Opinión Internacional

Entrevista a Raúl Baduel

(%=Image(6623402,»L»)%)

El general venezolano Raúl Isaías Baduel es uno de los militares que mejor conoce a Hugo Chávez. Compañero del bolivariano desde 1982, renunció al Ministerio de Defensa en 2007 por estar en contra de la reforma constitucional que sería rechazada en el referendo del 2 de diciembre de ese año. Desde entonces Baduel, de 53 años, es uno de los más firmes opositores al chavismo. En esta entrevista telefónica, el general -que reside en las afueras de Maracay y que todavía conserva gran influencia entre los mandos medios de la institución- opina sobre los últimos cambios en el gabinete venezolano y la situación moral de las FF.AA.

Periodista: ¿Cómo interpreta el cambio de figuras ministeriales que hizo Hugo Chávez la semana pasada? Se dice que este nuevo gabinete le da inmenso poder a Diosdado Cabello(nombrado ministro de Obras Públicas y Vivienda, y que fue vicepresidente y gobernador del estado Miranda, además de hombre fuerte detrás del presidente y su posible sucesor).

Raúl Baduel: Hubo algunos nombramientos de gente que responde a Diosdado, pero no hubo nada novedoso. Apenas un cambio cosmético. Sigue siendo el mismo estilo del presidente Chávez, con enroques y reposición de figuras que ya han salido y vuelven a entrar. Pero por sobre todo, este cambio de gabinete fue una maniobra para desviar la atención de los asuntos medulares.

P.: ¿Cuáles?

R.B.: La inseguridad, tanto la personal como de la propiedad privada, la deficiencia de los servicios públicos, deterioros estructurales, los problemas de abastecimiento, de vivienda, de salud. Se busca alejar la atención del fracaso de Chávez a pesar del manejo arbitrario que hizo de la chequera petrolera, por la que en diez años de gobierno entraron u$s 900.000 millones. Además de ineficiencia manifiesta -nunca hubo interés en ser eficiente- en este Gobierno hay intencionalidad en la destrucción y desmantelamiento del aparato productivo porque es el escenario propicio, buscado por Chávez, para ser presidente vitalicio de una Venezuela arrasada. Y los enroques en el gabinete, la misma gente que entra y sale por una puerta giratoria, para volver a entrar, contribuyen a esta destrucción.

P.: En el gabinete nombrado la semana pasada, el vicepresidente Ramón Carrizalez toma a su cargo la cartera de Defensa. ¿Cómo cae esta designación interina entre las FF.AA.?

R.B.: Es un desprecio y una subestimación de las FF.AA. En el fondo, lo que se busca es el control más férreo y absoluto de ellas, para poder impartirles una ideologización partidista, que hasta ahora el presidente no logró en la proporción que él desea. Chávez quiere ideologizar a las FF.AA. para tenerlas como un brazo armado de su partido político. Y ésta es otra acción más que va en contra de lo votado el 2 de diciembre de 2007. La llamada Ley Orgánica de las FF.AA. es un adefesio inconstitucional y un acta de defunción porque avanza sobre los criterios de profesionalismo de la institución. Esta ley dice que la instrucción militar debe estar orientada a la conformación de una institución que abreve en lo que se llama las enseñanzas presocialistas de Simón Bolívar, lo cual, es un disparate. Nunca el Libertador fue un presocialista.

P.: Las FF.AA. de hoy, con el proyecto de Chávez de convertirlas en su guardia pretoriana, ¿le responden cohesionadas o están divididas?

R.B.: Insisto: todavía Chávez no logró su propósito de penetración ideológica perversa para llevar a los hombres y mujeres de las FF.AA. hacia el faccionalismo político. El grueso de las FF.AA. la conforman los mandos medios hacia abajo. No menos del 80% de las FF.AA. sigue convencido de sus ideales y tiene cimentado su deber constitucional. Pero Chávez ahora estructura fuerzas paralelas, milicias populares, y cuerpos armados al mando directo del presidente: la guardia pretoriana. Esto viola flagrantemente la Constitución. Las FF.AA. no pueden ser actores ni árbitros de la política.

P.: Chávez rechaza todo lo que provenga de EE.UU. ¿Cuál es la posición de las FF.AA. venezolanas frente al Comando Sur o la IV Flota estadounidense?

R.B.: Los hombres y mujeres de la institución ven con preocupación y no dejan de tener vergüenza cuando desde Miraflores se asumen pociones altisonantes, de provocación y falta de respeto hacia las autoridades de cualquier otro país. ¿Cómo entonces puede respetarse a Chávez?.

P.: Desde 2007, cuando dejó el Gobierno y la amistad de Chávez, usted pasó a la oposición política. ¿Cuáles serán sus próximos pasos en este sentido?

R.B.: Hay que pensar primero en el país antes que en proyectos personales o de grupos. Tenemos que activar el poder constituyente originario. Pero además debemos pedirle desde el Presidente hasta el último funcionario público que nos rindan cuentas. Todos los que han secundado a Hugo Chávez en sus proyectos, todos se han sumado a una nueva clase económica. El chavismo no tiene ningún asidero ideológico: para Chávez su único propósito es su ambición por la Presidencia vitalicia. Quienes lo secundan tampoco están animados por los ideales o la política: lo hacen por intereses crematísticos, incluido aquellos que forman parte del alto mando de las FF.AA. y que integran la clase de los generales y los almirantes.

Publicado en: Ámbito Financiero
Periodista Argentina

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar