Opinión Internacional

Evo ¿Semidios?

Lo entiendo, pero no lo acepto. Un campesino pobre, de origen aymara, hijo de un pueblo centenariamente sojuzgado en lo cultural y en lo político. Por avatares del destino, se convierte en dirigente deportivo de una fuerza emergente: los cocaleros de El Chapare boliviano.

Destaca por dotes naturales de organizador y luego se convierte en el máximo dirigente. Lo ayudan las políticas cerradas de los gobiernos neo liberales que ceden a la presión de EE UU de «coca cero» a cualquier costo. La dirigencia, con sus altas y bajas, con sus riesgos y acechanzas lo convierte en líder. Al tiempo es electo diputado cruzando voto con Jaime Paz para presidente y él para uninominal de El Chapare. Es el diputado más votado. El destino le sonríe. En poco tiempo, el gobierno más apegado a los EE UU (Banzer) se enfrenta duramente, pero no lo suficiente, con Morales y los cocaleros:

Un mes de bloqueo en la yugular del sistema caminero boliviano. Morales, para su gente, tiene capacidad de doblegar a un gobierno aliado de los yanquis. Lo desaforan del congreso y lo juzgan.

Tuto Quiroga que debió hacer bien la tarea lo hizo todo tan mal hecho que el desaforado aun puede volver a postularse y con ayuda del embajador de EE UU, que lo nombra enemigo No 1 del neoliberalismo, se catapulta al segundo espectacular lugar en las urnas. Ni ellos se lo esperaba (no pusieron candidato a senador por Potosí). Controla un tercio del congreso y desde allí pone a la democracia formal y representativa en jaque.

Se cuelga del motín policial de febrero 2003 – los satucos ayudan al desborde y dirigen al lumpen – y devela la raquítica posición de Sánchez de Lozada. Comienza a conspirar. Y cuando las condiciones objetivas y subjetivas dan el momento propicio, asesta el golpe de muerte y se suma a la huelga general campesina, con una insurrección armada y delincuencial. Lo apoyan las despistadas clases medias paceñas. Luego se proclama víctima. Derroca al último neoliberal y tiene en jaque mate constante al debil vicepresidente traidor y heredero. De ahí­ a Palacio de gobierno, proclamando un nuevo gobierno y el vivir bien, es solo cuestión de tiempo. Dos herederos más son superados y gana una elección con apabullante mayoría. Los ilusos creyeron en él. Lo vanagloriaron. Le dieron un lustre que no tenía. Hasta lo compararon con Mandela!!! Le dieron el cheque en blanco para que se cobre una factura de supuestos 500 años de deuda histórica.

Comenzó su gobierno atacando al único factor de poder que estaba incólume: descabezó la jerarquía del Ejercito Nacional. Nadie dijo nada. Luego desmontó paso a paso, con precisión de relojero, todo el andamiaje institucional de la República para cambiarlo por su adefesio llamado Estado Plurinacional.

Cuando hubo acabado la tarea del desmontaje, se proclamo candidato otra vez y control de cortes de por medio, ganó la elección «justo» con los 2/3 que necesitaba para seguir 20 años más. Y de ahí se dio a la tarea de construir el mito: El indio reivindicador de la democracia, de la igualdad, de la justicia, de los derechos humanos. El candidato al Premio Nobel. Puro discurso, pura propaganda. Es tan funesto como cualquiera de los anteriores, con la diferencia que no tiene opositores (los enjuició a todos), no tiene herederos (los sacó del camino), no tiene ni mujer que lo aplaque.

Humilde en origen, adulado por los dioses, temido por los adversarios, apoyado por sus colegas presidentes del continente, con un ejército de seguidores que todo le toleran y en todo le obedecen, cómo no marearse con el poder, cómo no vivir con el tufo y el regurgito de la borrachera de poder que siente emanando de su persona, resonando en el
eco de su nombre, coreado por multitudes en cada rincón del país donde se traslada en su incesante campaña. Gasta como nadie lo hizo jamas y por supuesto no rinde cuentas a nadie.

Se ha convertido en un semidiós. Un Wiracocha del Siglo XXI, con un poderoso (económicamente hablando) aliado en Caracas, que lo banca para seguir mutándose en dios del Olimpo Aymara. A veces se une con los mortales, a veces departe un picadito de fútbol. Pero él tiene que hacer los goles. El tiene que ser la estrella. Recuerdo a los dictadores militares, campeones de paleta, de fulbito, hasta del juego de la taba. Perder no estaba entre sus opciones. Los subalternos eran eso, sub alternos.

A Evo el semi-dios, si lo lesionan con o sin intención, materializa la furia divina, primero en los testículos del oponente, luego a través de un lambiscón coronel de policías que prueba con detener al osado. «Si no es legal, le meto nomas, los abogados que arreglen» Evo dixit.

Evo es Dios. Dios es Evo. A veces baja a la tierra (en su Falcon de 38 millones) y le gusta divertirse con los mortales. Pero solo él se puede divertir. Los demás, deben aplaudir. Pronto comenzaran a construir sus estatuas. El bronce se fundirá para inmortalizarlo.

Así pensaban y así idolatraban a Lenin y Stalin sus obsecuentes seguidores. Las estatuas cayeron. Eso no apena. Apenan los pueblos que los padecieron.

NOTA

Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en París:

Artículo 19: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones y el
de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba