Opinión Internacional

Francisco Labastida: El nuevo PRI sigue adelante, no lo hemos enterrado ni está muerto

(%=Image(2494657,»R»)%)»El nuevo PRI sigue adelante, no lo hemos enterrado ni está muerto». Francisco Labastida candidato del gubernamental PRI (Partido Revolucionario Institucional) a la presidencia de México, promete consolidar la democracia, y gobernar con gente decente y de prestigio social, un compromiso aparentemente obvio, pero que tiene especial connotación porque le ayudan en su campaña gentes acusadas de no serlo. El PRI y Labastida, ex ministro de Agricultura y del Interior con el presidente Ernesto Zedillo, recurrieron a los llamados dinosaurios para ganar votos ante el empuje del candidato conservador, Vicente Fox.

El más conocido es Manuel Bartlett, que era ministro de Interior y presidente de la autoridad electoral durante las elecciones de 1988, ganadas por Carlos Salinas de Gortari y denunciadas como fraudulentas por la oposición y observadores internacionales. ¿Va a estar Bartlett en su gobierno?, se le preguntó ayer, irónicamente, durante un encuentro con un grupo de corresponsales extranjeros. «Será plural, abierto a la sociedad civil, escogido con mucho cuidado, para que estén representadas fuerzas convencidas del programa y del proyecto que queremos», respondió. «Y que tengan prestigio de gente honesta, talentosa y con sentido de vocación y de servicio».

¿Podrían entrar personas de distintos partidos al PRI? «¿Por qué no?», agregó Labastida, veterano en el partido que gobierna México desde hace 71 años. Aventaja a Fox por seis puntos de promedio, afirma, y llama a todos «a acatar los resultados sean cuales sean. La cultura de la legalidad se consigue no sólo haciendo leyes sino aceptando lo que las leyes dicen». Mantendrá la apertura hacia el exterior, y una economía de mercado «que no arriesgue su crecimiento pero fortalezca el mercado interno y el crecimiento de los ingresos y el nivel de vida de la gente». Se considera cercano a la Tercera Vía. «Ha habido guerra de encuestas y ha habido manipulación», admite el contendiente oficialista, para quien las reformas legales, efectuadas por consenso con la oposición, impiden el fraude.

Pregunta. Usted habló mucho del nuevo PRI pero incorporó a Manuel Bartlett y otros dinosaurios. ¿Hay miedo a perder?

Respuesta. Desde la contienda interna establecimos el compromiso de que los otros tres precandidatos serían incorporados a alguna otra actividad, que haríamos un partido incluyente, y que les abriríamos oportunidades. De hecho, Manuel Bartlett y Humberto Roque son candidatos al Senado. Y cuando el candidato pasa de candidato a presidente, se convierte en el líder moral de partido y, en ese momento, definirá el rumbo que va seguir en el futuro.

Pero parece haber enterrado al nuevo PRI antes de que naciera.

Estamos en esas épocas en que lo nuevo no nace y lo viejo no acaba de morir. Pero ¿por qué no una alianza con miembros del partido durante el periodo electoral?
Fox subió en las encuestas. ¿Deficiente campaña suya o hartazgo del PRI?

Las últimas encuestas dicen que el margen con el señor Fox se está ampliando a nuestro favor: entre cuatro, seis o siete puntos. La pregunta debería ser ¿por qué esta bajando la campaña del señor Fox? Creo que en la primera etapa bajamos por nuestros propios problemas de campaña mezclados con dificultades propias de la economía del país, aunque la economía va bien pero la elevación del nivel de vida de la gente no tan bien. Hemos cambiado la estrategia.

¿Se puede dar el PRI el lujo de ganar las elecciones sin recurrir a las viejas prácticas?

Es bueno que recordemos qué cambios ha impulsado el partido durante estos años. México ha avanzado. Tiene dos millones de kilómetros cuadrados, y la reforma agraria repartió más de la mitad de territorio nacional. Hay una asociación lógica entre los campesinos y los gobiernos que hicieron la reforma agraria más profunda que se ha realizado en todo el mundo. Cuando se fundó el partido había 1,5 millones de alumnos en las escuelas, hoy hay 29 millones de alumnos; el servicio de salud abarca al 95% de la población. Pero hay todavía problemas de pobreza, de falta de empleo, de corrupción y grupos marginados en población indígena y rural. Hay que poner lo bueno y lo malo.

Durante la presentación de su programa (la noche del lunes), dijo que o ganaba por amplio margen o habría caos en México después del 2 de julio.

Cuando advierto sobre los riesgos de serios trastornos después del 2 de julio, no hago sino expresar lo que el propio señor Fox ha dicho, que no va a aceptar el triunfo a menos que no sea por más de diez puntos de diferencia .

¿Cómo puede estar tan seguro de que sus seguidores, caso de una victoria de Fox, no vayan a provocar disturbios?

Recurramos a la historia reciente. De los 32 Estados hay 11 que son de la oposición. De la población de los municipios, más del 50% está regido por partidos diferentes al PRI. Y nunca ha habido un movimiento de subversión cuando ha habido esta alternancia.

Estas elecciones son muy distintas, están en juego cuotas de poder mayores.

Con todo respeto, le pediría que le planteara la pregunta a ellos . Las gentes de nuestro partido tienen una cultura de respeto a la legalidad.

A pesar de las reformas electorales, y el alejamiento del fraude, ¿no se manipulan los programas sociales para ganar votos entre los beneficiarios?

El Gobierno aplica, como todos los gobiernos, obras sociales, todos los años, y durante todo el año. No hay ningún programa social que se entregue sólo durante el periodo electoral. Las normas de distribución de los recursos se han construido con los partidos de oposición.

¿Son posibles en México unas elecciones injustas aunque no ilegales a propósito de las denuncias sobre uso electoral de los programas oficiales?

El programa Progresa (Programa para Educación, Salud y Alimentación), hay que decirlo, se elaboró como uno de los ataques más de fondo contra el problema de la pobreza. Ha tenido consecuencias muy positivas. Se han atacado simultáneamente los problemas de salud, educativos y de alimentación. Y la distribución de los recursos no puede ser más neutra. Se entregan por una oficina de correos, y se escogen sin condicionamiento político alguno. Tenemos 25 millones de mexicanos en condiciones de pobreza extrema, y les tenemos que dar atención. El problema de Progresa es que solo llega a doce o catorce millones. Me parecen perversos los ataques de la oposición.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba