Opinión Internacional

“Grupo de amigos” en Colombia

Se está hablando nuevamente de la conveniencia de formar un grupo de países amigos de Colombia, para facilitar el proceso de paz y reconciliación nacional en ese país. De acuerdo a la exitosa experiencia centroamericana, un “grupo de amigos” efectivo debe tener un número reducido. En Centro América los grupos tuvieron entre 4 y 6 miembros. En Colombia, durante el gobierno del Presidente Andrés Pastrana se intentó integrar un “grupo” con casi la mitad del cuerpo diplomático acreditado en Colombia y fue un absoluto fracaso.

Los integrantes del grupo deben ser países “amigos” del proceso de paz o del facilitador-mediador que, en Guatemala y en el Salvador, fueron personalidades seleccionadas por el Secretario General de la ONU. Obviamente, los países del grupo deben ser aceptables para ambas partes, aunque algunos pueden tener mayores “simpatías” con una de ellas. En Guatemala, inicialmente, Noruega tenía una mayor “cercanía” a las posiciones de la guerrilla y Estados Unidos a las del gobierno. Sin embargo, a lo largo del proceso, dado que la acción del grupo tiene que ser de común acuerdo, tanto Noruega como los EEUU modificaron hacia el “centro” sus posiciones y contribuyeron a moderar las posiciones más radicales de las partes. En el proceso guatemalteco, tuve la oportunidad de participar como embajador de Venezuela, durante seis años, hasta la firma de la paz en 1996. Pude comprobar, en la práctica, lo que se estudia en teoría de la negociación: en toda negociación compleja hay tres “mesas”, la primera es la oficial donde se sientan las partes, pero “detrás” da cada parte está otra mesa en la cual las partes deben negociar con los grupos de su propio bando, que están interesados en el resultado de la mesa oficial. En Guatemala, detrás de gobierno estaban los militares y el sector privado y detrás de la guerrilla estaban sindicatos y ONGs. La negociación fue más difícil en las mesas no oficiales. Allí el trabajo del “grupo de amigos” fue invalorable. En Guatemala, los “amigos”, además de los ya mencionados, fueron: Colombia, México, España y Venezuela. Los integrantes del grupo deben ser, preferiblemente, países con “peso específico” relevante. En el caso de Colombia, sugeriría que el grupo fuera integrado por Brasil, quien debería ser el coordinador, (México lo fue en Guatemala) Venezuela, España, México y Noruega o Suecia. Participar en el proceso de paz colombiano podría enseñarle algo al gobierno Chavez y quizás aclarar su “peculiar” posición en el conflicto.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba