Opinión Internacional

Francia y Alemania financian las dictaduras

(%=Image(9971638,»L»)%)Miami (AIPE)- Recientemente, Libertad Digital –el principal diario español en internet– informó sobre un estudio elaborado por Iñigo Moré, director de la consultora Mercados Emergentes. La investigación, publicada por el Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos, con sede en Madrid, reveló las fuentes de financiamiento, durante el primer trimestre de 2003, de las más sanguinarias dictaduras del mundo: Cuba, Irak, Corea del Norte, Irán, Libia y Siria. Su financiamiento proviene principalmente de bancos franceses y alemanes.

Según Michael González, subdirector editorial del Wall Street Journal Europe, “Francia no fue solamente la principal fuente de fondos para los baasitas de Irak. Los bancos franceses han financiado a otros execrables regímenes. Son los prestamistas N° 1 de Irán y Cuba y de enemigos anteriores y actuales de Estados Unidos, tales como Somalia, Sudán y Vietnam”.

No es fácil comprender lo que buscan los franceses en Cuba, país donde se nacionalizó la banca privada en 1960 y al año siguiente, a partir del nombramiento de Ernesto Che Guevara como ministro de Industria y presidente del Banco Nacional de Cuba, se copiaron todo el fracasado sistema bancario soviético.

Según las estadísticas oficiales del Banco Internacional de Pagos (Bank for International Settlements), el Sr. Moré concluye que “al cierre del primer trimestre de 2003, los bancos franceses tenían concedidos créditos a entidades basadas en Irak por valor de 415 millones de dólares, de 549 millones de dólares a entidades basadas en Cuba y de 2.554 millones de dólares a Irán. Estas cantidades convertían a París en el principal origen de créditos privados internacionales de los ayatolás chiítas, Saddam Husein y los compañeros cubanos”.

Esto ayuda a comprender la posición del presidente francés Jacques Chirac en las Naciones Unidas, como también su rechazo frontal a Washington en todo lo relacionado con el Medio Oriente y, especialmente, en Irak. En el resumen de su informe, el Sr. Moré apunta: “Podría pensarse que los banqueros parisinos esperan a que EEUU tenga un tropiezo internacional para sacar su chequera…”.

Pocos están conscientes que los préstamos de la banca privada internacional totalizan 13.831.521 millones de dólares, cantidad que equivale a más del doble de la inversión extranjera directa. Con frecuencia oímos airadas protestas cuando alguna multinacional anuncia la compra de una empresa local, pero pocos saben que las grandes empresas nacionales a menudo le deben hasta la manera de caminar a bancos extranjeros, de quienes dependen de manera no muy diferente a si la mayoría de sus accionistas vivieran en Nueva York, Londres o París. Otra estadística impresionante del informe es que 52,5% de los créditos internacionales son a corto plazo, es decir, con vencimiento de menos de un año.

Al respecto, el Sr. Moré afirma: “La principal fuerza de la economía internacional es el crédito bancario privado, cuyo stock supera al de inversiones en cartera, mientras sus flujos anuales superan al comercio global“.

Esos miles de millones pueden, entonces, dirigirse a naciones libres y democráticas donde rige el imperio de la ley y la economía de mercado o a países bajo el puño de algún tirano con delirios de grandeza y un pueblo oprimido por la miseria.

Por su parte, los bancos alemanes son los mayores financistas de Libia, Siria y Corea del Norte, el otro país que actualmente representa una amenaza nuclear similar a la de Irán.

No parece casualidad que Francia extienda financiamiento a 57 países donde los bancos de EEUU no participan y que para 23 de esas naciones Francia se haya convertido en su principal prestamista.

(*): Director de la agencia AIPE y académico asociado del Cato Institute.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba