Opinión Internacional

¡Eureka! ¡Habrá otra comisión!

(%=Image(2170521,»L»)%)
Santiago de Chile (AIPE)- El gobierno militar, que reconstruyó a Chile «Desde las cenizas» («Out of the Ashes», James Whelan) y lo dejó convertido en «la joya más valiosa de la corona latinoamericana» (Bill Clinton), tras derrotar a un ejército terrorista de más de 10 mil hombres, sin contar los guerrilleros extranjeros, que querían establecer en Chile un régimen totalitario (Eduardo Frei Montalva y Patricio Aylwin), culminó su tarea («Misión cumplida») legando una democracia más sólida que la de 1973 (Constitución de 1980 de Augusto Pinochet, cuya firma fuera sustraída del texto oficial por Ricardo Lagos y su gente, como tantas placas conmemorativas e inaugurales de obras del gobierno militar a lo largo del país).

Ojalá fuera lo único que han sustraído. Pues, por orden cronológico y montos en millones de pesos, recite conmigo: Onemi (700), Aduanas (1.200), Refinería de Petróleo (456), Emporchi Valparaíso (175), Empremar (495), Emporchi San Antonio (46), Enacar (800), Codelco (74.300), Esval (13.500), Digeder (400), Dipreca (150), Injuv (600), Junaeb (1.242), Subtel (indeterminado), Serviu VIII Región (1.500), Intendencia V Región (46), Central de Abastecimientos de Salud (8.000), Instituto de Salud Pública (indeterminado), Metro y Codelco (contratos irregulares), Tribasa, acceso norte a Concepción (expediente extraviado), plantas de revisión técnica (coimas de montos variados), gastos reservados (1.500 anuales), MOP-Gate-Gesys, Délano, Gescam, Inecon, etc. (indeterminado, pero creciendo), propaganda del PPD con fondos del Congreso (8), Planes de Empleo de Emergencia (indeterminado, pero creciendo), Chiledeportes (examinados 77 de 400 contratos, 70 presentan irregularidades) y reembolso de fondos electorales (indeterminado, pero creciendo).

¡Qué distinto era todo cuando había un gobierno que trabajaba para Chile! Los civiles renunciaban a expectables situaciones en el sector privado para cumplir un «servicio militar», donde ganaban menos, pero iban a servir al país. Recientemente asistí a una conferencia del general (r) Bruno Siebert, sobre la Carretera Austral Presidente Pinochet, nombre del cual la segunda parte fue también sustraída. Siebert recordó cómo, en un solo acto inaugural, fueron entregados 22 puentes que son parte de aquélla. Y no se ha caído ninguno. «Cacareábamos menos, pero poníamos más huevos», comentó.

Aquel gobierno salvador y reconstructor puso en vigor el mejor preventivo contra la corrupción: disminuyó el tamaño del Estado y la discrecionalidad funcionaria. Suprimió exigencias, certificados, carnés y trámites para producir y trabajar. Se minimizó el problema de tener que «estimular» a los burócratas para obtener permisos. El logro más brillante: para fundar una universidad bastaba depositar sus estatutos en el Ministerio de Educación. Así nació el auge espectacular de la enseñanza superior en Chile.

Y, así, el país se puso en la senda del crecimiento superior al 7 por ciento anual, mantenido hasta que comenzaron a surtir efectos las medidas de izquierda, que aumentaron el personal del Estado, alzaron los impuestos, multiplicaron los controles y la discrecionalidad funcionaria y sembraron la semilla de la corrupción.

Hoy en Chile se levanta una piedra y encuentra a alguien sustrayendo indebidamente plata al Estado, el que iba a solucionar los problemas. ¡Si el Estado «es» el problema! (Reagan).

Y ahora ella nos promete que todo lo va a arreglar con otra comisión.

___* Analista político chileno.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba