Opinión Internacional

¿Es Alemania irresponsable?

El patrón de intervenciones militares de Francia, sobre todo en las últimas dos décadas, es impresionante. Sobreel mismo hemos comentado en esta columna que responde a la responsabilidad autoimpuesta por París en un proceso de identificación de sus intereses nacionales en el marco de la seguridad nacional, pero también de la defensa colectiva del espacio noratlántico.

Francia lucha por la comunidad de seguridad noratlántica tanto por su temor a las amenazas, como por el temor a la irrelevancia internacional en un mundo de potencias enormes en atributos demográficos, económicos y territoriales. Pero, si aceptamos como cierta nuestra hipótesis sobre Francia, ¿por qué la conducta exterior de Alemania no es, al menos, similar? Perteneciendo a la misma comunidad y enfrentando semejantes amenazas, Berlín no parece tan preocupada por intervenir en crisis de seguridad fuera de la UE (en donde no hay crisis de seguridad). ¿Es Alemania una potencia perezosa, irresponsable o ha perdido el sentido de lo importante en un mundo multipolar? Nuestra interpretación geopolítica nos dice que no.

Los sistemas multipolares se caracterizan por muchos factores, y la multipolaridad global que vivimos en este aún temprano siglo XXI está plagada de especificidades. Pero la que vale la pena resaltar hoy para el caso alemán es la del «compromiso selectivo». El compromiso selectivo es una conducta política natural, pues lleva a los actores políticos a perseguir aquellos objetivos que realmente puedan reducir costos o maximizar ganancias. El compromiso puede ser selectivo no sólo frente a Estados, sino también frente a causas.

Alemania no ha perdido el compromiso frente a la seguridad de Occidente, pero prefiere que otros carguen con el costo político interno y externo de llevar adelante acciones de fuerza. El criterio alemán parece ser el de escurrir la carga militar sobre sus aliados de la OTAN, mientras Berlín se encarga de las cuentas en la zona euro. Francia, siempre dispuesta a asumir el rol protagónico en acciones de seguridad, ha dicho esta vez que no, Alemania tiene que comenzar a hacerse corresponsable de la seguridad de la comunidad a la que pertenece.

Henry Kissinger dijo que los problemas en Europa comienzan cuando Alemania es muy débil o cuando es muy fuerte. Hoy Alemania es fuerte y nadie teme a una invasión germánica, así que el poder ya no es el criterio, sino la responsabilidad. Una Alemania ausente de las tareas directas de seguridad y defensa colectivas es un despropósito con respecto a los objetivos conservadores de Occidente.

Sus aliados están exigiendo de Alemania que asuma un compromiso equivalente sus dimensiones totales. Berlín podrá posponer parte de sus imperativos exteriores, enfocándose en tareas en las que tenga mayor control (como las comerciales y financieras), pero no podrá ser una decisión indefinida, las amenazas propias de la multipolaridad se perfilan como argumentos más agudos que los que Hollande pueda presentar a Merkel.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba