Opinión Internacional

España: la causa de la mujer avanza con el nombramiento de Rudi

Los frívolos quinielistas sobre los futuros cargos públicos cuya designación corresponde a José María Aznar volvieron a quedar ayer en ridículo. El presidente del Gobierno en funciones dio la sorpresa -y seguro que no será la única- en los primeros nombramientos tras las elecciones. Cuando todos apostaban por la continuidad de Federico Trillo en la Presidencia del Congreso o especulaban con la posibilidad de que este cargo fuera a parar a Alvarez Cascos, Aznar dio la campanada designando a Luisa Fernanda Rudi como candidata del PP a presidir la Cámara Baja. La decisión de situar en este alto puesto institucional a la alcaldesa de Zaragoza resulta un acierto y como tal fue recibido por la práctica totalidad de las fuerzas políticas.

Esperanza Aguirre seguirá el frente del Senado, con lo cual el poder legislativo estará bajo la autoridad de dos mujeres. Ello viene a confirmar que la apuesta de Aznar por las mujeres no era un eslogan de campaña, sino una decisión firme de apostar por un colectivo cuyo papel en la sociedad es ascendente y lo será más en el futuro.

Que dos mujeres presidan el Congreso y el Senado es importante y acertado desde muchos puntos de vista. Protocolariamente, son la tercera y la cuarta autoridad del Estado, por lo que todos los mandatarios extranjeros que visiten España serán recibidos por ellas. Pero mucho más trascendental será el papel de liderar la causa de la equiparación entre los sexos.

Gran parte de los principales retos que se plantean ante el futuro están claramente ligados a la problemática de la mujer. Desde la baja natalidad a las altas tasas de paro femenino y, combinando ambos planos, el desafío de cómo conjugar el trabajo con la vida familiar. Luisa Fernanda Rudi y Esperanza Aguirre pueden y deben convertirse en abanderadas de la igualdad de oportunidades.

En clave interna, el nombramiento de Rudi deja a Aznar las manos más libres para abordar la composición de su nuevo Gobierno. Ya no estará tan condicionado por la cuota femenina y, además, podrá contar con una personalidad política de primera línea como Federico Trillo. El ex presidente del Congreso, un hombre de gran formación y brillante trayectoria, es candidato a ocupar cualquier ministerio de los considerados de Estado. En primer lugar, el de Justicia -en el caso de que no continúe Margarita Mariscal- porque en la oposición él fue el encargado de defender la reforma del sistema judicial que ahora se quiere poner en marcha. Pero también podría ser ministro de Defensa o de Exteriores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba