Opinión Internacional

“Elecciones no son válidas”

El presidente de Perú, Alberto Fujimori, afronta un largo y difícil camino hasta tomar posesión del mando presidencial, el próximo 28 de julio, tras ganar el domingo unas elecciones que han sido consideradas no válidas, dentro y fuera del país.

El primer obstáculo que deberá sortear será la decisión de su contrincante, Alejandro Toledo, de resistir en las calles la validez de la votación, de la que el líder opositor se retiró por considerar que iba a ser fraudulenta.

En sus primeras declaraciones tras conocerse el resultado de la segunda vuelta, Toledo anunció que “para nosotros comienza la tercera vuelta”, y que emprenderá una campaña de concentraciones públicas en todo el país, “para rescatar la democracia”.

El candidato opositor aseguró que su resistencia será pacífica, pero la presencia de grupos radicales entre quienes le apoyan hace temer que se produzcan actos de violencia.

Por su parte, el presidente Fujimori presidió ayer su primer Consejo de Ministros, pero mantuvo su silencio frente a la prensa. Su ministro Alberto Bustamante advirtió que el Gobierno utilizará “todos los instrumentos que le permite la ley” para sofocar “posibles brotes de violencia dirigidos a crear un clima de inestabilidad”.

Después de finalizada la reunión se conocieron los últimos resultados de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). Según el boletín, Fujimori, con el 88,94 por ciento de los votos escrutados, ha obtenido el 74,77 por ciento de los sufragios válidos, en unos comicios en los que ha habido un alto porcentaje de votos nulos, el 30,86 por ciento.

Protesta general
El gobierno de Estados Unidos consideró también que las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Perú son inválidas. “Visto el rechazo del gobierno de Perú a aceptar las protestas de los observadores internacionales sobre la ausencia de tiempo para convalidar el nuevo sistema de recuento de votos, no consideramos válida esta elección”, dijo una portavoz del Departamento de Estado.

“Ningún presidente que emerge de un proceso defectuoso como este puede reclamar legitimidad”, agregó la vocero. A la preocupación generada por las elecciones se sumaron los gobiernos de Japón, Panamá, Costa Rica, Francia, Gran Bretaña y Colombia.

El primer obstáculo que enfrentará Fujimori en el plano internacional será el informe que presentará el miércoles un informe de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (MOE), que también descalificará las elecciones y la legitimidad de sus resultados.

El informe será presentado por el jefe de la MOE, el ex canciller de Guatemala Eduardo Stein. Algunos analistas políticos peruanos creen que si las protestas callejeras y la presión exterior arrecian, podría precipitarse una reacción militar orientada a establecer un régimen provisional y a llamar a nuevas elecciones.

A juicio de otros analistas, esa posibilidad es remota porque los mandos militares apoyan a Fujimori y ven con desconfianza a Toledo, por la cercanía de éste con sectores políticos críticos con las fuerzas armadas.

http://www.elespectador.com

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba