Opinión Internacional

El show del Chávez en Viena

(%=Image(6206898,»L»)%)
Buenos Aires (AIPE) Se acaba de celebrar en Viena la IV Cumbre de la Unión Europea (UE), América Latina y el Caribe, a la que asistieron representantes de 60 países, los 25 miembros de la UE, los países de próxima adhesión -Bulgaria y Rumania- y 33 de América Latina y el Caribe. El “progresista” Kirchner viajó con tantos «asesores» que tuvo que alquilar un Jumbo. Otra cumbre, es decir, políticos viajando a todo lujo a costa de los empobrecidos ciudadanos.

Se produjo un anuncio «importante»: un fondo de inversiones de 4.000 millones de euros para Latinoamérica, que será operado por el Banco Europeo de Inversiones y podrá ser utilizado por las empresas europeas para transacciones comerciales e invertir en la región, especialmente en infraestructuras. Se trata de la vieja historia de los políticos beneficiando a sus empresarios amigos, con fondos que pagan los ciudadanos.

Salvo Chile y México, que ya tienen un acuerdo de asociación estratégica con la UE, los bloques latinoamericanos (Mercosur, Comunidad Andina, Centroamérica y el Caribe) han tratado de lograr acuerdos similares, pero las negociaciones están estancadas, siendo uno de los mayores escollos las subvenciones agrícolas europeas y los aranceles impuestos a la importación.

Crease o no, Kirchner prohibió la exportación de carne argentina con la intención de bajar los precios internos y lo que consiguió, sin que los precios bajen, fue disminuir la recaudación impositiva por exportaciones y dar 320 dólares mensuales en subsidios a cinco mil operarios que fueron suspendidos por la industria exportadora.

Insólitamente, Kirchner pretende que la UE baje el arancel de importación de carne. Para más ridiculez, la UE dice que no puede bajarlos porque los países del Mercosur son muy eficientes en producción de carne y esto afectaría a los productores europeos. Extraña lógica, según la UE, para poder competir no se debe ser eficiente.

Otros temas que se trataron fueron democracia y derechos humanos, terrorismo, drogas y crimen organizado, medio ambiente, energía, acuerdos de asociación, integración regional, comercio, conexión (inversión, infraestructura, sociedad de la información), crecimiento y empleo, lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión, cooperación al desarrollo y financiación internacional e inmigración. Mucha charla.

Lo que sí quedó en evidencia es la desunión que existe en Latinoamérica, en particular, a partir de Chávez y sus andanzas irresponsables.

El Mercosur llegó con una crisis profundizada por la controversia entre Argentina y Uruguay por la instalación de plantas de celulosa en la frontera uruguaya. Pero, sin duda, el problema más grave es la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia, a partir del apoyo de Chávez. Esto no solo retrasará el desarrollo boliviano, sino que vulnera intereses extranjeros y, de remate, pone en jaque el liderazgo de Lula en la región. La Comisión Europea (CE) expresó su «preocupación» por esta medida que afecta a empresas europeas como la Repsol YPF, Total y British Gas.

A su vez, la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) enfrenta fracturas, luego de que Chávez anunció la salida de Venezuela debido a que los gobiernos peruano y colombiano firmaron acuerdos de libre comercio con EEUU.

Como si todo esto fuera poca diversión, el Secretario General de las Naciones Unidas mantuvo encuentros con varios latinoamericanos sobre la reforma del organismo que dirige. Habría que decirle que la mejor reforma es cerrarlo porque ya no tiene credibilidad. El más reciente ejemplo de ello es el nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU está conformado por 47 naciones, entre las que figuran “campeones” de los derechos humanos como la China del partido único, la Arabia Saudita oscurantista (donde todavía se lapidan a las adúlteras) y Cuba que hace pocas semanas celebró el 47º aniversario de la toma del mando por Fidel Castro, 47 años de cruel dictadura superados sólo por Luis XIV.

El broche de oro fue la contra cumbre realizada en un auditorio cercano, que tuvo como actor principal a Chávez, quien le prestó un avión a Evo Morales para volar a Viena y declarar que las empresas petroleras, como la estatal Petrobrás de Lula, trabajaron ilegalmente en Bolivia.

___* Analista político argentino.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba