Opinión Internacional

Estadounidense que buscó atrapar a Bin Laden no está loco

El obrero estadounidense detenido en Pakistán bajo la sospecha de haber viajado para intentar capturar y matar al jefe de la red extremista Al Qaida, Osama Bin Laden, «no está loco», dijo el martes su hermano a la cadena CNN. Gary Brooks Faulkner, de 50 años, fue detenido el lunes en una zona remota de montañas en Pakistán, donde los estadounidenses creen que se esconde Bin Laden, cerca de la frontera afgana. «Mi hermano no está loco», dijo Scott Faulkner a la cadena CNN. «El es muy inteligente y adora a su país y no ha olvidado lo que hizo Osama a este país». Scott Faulkner indicó que su hermano, un contratista que vive en Colorado desde 1968, estaba furioso por los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York y por los «insultos» de Osama bin Laden contra el cristianismo. El detenido llevaba consigo una pistola, un puñal, una espada y equipos de iluminación nocturna. Delgado, alto, de cabello largo y barba, Gary Brooks Faulkner fue rápidamente apodado ‘El Ninja Americano’ en la prensa estadounidense, según la cual se cree que prentendía capturar por su cuenta al líder de Al Qaida para obtener los 25 millones de dólares que ofreció el gobierno de Estados Unidos a quien provea información sobre su paradero. No obstante, Scott Faulkner dijo el martes que su hermano hizo el viaje motivado por su patriotismo más que por la recompensa millonaria. También indicó que sufre problemas de riñón y alta presión arterial. «El 11 de septiembre (de 2001), como cristianos tomamos esto muy personal, como lo hizo gran parte del país», apuntó Scott Faulkner.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba