Opinión Internacional

Goodby Mister Maisto

Estimado embajador, me despido de usted ahora porque no estoy seguro de poder hacerlo, por este medio, en el momento de su partida el mes de julio. No soy anti yankee, todo lo contrario, siempre he sido un admirador de los principios éticos, morales, religiosos y familiares del pueblo norteamericano, además buena parte de mi familia inmediata son ciudadanos de la tierra de Lincoln y Jefferson. Dicho esto, procedo a exponerle las razones de esta.

Por mucho tiempo la persona mejor informada de Venezuela siempre fue el embajador de los Estados Unidos, por lo tanto su perspectiva siempre revestía una gran importancia para la “lectura” de la situación, a usted le toco ser testigo de excepción de un proceso inédito en nuestro país y créame cuando le digo que yo entiendo, su labor no es defender a los venezolanos sino los intereses de su país y creo que esto lo a hecho bastante bien. Pero igual creí que parte de la “misión” de los Estados Unidos en el mundo era la propagación, protección y sustentación de regímenes democráticamente electos y por ende de las libertades básicas tan brillantemente esbozadas en la declaración de independencia y en la constitución de su país. Por lo antes dicho es que no entiendo su posición apaciguadora y hasta apologista del régimen de Chavez, que esta signado por el atropello y la agresión a las instituciones civiles, básicas para balancear los poderes públicos.

Los ciudadanos comunes y corrientes de esta querida y sufrida Venezuela, hemos visto con horror como en nombre de un “proyecto” se destruyeron las instituciones básicas tales como el Congreso, La Corte Suprema, el CNE y los órganos contralores, y fueron sustituidos por entes ilegales nombrados a dedo, aun en contra de la propia Constitución Bolivariana. Y con unas elecciones convocadas ilegalmente se pretende legalizar este entorno. También hemos visto estupefactos como Chavez abofetea a los Estados Unidos y se desliza hacia una especie de “comunismo anárquico lite” guiado por sus mentores, Fidel y Ceresole. Yo entiendo que Chavez le halla prometido cosas tan apetitosas como la extraterritoriedad jurídica para las inversiones, igual que Castro, entonces me pregunto, ?Será que todo eso de los principios democráticos son solo un cuento y lo único importante es el pragmatismo económico?.

Señor embajador, mi país esta al borde del caos y hasta de la guerra civil, las megaelecciones se perfilan como un megafraude y usted le sigue reportando al departamento de estado y al mundo entero que no existe razón para preocuparse, mientras nuestro mayor capital, la juventud profesional y artesanal se marcha a buscar mejores condiciones con el Tío Sam. A simple vista da la impresión de que tiene usted un deseo cuasi masoquista de pasar a la historia como el embajador que perdió a Venezuela. Él hecho que Chavez lea a Whitman, ese poeta revolucionario, democratizador y entusiasta de las capacidades del hombre común, no significa nada, pues el hombre común necesita básicamente la oportunidad de mejorarse y nada mejor para ello que las instituciones democráticas las cuales Chavez aborrece. Creo que a Chavez le cuadra Eric Hoffer.

“El falto de talento se encuentra más a gusto en una sociedad que le provee de excusas para no mejorar, que en una donde las oportunidades abundan. En una sociedad afluente, los desadaptados que claman por cambios, son básicamente gente sin talento que no tienen la capacidad de hacer uso de las oportunidades de auto realización y no pueden enfrentarse cara a cara con su ineptitud”(Eric Hoffer, filosofo americano). Será!!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba