Opinión Internacional

Hacia una nueva Guerra

Blair y Bush van hacia un cónclave en Camp David donde
prepararán el inminente ataque contra Irak. Se
discutirá si desencadenan el bombardeo con o sin la
venia de Naciones Unidas. Sin embargo, nada parece que
podrá detenerlos.

Ambos aceptan que Irak carece de cualquier arma
nuclear. El informe de los investigadores de Naciones
Unidas no puede mostrar contundentemente la presencia
de mayores armas químico-biológicas. No hay pruebas
que relacionen a Hussein con Bin Laden.

Blair se ha convertido en el principal propagandista y
soporte de Bush. Sin embargo, el premier británico ve
crecer una fractura dentro de la Unión Europea con el
eje Francia-Alemania opuesto a una pronta invasión. La
mayor parte del electorado laborista y de la población
británica es hostil a la guerra. El 15 de Febrero se
prepara en Londres una marcha pro-paz de un millón de
personas, la más grande que puede haber desfilado por
la capital del que fuera el mayor imperio ultramarino.

Los más de 50,000 bomberos británicos están haciendo
huelgas que cuentan con respaldo popular. El
laborismo, partido fundado por los sindicatos, se
encuentra dividido al respecto y con la posibilidad de
tener que enajenar a muchas de sus bases reprimiendo a
los huelguistas en medio de un conflicto externo.

Dentro del laborismo diversos parlamentarios sostienen
que con la guerra se busca beneficiar a las petroleras
anglo-americanas para que se apoderen del segundo
yacimiento de oro negro del Medio Oriente.

Blair insiste que es necesario parar a Hussein para
evitar el peligro que armas de destrucción masivas
sean utilizadas contra Occidente. Después de zanjar
con Bagdad su próximo objetivo sería Nor-Corea. Un
académico de la LSE sostiene que vivimos un tiempo
similar al de los piratas por lo cual las potencias
dominantes tienen el derecho de entrar a diversos
países con el fin de aplastar a los terroristas.

El consejo de seguridad de la ONU se encuentra
dividido. Francia, Rusia y China quieren hacer lo
posible por evitar una nueva guerra. En ellos existe
el temor que las potencias anglo-parlantes traten de
erigirse en la única policía global.

(*): Analista Internacional. Obtuvo grados y postgrados en historia y política económica en la LSE y la Universidad de Londres. En 1998 obtuvo el premio a la excelencia de Dillons-Waterstone (la mayor librería británica) y el Premio EH Carr del departamento de Política Internacional de la Universidad de Gales/Aberyswyth, el primer departamento de dicha disciplina en el mundo. Ha dictado ciencias políticas en la LSE. Colabora con El Comercio, La Opinión, el Grupo de Diarios de las Americas, la BBC y otros medios.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar