Opinión Internacional

Francia, nuevo modelo de cohabitación

La segunda vuelta de las elecciones regionales francesas, ha confirmado los resultados obtenidos en la primera. El Partido Socialista ha ganado el primer escrutinio intermediario desde que Sarkozy fuera electo presidente.

¿Los franceses han dejado claro cuales son sus motivaciones? nada seguro, por cuanto es válido interrogarse si luego de la euforia cívica de mayo 2007, los electores galos no estarían nuevamente retomando el viejo habito de sancionar sistemáticamente a las mayorías, costumbre cuyo origen está en el hecho que el pueblo desconfía del poder absoluto, cualquiera que sea la corriente política que pretenda ejercerlo.

Igualmente se ha podido constatar una abstención record, la cual refleja el abismo que separa a los dos grandes partidos políticos de la opinión publica nacional. Los respectivos llamados a la movilización electoral no surtieron efecto. Quedando en el ambiente la duda si los votos constituyen una real adhesión, pareciera que no es así, por cuanto la alta abstención refleja de forma paradójica que el electorado galo estaría cansado del clásico enfrentamiento entre izquierda y derecha.

Pero mas allá de las paradojas, está el hecho incontestable de la perdida de popularidad del presidente Sarkozy, quien en esta ultima semana ha optado por exponerse menos a los medios, la vocería presidencial esta siendo corregida, con el objetivo de frenar la disonancia entre la presidencia y el gabinete ejecutivo, de igual forma habrá que mejorar las relaciones entre Sarkozy y sus copartidarios que ejercen mayoría en el legislativo. Todo ello tomará tiempo, no basta un simple cambio de imagen, habrá que esperar mientras llegan los resultados de las reformadas emprendidas, para que Sarkozy recupere la confianza dilapidada en apenas 10 meses. El enorme plan de reformas puesto en practica por el presidente francés, de momento ha logrado la concertación entre gobierno, representantes patronales y sindicales. Los descontentos están en la izquierda y los impacientes a la derecha, por lo que no cabe duda que Sarkozy seguirá adelante con su programa de gobierno, dado que la sanción electoral de este domingo tiene, menos que ver con su política de gobierno que con su estilo presidencial, menos de fondo que de ritmo.

Del lado socialista, se impone la interrogante; ¿que provecho van a sacarle a esta victoria?, un partido confrontado los últimos años a un sinfín de ambiciones. De momento, no ha habido arrogancia en los discursos de los diversos lideres de la izquierda, los comentarios han sido de orden consensual, insistiendo sobre el aspecto colectivo de la victoria. Dada la magnitud del triunfo socialista, mas allá de lo que algunos de sus lideres catalogan como voto sanción contra el gobierno, los socialistas deberán ponerse del tamaño del compromiso que ahora encarnan como contrapoder.

Así las cosas, de momento Francia se orienta hacia una nueva forma de cohabitación, una manera muy propia y original de compartir los poderes republicanos; los destinos de la nación en manos de la derecha y la gestión regional en manos de la izquierda.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba