Opinión Internacional

Golpe a Golpe

La toma de posesión de Porfirio Lobo de la presidencia de Honduras cuando perdura la polémica de su legitimidad, fue el evento es propicio para replantearnos la crisis de la democracia a nivel mundial, y en particular, en América Latina.

La mayoría de las opiniones sobre el golpe en Honduras se dieron desde una perspectiva ideológica. Para los fóbicos de la democracia liberal (que no tiene nada que ver con el “neoliberalismo salvaje”), el golpe contra Zelaya estuvo justificado porque el ex presidente intentó ejecutar un golpe desde el poder. Para los nostálgicos y viudos del comunismo, el único golpe que se ha dado recientemente en la región ha sido el militar, y son intocables los mandatarios de discurso de izquierda y populista, aunque constantemente violen las leyes que juraron respetar. El representante de Panamá en la OEA, Guillermo Alberto Cochez, logró el único consenso de esa insulsa organización – una ebullición de carcajadas – cuando en diciembre de 2009, dilucidó con un viejo chiste las posturas de diferentes gobiernos ante la crisis en Honduras: Al descubrir que su mujer le ha sido infiel, la reacción de un derechista es agarrarla a golpes, mientras que la de un demócrata cristiano es pedirle que no vuelva a reincidir, y la del comunista es buscar piedras para las tirarlas a la embajada de Estados Unidos, “obviamente responsable de la traición conyugal”. Esta disertación se puede ver en su totalidad en: www.youtube.com/watch?v=JJEGZTTPjs8
La “tercera vía” de análisis, en la que la derecha y la izquierda moderada han coincidido, es la de la verdadera defensa de la democracia trasciende a la ideología y al discurso, y por lo tanto, Honduras debió solucionar el golpe de Zelaya desde el poder con instrumentos jurídicos y políticos, y no con las armas. A su vez, la OEA y otros organismos debieron tomar en cuenta contextos antes de hacer un ultimátum exclusivo al gobierno de facto de ese país, mientras se hacían la vista gorda ante otros golpes como la reciente decisión inconstitucional de algunos magistrados nicaragüenses de otorgar la reelección a Daniel Ortega o el nombramiento de dos militantes del partido de Chávez como miembros del Consejo Electoral de Venezuela, además de los constantes pisoteos de la constitución quien ha devaluado a Bolívar.

Golpe a golpe, con los soldados en las calles o “estéticamente” en sus bases, pero prestos a cumplir órdenes ilegales de autócratas elegidos, la dictadura es asunto ambidiestro, como bien lo demuestran Batista y Castro, diestros y siniestros caudillos que han gobernado Cuba antes y después de 1959.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba