana pasada el estado de excepción para que las FF.AA. actúen en cinco departamentos paraguayos, asolados por la inseguridad y el narcotráfico. Posibilidad lejana, sobre todo por la política: es que la oposición paraguaya guarda en carpeta un juicio político a Lugo. ¿Los motivos? Dos, principalmente: desmanejo en temas de inseguridad y el narcotráfico.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba