Opinión Internacional

Guatemala

El fiscal de la Audiencia Nacional ha pedido que se archive la denuncia de Rigoberta Menchú porque las brutalidades expuestas se cometieron «durante una guerra civil», un argumento tan chusco que la cosa resultaría risible si no fuera tan trágica. Según eso, al amparo de una guerra se podría hacer de todo, como, por ejemplo, gasear a seis millones de judíos. Es como si el fiscal de la Audiencia hubiera dicho que los dirigentes del nazismo no debieron ser perseguidos por sus delitos, a fin de cuentas los pobres hicieron lo que hicieron porque estaban en guerra.

Extrañísima guerra civil, por otra parte, esta carnicería sistemática que se ha producido en Guatemala durante 36 años. Hay dos informes monumentales e incontestables sobre las atrocidades de Guatemala, el REMHI, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, y el de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH), auspiciada por la ONU. Estos dos minuciosísimos trabajos documentan al menos 1.570 asesinatos colectivos de más de tres personas (hubo más, pero estos están probados), y entre ellos 410 masacres de decenas o centenares de personas, con las que se intentó destruir comunidades enteras. Porque esto que algunos consideran una guerra civil ha sido en realidad una metódica matanza de campesinos desarmados y pacíficos, cometida en un 93% por fuerzas del Estado y paramilitares afines, y en un 7% por una guerrilla minoritaria. En total, 150.000 víctimas y 50.000 desaparecidos.

Y qué monstruoso nivel de sadismo y terror ha habido en Guatemala. Pueblos enteros quemados vivos. Atroces agonías por empalamiento. Lentos descuartizamientos. A diferencia de Chile o Argentina, aquí la inmensa mayoría de las víctimas son indígenas analfabetos que apenas si hablan el castellano: por eso el martirio de Guatemala ha ocupado poquísimo espacio en la prensa mundial. Además, los verdugos guatemaltecos mantienen estupendas relaciones con el fascismo y las oligarquías internacionales, y buena prueba de ello fue la campaña de desprestigio contra Rigoberta. Si todo este abuso y este horror no merecen un proceso internacional, es que hemos abandonado todo afán de justicia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba