Opinión Internacional

Fraude en Nicaragua

Mercedes y sus hijos eran simpatizantes del PLI (Partido Liberal) -el partido del candidato presidencial opositor Fabio Gadea. De acuerdo con las historias contadas por la población local, el martes de la semana pasada -cerca de la medianoche- un grupo de policías locales, el secretario local de política del FSLN (el partido de Daniel Ortega) y el CEM (autoridades electorales municipales) se inició la «caza» de líderes de oposición. Al llegar a la ciudad, dispararon sus armas al aire gritando: «hemos venido a matar a todos los liberales (partido de oposición) en esta comunidad, y hoy no podrán escapar». Torres y sus dos hijos fueron encontrados, escondidos en un rincón oscuro, y asesinados. Según los relatos, los asesinos se pararon sobre los cuerpos. Cuando la organización de derechos humanos CENIDH llegó a la ciudad al día siguiente, la comunidad entregó más de 18 casquillos de bala de armas AK-47.

El general Ramón Avellán de la policía nacional llegó a la comunidad para asegurar a los aldeanos que los cuatro policías y el jefe político del FSLN que cometieron los asesinatos, habían sido puestos bajo arresto y que Asuntos Interiores está llevando a cabo una investigación completa del incidente.

Según otro informe, el día antes de las elecciones en otro «barrio», los miembros del FSLN fueron vistos distribuyendo murciélagos, cosa que usaban para intimidar a los miembros de la comunidad.

Estas elecciones en Nicaragua han estado llenas de violencia y controversia. Para empezar, la propia candidatura de Daniel Ortega era ilegal ya que la Constitución de Nicaragua prohíbe la reelección presidencial. Ortega obtuvo el permiso para ser candidato por tener una Corte Suprema que emitió una orden pro-FSLN diciendo que la Constitución violaba sus derechos humanos. El Consejo Supremo Electoral, también controlado por el presidente Ortega, no otorgó la acreditación para todos los observadores electorales nacionales. Las misiones de observadores internacionales de la Unión Europea (UE) y de la Organización de Estados Americanos (OEA) llamaron a las elecciones «opacas» y «preocupantes», respectivamente. La comunidad internacional ha sido lenta en reconocer el resultado electoral, y el Departamento de Estado de EEUU calificó la votación «no transparente».

Más detalles están emergiendo lentamente en cuanto a la magnitud del fraude. Con el pretexto de la preparación para las elecciones, el Consejo Supremo Electoral imprimió 2,6 millones de boletas electorales extra. Después de que los resultados fueran contabilizados, se hizo evidente que los candidatos al Congreso recibieron 100.000 votos más que el Presidente. En Nicaragua, como en Estados Unidos, este hecho no tiene precedentes, y ha permitido sacar hasta 14 escaños en favor del FSLN -dándoles una mayoría en el Congreso. De acuerdo con el IPADE (una organización de observación electoral), en el 34% de los centros de votación los equipos de recepción del votante (JVR -parte del proceso de verificación ciudadana en el marco de la ley electoral) no tenían acceso a los resultados finales en sus centros de votación; 13 % no pudieron llegar a sus centros de votación debido a problemas de violencia o interferencia; el 20% de los centros de votación no cuentan con observadores de la alianza de partidos de la oposición; la falta de acreditación de los observadores(nacionales e internacionales); en 20 municipios los votantes fueron intimidados sistemáticamente por la policía y las fuerzas progubernamentales y, finalmente, una falta general de control de la votación y el escrutinio.

En 1989, un muy confiado de Daniel Ortega no logró manipular las elecciones lo suficiente y se vio obligado a entregar el poder a Violeta Chamorro, pero esta vez no estaba dispuesto a repetir el mismo error.

La comunidad internacional no debe permitir que esta elección fraudulenta siga en pie. Durante las dos últimas décadas Nicaragua ha trabajado muy duro para ganar su libertad y estabilidad que se hundió de nuevo en la dictadura bajo el mismo hombre que destruyó el país en la década de 1980. Como parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y firmantes de la Carta Interamericana Democrática, el gobierno de Nicaragua tiene la responsabilidad legal de cumplir con los principios de la democracia constitucional, representativa, que incluye elecciones libres y justas y el cumplimiento de su propia constitución. Está claro que estas elecciones no cumplieron con ninguno de estos requisitos. Estados Unidos y sus aliados deben llamar a Nicaragua en la próxima reunión del Consejo Permanente de la OEA, invocando el artículo 20 con una violación de la Carta bajo la «alteración inconstitucional del régimen constitucional», y luego usar el poder de la comunidad hemisférica para asegurar que las elecciones se hagan de nuevo -esta vez con una candidatura legal del FSLN y el cumplimiento de todas las normas establecidas en la ley electoral.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado. Ya no es el régimen del FSLN apoyado por una superpotencia comunista, hecho que los hace mucho más vulnerables a la presión internacional. Ahora es momento de ejercer esa presión. De lo contrario, las muertes de Mercedes, Josué y Elmer no solo habrán sido en vano, sino que podrían producirse muchas más.

 Es un analista y experto en asuntos latinoamericanos. Lo puedes encontrar en

www.twitter.com/joelhirst

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba