Opinión Internacional

En lugares de África

En mi artículo “Rallies en Dakar” (24-02-12), explicábamos como el país políticamente más estable de África, Senegal, experimentaba una crisis por ambición de su presidente Abdoulaye Wade, de perpetuarse en el poder luego de cumplir dos términos en su cargo. A pesar de que Wade cambió la constitución, en 2001, para que solo hubiese una reelección, manipuló a la Corte Suprema para optar a un tercer mandato aduciendo que el primero no contaba. El octogenario presidente no pudo salirse con la suya porque el Consejo Electoral demostró que en Senegal aun hay división de algunos poderes, y no se prestó a un fraude, declarando a su rival, Macky Sall, como ganador de la contienda.

                Mientras tanto, otro país sufrió un golpe de estado el 21 de marzo de este año: Malí. Amadou Toumani Touré, el hombre que restableció la democracia en esa nación cuando dirigió un gobierno de transición desde 1991 hasta 1992 – también con un golpe contra la dictadura de 22 años de Moussa Traoré -fue derrocado por el ejército a pocas semanas de las elecciones en las cual buscaba gobernar otro período (en Malí hay dos términos de 5 años). La Junta Militar que tomó el poder argumenta, como excusa, que el presidente y la actual Constitución son “muy débiles” para enfrentar el reto de Al Qaeda y de una guerrilla separatista en el norte del país.

                La presencia de Al Qaeda del Magreb (países árabes del norte de África) y grupos radicales de la etnia tuareg (pueblo bereber heredero de un Islam sincrético), amenazan militarmente a varias naciones del desierto de Sahara y su vecina región semiárida del sur, el Sahel. De los aproximadamente 12 millones de personas de habla bereber en África, un 10% son tuareg y se distribuyen en zonas fronterizas de Argelia, Libia, Mauritania (países árabes) y Níger, Burkina Faso y Malí, países de mayoría musulmana no árabe. Tras la caída del régimen de Gadafi en Libia, varios mercenarios tuareg han vuelto a sus lugares de origen y los más radicales intentan crear pequeños países en las regiones en donde su etnia es mayoría.

                Es así como el año pasado se creó en Malí el Movimiento Nacional de Liberación de la provincia de Azawad, y desde entonces, en una sangrienta guerra, unas 195 mil personas han tenido que  huir de sus hogares creando también una crisis alimentaria. Es este el contexto en el cual se dio el golpe de estado que mantiene alerta a los gobiernos de las naciones vecinas en impedir un destino similar al de Malí.

                África no escapa a las tentaciones autocráticas contemporáneas, con el agravante de su sus atávicos conflictos étnicos y el peligro del islamismo radical.

 

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d7/Tuareg_area.png/230px-Tuareg_area.png

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba