Opinión Internacional

El Sahara Occidental no es sólo una parte del desierto

(%=Image(1809796,»LRCN»)%)El Sahara Occidental tiene una superficie de 266000 Kms2, una población que se aproxima a los 260000 habitantes, su población nativa es de raza árabe hassania y su religión oficial es la islámica.

Podemos ver que sus fronteras limitan al Norte con Marruecos, al Este con Argelia y Mauritania, al Sur, también, con Mauritania y al Oeste con el Océano Atlántico.

Vemos la cercanía existente entre nuestras Islas Canarias y sus costas occidentales, las cuales albergan grandes bancos de pesca y en su interior no solamente hay desierto, hay reservas importantes de compuestos de Hierro, Vanadio, pozos de crudo (aún sin explotar) y grandes reservas de fosfatos, centradas, principalmente, en la zona llamada de BOU-KRAA, por lo cuál estos compuestos químicos reciben el nombre de FOSFATOS DE BOU-KRAA.

Quizás, ahora, el lector geográficamente alejado de estas zonas, comience a comprender por qué Mauritania, Argelia, Marruecos y EEUU se preocupan por el dominio de esta, al parecer, inmensa zona desértica pero rica en bienes como los antes mencionados, de los cuales, en serie industrial, sólo se explota el fosfato.

El fosfato de BOU-KRAA, es un mineral de color amarillento, que contiene algunos restos de fósiles, peces y coprolitos y sin apenas materia orgánica alguna. Aparece mezclado con un polvo arcilloso y margoso y se desprende de él con facilidad para poder ser tratado debidamente ya que es portador, principalmente, de Fósforo en granos finos y redondos con unos diámetros que oscilan entre las 60 y 700 micras, centrándose la mayoría entre diámetros de 100 a 400 micras.. Es, en definitiva, un compuesto variado de sales fosfóricas que tienen, sin duda, grandes aplicaciones en la industria.

He aquí un mapa ampliado donde puede verse con detalle la situación de BOU-KRAA.

En el año 1886 España procede a invadir (llámese ocupar) esta costa sahariana con el objeto de proteger de posibles ataques, procedentes de esta zona, a las Islas Canarias. Con ello, comienzan luchas, diríamos, que casi constantes con Marruecos y Francia y es en el año 1958 cuando, realmente, se comienza, por nuestra parte, a llevar a cabo la explotación del fosfato de BU-KRAA. (Vemos que en el tercio Norte-Occidental del territorio saharaui).

En el año 1973 se crea el Frente Polisario con el objeto de luchar por la liberación e independencia de este territorio, creando la REPÚBLICA DEMOCRÁTICA ÁRABE SAHARUI y ya en fase de lucha armada. España comienza a afrontar el final del régimen del general Franco, el cuál, en el año 1975, entra en franca agonía y ante la situación política tan delicada que atraviesa nuestra nación, Marruecos, tal vez apoyado por Francia, Argelia, Mauritania y EEUU, abre una seria crisis que es destacada por la famosa Marcha Verde ( avance hacia la frontera española de el pueblo marroquí y saharaui, desarmado, pero imparable).

Franco agoniza y se opta por una retirada de nuestras tropas que más que prudente raya en la vergüenza y salimos, como siempre, de mala forma y en la peor manera que un ejército puede hacer una retirada. No fue, pues, una retirada a tiempo ni honrosa fue humillante y degradante. Pero así hemos salido de todas partes y no es la primera vez que tenemos que reconocerlo. Nuestra mala cabeza nos ha llevado a esto y nos llevará aún a situaciones peores. Léase la posible aprobación de la nueva constitución europea y nuestra total renuncia a nuestra independencia y soberanía.

Así las cosas España, a partir de esta retirada y durante el período de diez años retiene el derecho a explotar el 33,7% de los yacimientos de fosfatos saharianos y de pescar en sus costas. Hoy, ni tenemos derecho a explotación alguna ni a pescar en dichas costas y es Bruselas la que nos gobierna. ¿Mayor oprobio? Creemos, francamente, que difícil es poder superarlo. A cambio Marruecos acepta no reclamar Ceuta ni Melilla. Lo perdimos en el año 1977. Triste destino el nuestro.

Continuamente la está reclamando y provocando una situación difícil como ya hemos indicado en anteriores artículos nuestros.

Pero la verdad es que en ese territorio donde su población vive al borde de la miseria hay enormes recursos naturales como ya hemos indicado y nada menos que unas reservas de 10.000 millones de Toneladas de fosfatos.

El lector entenderá, ahora, fácilmente, la razón por la cuál Marruecos apoyado por Francia y por EEUU, principalmente, puede hacer lo que está haciendo.

A todas estas naciones, incluyendo a las Naciones Unidas, les importa muy poco los habitantes de este territorio, su ínfimo nivel de pobreza y vida y sólo buscan adueñarse de los recursos que tiene y de los cuales ya hemos hablado anteriormente.

Se les prometió su derecho a un referéndum para su autodeterminación pero el tiempo transcurre y nada de lo prometido se ha cumplido hasta la fecha. España, una vez más, da la espalda a los territorios que antes eran suyos, los abandona de mala manera y ahora ni siquiera se define claramente para que este pueblo tenga su propio y libre destino.

En 1962 se crea la empresa la EMPRESA NACIONAL MINERA DEL SAHARA S.A. ( ENMISA), con el objeto de estudiar y valorar la explotación del fosfato existente en el territorio, entonces, llamado SAHARA ESPAÑOL y el resultado es el descubrimiento del yacimiento BOU-KRAA, que dista de la costa atlántica unos 100 Kms.

Por parte de esta empresa se lleva a cabo todos los estudios y prospecciones iniciales de dicho yacimiento y en función de los resultados obtenidos se decide comenzar la licitación internacional de todas las maquinarias y equipos necesarios para su explotación industrial en serie. Dado el progreso de la misma el gobierno español decide denominar a la empresa con el nuevo nombre de FOSFATOS DE BOU-KRAA S.A. (FOSBOU-KRAA), hecho que se realiza en el año 1969. Se acoge dicha empresa al entonces existente INSTITUTO NACIONAL DE INDUSTRIA (I.N.I.) y por tanto adquiere su condición de empresa pública con un capital social inicial de 5.000 millones de pesetas (hoy equivalente a unos 30 millones de Euros). Si hoy existiese esta empresa, que era rentable, los políticos ya la hubiesen hecho quebrar y se hubiese “privatizado”. La S.E.P.I. es especialista en estos temas.

Se comprobó así mismo que la Ley o Composición Fundamental del Fosfato encontrado, en un área de unos 230 Kms2, daban , siempre, un porcentaje de P2O5 (PentaóxidoFosfórico) comprendido entre un 31% a un 36% y la profundidad o potencia de la capa explotable está entre 2,5 y 7 mts.

La fotografía inmediatamente inferior refleja una vista parcial de uno de los yacimientos
(%=Image(7496006,»LRCN»)%)

Ensayos consecutivos han llevado a la conclusión de que el tipo de concentración ideal del fosfato que se extrae de BOU-KRAA está entre una contenido porcentual de un 75% a un 80% de Fosfato Tricálcico F.T.C.), cuya fórmula más usual es Ca3(PO4)2.

Esta concentración ofrece un fosfato de alta calidad orientada a la diversa gama de abonos que a partir de esta materia prima pueden obtenerse y que sea óptima para la obtención de Ácido Fosfórico, cuya fórmula es H3PO4.

La explotación de estos yacimientos, es pues, a cielo abierto utilizándose su descubrimiento mediante máquinas removedoras, llevando todo el contenido estéril o ganga de la mina a la escombrera, donde se acumulan estos y con excavadoras extrayendo el mineral propiamente dicho o Mena de la mina. Los camiones de gran tonelaje lo llevan a las tolvas de alimentación de las trituradoras primarias, donde se depura todo grano estéril o grueso porque es mayor de10 mms y que está compuesto por Silex y Caliza.

El resto, inferior a estas dimensiones se llevan depósitos reguladores con capacidad de almacenaje comprendida entre 300.000 y 600.000 Tns.

Desde estos depósitos mediante cintas transportadoras se transportan hasta la costa atlántica (recordemos que hay una distancia aproximada de 100 Kms) para ser almacenado en depósitos con capacidad de 300.000 Tns. Que estan aumentadas a 900.000 Tns.

El mineral puede así cargarse en buques tipo bulk-carriers y O.B.O.’s, carga general a granel…. a un ritmo comprendido entre 4000 Tns/hora y 6000 Tns/hora. Y estos buques pueden tener una capacidad máxima de 100.000 T.P.M.

Estas terminales de carga estan dotadas de centrales eléctricas y de un tren de lavado de mineral con un caudal de 3500 m3 de agua dulce por día. El terminal de carga tiene una longitud de 3200 mts.

Todo está complementado con talleres, almacenes, oficinas, laboratorios de análisis, control de calidad del producto y proceso de producción etc..,

Obras sociales, residencia para los trabajadores y personal de la empresa, colegios, formación profesional del personal….. fue llevado a cabo por el Gobierno Español de esa época. Hoy Marruecos lucha por ese territorio, sólo por su riqueza. Su población no le interesa lo más mínimo y su estado de pobreza y sumisión al poder absoluto del rey MOHAMED VI que a su vez se supedita a los intereses franceses y norteamericanos para poder sustentarse de esta manera en un sistema monárquico absolutista. Con ello, se verifica, una vez más, que donde existen bienes codiciados como los citados en este artículo, incluyendo el petróleo, aún existe dictadura, corrupción, pobreza de su pueblo y riqueza de sus gobernantes y creemos continuará existiendo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba