Opinión Internacional

Esperanza para los inmigrantes

Millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos están a la espera de que se defina un estatuto legal que les permita trabajar y ganarse la vida dentro de ese país de manera regular. Ya una ley de inmigración que ha sido diseñada para este fin está en el Senado estadounidense pero la batalla hasta su promulgación ha de ser muy turbulenta.

En el año 2005 y con el apoyo de una mayoría republicana, la Cámara de Representantes, aprobó un estatuto que trata muy duramente a los inmigrantes sin papeles y los convierte en criminales o delincuentes. Esta Ley hasta prevé la construcción de un muro a lo largo de los muchos kilómetros que separan a Estados Unidos de México. Pero el problema no solo envuelve a los mexicanos. 12 millones de inmigrantes de muchos países se verán afectados por la ley.

Ello explica que centenares de miles ciudadanos de muchos países y principalmente latinos y asiáticos en situación de ilegalidad hayan manifestado en las calles de muchas ciudades norteamericanas exigiendo un trato justo para su condición de trabajadores.

Ahora lo que está sobre el tapete es una reforma de la Ley ya aprobada por la Cámara de Representantes. Se trataría de una suavización de esa Ley para ir al encuentro de los derechos de los inmigrantes. Lo único es que la reforma debe pasar por muchos filtros antes de convertirse en un instrumento firme.

El Presidente George W. Bush, ha estado muy activo en su cabildeo. Si la reforma prospera pudieran otorgársele permisos de trabajo temporal a inmigrantes con la idea de que estos ocupen los empleos que los estadounidenses no quieren. Si la reforma fuera aprobada estos 12 millones de inmigrantes pudieran en última instancia llegar hasta obtener la ciudadanía norteamericana.

Pero el caso es que otros republicanos tienen posiciones encontradas. Estos creen que la reforma equivale a una amnistía y porque “premiaría” la inmigración ilegal. Y esa así como exigen que la Ley endurezca las penas que se aplican a los ilegales y a quienes los empleen o los ayuden.

Ya la semana pasada un hecho encendió esperanza para los inmigrantes. El Comité Judicial del Senado abrió la puerta para que miles de ilegales en Estados Unidos obtengan visas y trabajo temporal. Se trata de una iniciativa de la tolda demócrata y constituye un hecho histórico pues nunca antes en lo que va de esta generación se había dado luz verde a una reforma tan generosa con los extranjeros.

Mucha agua ha de correr aún por ese río. El espacio que los inmigrantes reclaman en la sociedad estadounidense está aún lejos de conseguirse, pero el camino se hace al andar.

Ahora es solo cuestión de tiempo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba