Opinión Internacional

Evo Morales y el Lebensraum

La geopolítica enseña a analizar acontecimientos políticos en relación con el espacio circundante, ya sea entre Estados o en el Estado mismo. De allí que su enfoque no se reduce al orden internacional sino que comprende el interno de un país. El término geopolítica no estuvo muy difundido sino a partir de 1930 por iniciativa de un grupo de geógrafos políticos alemanes del Departamento de Geografía de la Universidad de Munich.

Los primeros pasos en el crecimiento de esta ciencia se atribuyen a Friedrich Ratzel, sin embargo fue Karl Haushofer quien desarrolló la moderna geopolítica. Haushofer, general del ejército alemán, geógrafo y destacado defensor de los principios geopolíticos del proyecto nazi para conquistar el mundo, planteó teorías que ejercieron gran influencia en el ejército alemán, dado que le proporcionaba una razón pseudocientífica para ‘justificar la expansión territorial de ese país’.

Una faceta de la geopolítica alemana fue la teoría llamada “Lebensraum” acuñada por Ratzel y adoptada por Haushofer. De acuerdo con esta teoría, “Lebensraum”, («espacio vital» en alemán), se define como todo el territorio que un país alega necesitar para lograr la autosuficiencia, asegurando que la existencia de un Estado queda garantizado cuando dispone del suficiente espacio para atender sus necesidades.

Adolf Hitler y Rudolf Hess adoptaron y utilizaron la teoría del “Lebensraum” para fundamentar la necesidad que tenía el III Reich alemán de encontrar ‘nuevos territorios donde expandirse’, especialmente a costa de los pueblos eslavos del este de Europa. De esta manera esta teoría sirvió de argumento ideológico para sustentar y explicar las invasiones a Checoslovaquia y a Polonia, provocando el estallido de la II Guerra mundial.

En su obra Mein Kampf, Hitler afirma: ‘los alemanes tienen el derecho moral de adquirir territorios ajenos gracias a los cuales se espera atender al crecimiento de la población’. Hitler estableció la necesidad de acabar con la desproporción entre la población alemana y la superficie territorial que ocupaba. No sólo para asegurar el sustento a la población, sino, y sobre todo, para garantizar su supervivencia a expensas de las ‘razas inferiores’.

A la luz de este recordatorio histórico corresponde analizar el proyecto de traslado masivo de familias aymaras del occidente del país para ocupar las tierras del oriente; política similar a la aplicada en la Alemania nazi. Ello acorde con el programa del MAS, desarrollado por ideólogos indigenistas, que establece ‘la ampliación de las tierras comunales y territorios del occidente haciendo que la nueva tierra conquistada constituya parte del territorio de la comunidad de origen, debiendo entre ambos sitios, impulsar acciones para defender este avance, así como las convivencias, tradiciones, usos y costumbres’.

El presidente Morales y algunas autoridades radicales, entre ellos ministros y viceministros, para justificar la política de ocupación de ‘nuevos territorios donde expandirse’, sostienen la necesidad de desarrollar un proceso de democratización social y étnico en el país, para lo cual, levantan banderas de racismo, etnocentrismo y discriminación y proclaman acciones de revancha y vendetta. De allí que se afirme que, auspiciada por el gobierno y las ONGs, los pueblos del oriente están frente a la aplicación de una política de avasallamiento territorial y cultural planificada; una tesis de expansión similar a la del ‘Lebensraum’, que tarde o temprano desencadenará violencia en el país.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar