Opinión Internacional

El Tablero Internacional de Chávez

El factor Irán ha cambiado dramáticamente el tablero geopolítico de Chávez. La primera de las consecuencias ha sido la aceleración de los tiempos. Los largos y medianos plazos se han convertido en lapsos breves, muy breves, tanto a nivel continental como planetario.

1.- Chávez había venido trabajando a escala continental, desde que asumió la jefatura de Estado, con audacia y visión de la debilidad fundamental de su enemigo estratégico (Estados Unidos) una diplomacia con base en el poder petrolero. Esa diplomacia petrolera le permitió iniciar un plan para romper la interdependencia petrolera con Estados Unidos (Petroamérica), con especiales logros en el Caribe (Petrocaribe) y en el Sur del Continente (Petrosur), encontrándose con el escollo de Colombia para darle forma al proyecto en la región andina (Petroandina).

2.- La diplomacia petrolera, cimentada sobre acuerdos energéticos bilaterales con casi todos los países del continente y una alianza estratégica con Brasil le permitió bloquear las iniciativas de Washington en la OEA (intención de aplicar indirectamente la Carta Democrática). El error en la apreciación de poder y tiempo por parte del Departamento de Estado facilitó el avance de Chávez en su propio Plan Andino, mientras trabajaba en la formación de la comunidad de naciones del Sur, embrión de la Patria Grande bolivariana.

3.- A la diplomacia petrolera se agregó la diplomacia financiera. Esta política arrancó con Argentina, que colocó buena parte de sus bonos en las arcas venezolanas, aunque la paralización de la propuesta de la creación de un Banco del Sur con un aporte inicial de varios miles de millones de dólares quedó atrapada en el congelador de las suspicacias políticas de los otros gobiernos sureños. La misma acción financiera, que se intentaría con Ecuador, se diluyó entre las ambigüedades del gobierno de Palacio.

4.- Este cuadro le proporcionó a Chávez una capacidad de maniobra y de influencia en el poder que Washington recién comenzó a medir en la ultima Cumbre de la OEA, donde todas sus propuestas fueron derrotadas abrumadoramente, provocando una situación de humillación en el Departamento de Estado nunca antes vivida. A partir de ese momento comenzaron a imponerse las tesis de fuerza del Comando Sur, basadas en considerar al gobierno de Chávez como una “amenaza emergente no convencional”, calificada como “populismo radical”, para lo cual era necesario operar cercando al gobierno venezolano. El cerco, en su primera etapa de carácter diplomático, comenzó su camino por el continente americano (en la Cumbre de Mar del Plata ya Estados Unidos había logrado 29 votos en favor del casi olvidado ALCA) y luego se extendió a países como España, Rusia o China, pasando a cámara lenta la venta de armas a Venezuela, en los dos primeros casos (España, Rusia), o intentando frenar el vinculo bilateral, en el ultimo (China).

5.- Al hacerse publica la “alianza estratégica” con Irán algunos gobiernos que venían navegando entre dos aguas, como Brasil y Argentina, han dado cautelosamente un paso hacia el costado, mientras los socios petroleros de Centroamérica y el Caribe se han visto arrastrados por el poderío militar de Estados Unidos y han preferido jugar a ser parte de la hegemonía tradicional. Lo mismo ocurrirá con otros que ya participan en las maniobras de la operación marítima más grande que haya conocido el Caribe (Tercera Frontera de Estados Unidos, con México y Canadá).

6.- Algo parecido ha ocurrido con los movimientos pluripolares de Chávez, destinados a formar polos de poder mundial alternativos o de confrontación con Estados Unidos. Aquí se encontraban los aliados tácticos y los aliados estratégicos. La conformación de la alianza EEUU-OTAN (a la que hay que sumar Israel) ha transformado los antiguos aliados tácticos-geopolíticos en simples socios comerciales-energéticos, que en cualquier momento pueden pasar a ser enemigos, de concretarse en la práctica bélica la alianza estratégica con Irán. En cuanto a los aliados estratégicos, como China y Rusia, estos han decidido dar un salto al costado para no entrar en la conflagración prevista entre el llamado Occidente y buena parte del mundo musulmán. La relación con Venezuela será manejada bajo el mismo parámetro.

7.- Chávez ha apostado muy duro a la aceleración de la dinámica geopolítica. La historia pronto dirá si su apuesta fue acertada.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba