Opinión Internacional

Geopolítica de la ayuda Rusa

Desde la guerra de las Islas Malvinas, 25 años que acabamos de conmemorar, no hemos vuelto a tener un despliegue militar importante en América Latina a excepción de Colombia. El incidente bélico entre Perú y Ecuador de 1991, aunque tuvo el potencial para convertirse en una guerra convencional, no dejó de ser un fenómeno local. Colombia, es el caso extraño y totalmente irregular, aunque siempre ha existido temor por la extensión o narcotización del fenómeno, ello no ha ocurrido finalmente. Evo Morales, con todos los recelos que despertó en la conservadora sociedad estadounidense y latinoamericana, ha resultado ser bastante moderado.

Las fuerzas armadas están trabajando en justificar su presencia, su medida y en algunos casos están reinventándose roles. Así, en Perú, durante la guerra contra el terrorismo de Sendero Luminoso y MRTA, se le asignó roles policiales y en la última etapa del gobierno de Fujimori han asumido un papel reconstructor, donde el cuerpo de ingenieros tuvo una vital función en la edificación de puentes, carreteras y entregando servicios de sanidad en lugares remotos. Algunos han ido más lejos y hablan de que el Ejército peruano debería cumplir un rol alfabetizador en las comunidades andinas, en virtud de que un país sin educación se traduce en un problema de defensa nacional.

En Venezuela, la participación de la fuerza armada fue importante durante la tragedia de Vargas, donde dependiendo la fuente podemos estimar entre 10 y 50 mil las muertes.

Aunque ahí quedó claro que no solo estamos frente a una nueva definición de desempeño de fuerzas armadas convencionales sino que es necesario un nuevo entrenamiento. El militar moderno en América Latina necesita reinventarse y el tema de respuesta a emergencias debe ser abordado a nivel profesional, en las áreas de prevención, planificación, respuesta y recuperación.

Rusia esta emergiendo como una potencia que ha ido resolviendo grandes problemas a lo cosaco, que puede ser controversial, pero resueltos al fin. Hoy en día el tema de la guerra en Chechenia no aparece en la agenda de nadie y nadie parece hablar de la bancarrota que significó para Rusia el abandono del comunismo.

Rusia es el mejor mercader de armas, cuya tecnología es algunos casos es superior a la de los países miembros de la OTAN. Logrando ventas de 8 mil millones de dólares anuales. Mientras Estados Unidos está hundiéndose cada vez más en Irak y es visto como un gigante acosado por el resto de naciones que cuestiona sus métodos de invasión y su capacidad bélica y política para lograr una victoria.

Cuyos agentes de la CIA son percibidos como secuestradores internacionales que han estado operando en Europa con total impunidad y la prisión de Guantánamo deja sin argumento a los liberales que tenían a la Unión Americana como el paradigma de sus creencias. A esto hay que sumarle que el resto de Occidente mira con temor “el choque de civilizaciones” En ese punto, los rusos poseen una de las sociedades que mejor combina y convive con el universo musulmán. 120 millones de cristianos ortodoxos y 20 millones de musulmanes.

El rey Abdullah de Arabia, salafista como los chechenios, escuchó los pronósticos apocalípticos de Dick Cheney que le advertían al monarca árabe que perdería hasta su trono en el conflicto. Dos meses después Vladimir Putin fue recibido con todos los honores. El gobernante ruso dejó claro la validez de su premisa “En Rusia reprimo yo y en Arabia reprime usted”.

Rusia en el proceso de abandono del comunismo no se fraccionó como Kissinger hubiera preferido ocurriera con Boris Yeltsin. Una parte europea hasta los Urales, sin petróleo ni gas. Otra de los Urales hasta Siberia, con petróleo y gas pero sin puerto marítimo y una tercera, Siberia Oriental con salida al Pacífico, pero despoblada e indefensa como reseña Edgar Schmid en su artículo “KGB-cracia”

Todo lo contrario, Rusia sigue siendo un imperio fastuoso en extensión territorial, rico en petróleo y para complicar la situación euro-americana la cooperación con China ha ido incrementándose, Putin, dice Edgar Schmid no cometerá el error de Krushev en 1960 por su visión “Atlantista”, filosofía que creen en la KGB trajo la desgracia al país.

Así las corporaciones Ilyushin y Tupolev han ofrecido al presidente chino Hun Tao ambiciosos proyectos para el desarrollo de la aviación civil. Rusia fue más allá y propuso compartir los riesgos financieros de la operación de 400 aeroplanos. Para noviembre del 2006, China mostró su intención de compra de un número no especificado de Su-33 Flanker navales.

En los finales 60, Henry Kissinger propuso a Nixon el plan perfecto para salir de Vietnam. Ofrecer a los chinos desarrollarse tecnológicamente –EE.UU. decidía apostar por el control tecnológico del planeta- si abandonaban al Kremlin.

Vladimir Putin acaba de devolverles su propio libro blanco de operaciones comerciales.

En resumen Rusia sigue siendo un poderío militar con intereses hegemónicos, que ha lanzado claras amenazas a Estados Unidos frente al pretendido escudo balístico. Como el Dios Juno presenta dos caras, Lavrov ofrece intercambio y cooperación a los norteamericanos, mientras Putin les exhibe que pasa si no hay trato con él. El viejo truco del policía bueno y el policía malo.

Globalaviaspas, la fuerza alemana para intervención y ayuda humanitaria esta coligado estrechamente a EMERCOM, el Ministerio de la Defensa Civil Rusa. Su creación en el 2006, planea utilizar unos tres gigantes aviones Ilyushin-76, que son el orgullo ruso para enfrentar incendios forestales y enviar cargamento de alivio humanitario. Rusia ha empezado afectar los interés estadounidenses en su propio territorio al ofrecer desplegar el avión Ilyushin-76 para controlar los incendios forestales en los bosques americanos en los últimos 12 años, logrando crear una corriente de opinión pública negativa hacia el Servicio Forestal y su política de aviación.

El Servicio Forestal norteamericano ha debido conceder a regañadientes autorizaciones de operación a los “bombarderos de agua gigantes” aunque cuando han podido han vuelto a sus andadas, logrando bloquear el uso de gigantes bombarderos de agua como el experimental DC-10. La entrada del Boeing 747 como avión bombero sigue siendo controversial, Evergreen Internacional, la compañía que lo opera es conocida como una de las compañías satélites que usa la CIA.

Lo más probable es que el avión no tenga la maniobrabilidad del Ilyushin-76 y resulte ser un fracaso. Hasta ahora el Boeing 747 solo ha sido probado con mínima capacidad de agua. El recurso estratégico que anhelan los halcones tener bajo la manga para operaciones nacionales e internacionales permanece estancado en tierra.

Recientemente Yuri Brázhnikov de EMERCOM anunció que Rusia, Italia y Japón formarán otra elite para responder a catástrofes en cualquier parte del planeta en forma rápida. Su regocijo es que un avión Ilyushin-76 de EMERCOM aterrizó en los Estados Unidos llevando cargamento humanitario para las víctimas del huracán Katrina.

Los halcones conservadores en este punto han quedado vulnerados ante la preeminencia rusa y su rápida capacidad para actuar globalmente.

¿Por qué con Alemania, Italia y Japón? Ninguno de los tres, son los países que estaban en reconstrucción en 1960 señala Edgar Schmid. “Ahora son gigantes económicos sedientos de energía, y por tanto dispuestos a firmar cualquier trato que les asegure acceso al petróleo”

Rusia es miembro de APEC, esto asegura que en el futuro veremos una presencia más sólida en la región del Pacífico, que no solo se reflejará en ventas de armas a Perú, Cuba y Venezuela.

Durante el desastre dejado por el tsunami del 2004. Rusia desplegó probablemente el contingente más importante en el Sudeste asiático. No olvidemos que el general prusiano Klaus Haushofer hablaba de que el control de Eurasia se obtenía bajo el control de cuatro puntos cardinales: Berlín, Moscú, Beijing y Bagdad. El tsunami estaba sucediendo en sus puertas.

Aunque Grigory Logninov afirmó en Abril de 2006 que la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) no tenía intención de convertirse en un bloque militar, ciertamente es la única alianza que puede hacer frente a la OTAN y supera en poder adquisitivo a los Estados Unidos por 12 billones de dólares. Para los que no entienda su real concepción deben saber que su origen se remonta a 1996, tras la firma del Tratado para la Profundización de la Confianza Militar en las Regiones Limítrofes tras una reunión en Moscú.

La intención rusa de mantener a la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) fuera de la esfera europea es obvia y quedó descubierta cuando el ministro ruso de Defensa Sergei Ivanov, se mostró en contra de la incorporación de Bielorrusia por ser un país “puramente europeo”. La OCS puede ser económicamente hablando más atractivo que la Unión Europea. En Serbia, El Partido Radical Serbio aboga porque su país solicite la inclusión en la OCS y detener así su aproximación a la Unión Europea.

La guerra militar esta cediendo a la guerra comercial, dominio de mercados y creación de valores. Las fuerzas multinacionales de ayuda rápida en Catástrofes se están convirtiendo en el mejor aliado para recuperación de negocios. El reciente terremoto en Taiwán dejó incomunicada a la llamada isla de Silicio, tras dañarse los cuatro cables submarinos de fibra óptica generando pérdidas billonarias. Resultaba imposible comunicarse con Hong Kong, Shangai y Pekín. Afectando a más de 130 millones de internautas. Filipinas, Indonesia, Malasia, Tailandia y Singapur también vieron afectadas el 98% de sus comunicaciones.

En América Latina, EMERCOM afinó su presencia con la firma de un acuerdo marco con Hugo Chávez. Los rusos querían toda la atención latinoamericana y suscribieron el acuerdo durante la IV Conferencia Internacional de Protección Civil y Administración de Desastres, celebrada en la ciudad de Caracas.

No es casual que Venezuela presida la Asociación Iberoamericana de Organismos Gubernamentales de Protección Civil ni que Perú sea elegido poseedor de la Secretaria General de la misma. Ambos países han tenido una cercanía militar a Rusia. En aquella reunión estuvieron presentes los jefes de las oficinas de protección civil de España, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Santo Domingo. Tampoco es casual que se haya llegado al acuerdo de formar una Estrategia Iberoamericana para la Gestión de Riesgos de Desastres.

Recientemente cuando Fujimori salió elegido tras una controversial situación política. El propio ministro Sergey Shoigu, Ministro de la Defensa Civil Rusa, en persona se apresuró a reconocerlo como presidente legitimo visitándolo y firmando otros acuerdos marco en cooperación de desastres naturales.

APEC, el mercado actual que ofrece 1.189 millones de consumidores será el escenario donde los rusos quieren predominar y lo harán mientras los estadounidenses tiene una situación política compleja en Medio Oriente, tan compleja como la de un barco haciendo agua.

Para países como Chile, APEC significó en el 2003 ingresos por 8.597 millones de dólares. Los miembros de APEC necesitan conciliar estrategias mutuas. El logro del comercio electrónico y sin papeles en la región, por ejemplo, ahorrará a las economías de APEC 60.000 millones de dólares al año y las políticas en materia de desastres no estarán ajenas las conciliaciones.

Son dos los países que están estudiando crear fondos de previsión para no afectar las arcas estatales en caso de emergencias. El 28 de marzo APESEG lo acaba de proponer en Lima y para hacerlo, recurrió a un famoso ingeniero, Julio Kuroiwa, vinculado al tema de los desastres. Al final de la Semana Santa los congresistas guatemaltecos estudiarán aprobar una medida similar que otorgaría a la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred). Q550 millones para ser utilizados en casos de emergencia. Los fondos podrían invertirse en cuestiones básicas, como medicamentos, alimento, agua así como en inversión primaria de infraestructura para la reconstrucción.

Si los rusos están en lo correcto, Chávez debe ser su agente promotor en América Latina mientras que Fidel Castro lo hará en América Central y el Caribe. En ese trabajo, Castro no esta solo, lo acompaña el sandinista Daniel Ortega, que aunque habla poco y quiere mostrarse afable con los norteamericanos tiene una agenda completa.

(*):Site del autor: www.josemusse.com

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba