Opinión Internacional

ExpoCuba Sin Censura

El régimen comunista de Cuba con la anuencia de nuestro presidente, uno de sus pocos admiradores, ha realizado una exposición comercial en el Fuerte Tiuna ofreciendo una visión “paradisíaca” de la isla. Ahora bien, ¿ cual es la realidad para los once millones de cubanos ?

Desde el Carnet de Identidad que incluye información confidencial del ciudadano sobre su trabajo y habitación, hasta el Modelo de Control establecido por los Comités de Defensa de la Revolución que alerta a sus miembros a “denunciar cualquier información que conozca de interés para los órganos de seguridad del Estado”, la vida del cubano común está ampliamente vigilada por el Estado omnipotente. Un ejemplo de ello es el “ Expediente Acumulativo Escolar” que se lleva a todo estudiante desde el preescolar hasta la secundaria y que incluye información sobre su posición política frente a la revolución. Cualquier desvío ideológico en su conducta lleva a su exclusión del sistema educativo de ahí que los jóvenes se vean forzados a fingir y repetir como autómatas las consignas del gobierno: “seremos como el Che” o “Comandante en Jefe ordene y combatiremos al imperialismo”.

La libreta de racionamiento con 39 años de existencia, es sin duda la mayor angustia del pueblo y la gran estafa de la revolución. Cuidadosamente elaborada intenta mostrar que el cubano está bien alimentado y que recibe en teoría unas 2700 calorías diarias. Pero la realidad es que en las tiendas del estado con precios regulados no se consigue la mayoría de los alimentos ni el sueldo promedio equivalente a Bs. 10.000/mes alcanza para ello. Incluso para conseguir uniformes y útiles escolares, zapatos, medicinas, electrodomésticos, lentes y bienes para el aseo e higiene personal, el cubano debe poseer dólares para adquirirlos en las bien surtidas tiendas dolarizadas al alcance de unos pocos privilegiados.

Desde la desaparición de los subsidios del imperio soviético, el gobierno cubano ha establecido diversos mecanismos en su desesperada búsqueda de dólares: los envios de familiares desde el extranjero, el turismo sexual, los servicios médicos exclusivos para extranjeros, la explotación de músicos, deportistas y de obreros trabajando para empresas extranjeras. La generación de divisas por estos medios sobrepasa la producida por rubros agrícolas y mineros.

Todo gira alrededor de la figura del Gran Dictador. El Buró Político, el Comité Central, la Asamblea Nacional y los Consejos de Estado sólo existen de nombre. Si algún funcionario público se destaca y compite con el Máximo Lider, desaparece rapidamente del escenario como pasó con Carlos Aldana o con Roberto Robaina. Los disidentes pasan a ser “prisioneros de conciencia” y el fanatismo reinante de la camarilla gobernante moviliza multitudes atemorizadas al tiempo que un falso nacionalismo sustituye los ídolos marxistas por los patriotas de la gesta independentista. Esa es Cuba Comunista, pobreza e indignidad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar