Opinión Internacional

¡Fortaleza inexorable de una tendencia histórica!

La esencia de la crisis que soporta la sociedad boliviana cuyo desenlace se producirá el 4 de mayo, tiene que ver con el carácter antagónico e irreconciliable entre los dos “proyectos” de poder que se están enfrentando de manera generalizada en todos los ámbitos y niveles de la vida económica, social e institucional del país.

Es una confrontación de “vida o muerte”.

Los departamentos, regiones y autoridades de la media luna ampliada perciben que desde el gobierno central se pretende “liquidar” las bases de la economía e institucionalidad de un estado social-capitalista- democrático – autonómico y plural.

Este es el país emergente conectado con la tendencia histórica del mundo global de las economías abiertas y de mercado, de la atracción de inversiones, de la competitividad y de la producción a escala basada en la exportación con valor agregado y la conquista de los mercados externos.

El otro país, el de la “regresión”, el de la intervención estatista a ultranza en la economía, el de las subvenciones y el rentismo adosado por ideológicas que fueron referencias válidas en el pasado pero que la experiencia demostró como insustentables es el que pretende implantar a “sangre y fuego” el gobierno central del presidente Evo Morales.

Esos dos “proyectos de poder y de país” están protagonizando una confrontación generalizada abierta que cubre todos los ámbitos de la vida ciudadana y por eso la “sociedad civil organizada” desde “la media luna” direcciona el “fragor de su batalla” hacia la meta del referéndum del 4 de mayo.

Sabe que en ello se le va la vida!

En la misma lógica, el gobierno central percibe que los instrumentos democráticos que le permitieron acceder al poder y que ha mal utilizado en una gestión pésima de administración del tiempo político, le están cobrando la factura cerrándole el paso a la instalación de un régimen autoritario y “comunitario”.

Los días que corren hasta el 4 de mayo son un campo minado.

El gobierno central puede ceder a la tentación del empleo de la fuerza militar para “liquidar las autonomías” y “barrer” con el estado de derecho mediante la implantación de un régimen cívico-militar de transición hacia nueva convocatoria a elecciones o lanzar una “ofensiva generalizada” de movimientos sociales hacia la “zona de conflicto”, entiéndase la ciudad de Santa Cruz e la Sierra.

Seria la “solución por el desastre”.

En ese caso, la historia reciente tiene en la memoria el golpe militar contra la democracia el año 1979, que fue derrotado en las calles por el heroico pueblo paceno y que dejó decenas de muertos y centenares de heridos durante la “masacre de todos santos”.

La “tendencia histórica” va por el país autonómico emergente.

La solución por el desastre, cualquiera sea su forma y/o ejecución, no sería más que una “victoria pírrica” pues más temprano que tarde surgirían otros “4 de mayo” hasta lograr
el objetivo histórico perseguido.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba