Opinión Internacional

Harto de Ingrid

Recuerdo DEMASIADO claro, cuando Ingrid se adentró en la selva y fue secuestrada, que a ella se le advirtió que no lo hiciera. Pero su condición de izquierdista ex-pro-FARC, y su terquedad y soberbia, hicieron que ella no hiciera caso. Años después, se convirtió en el símbolo de los secuestros de las FARC, ¡qué ironía!
Cuando fue liberada agradeció al “glorioso ejército” de Colombia. Pero luego, ya lejos de Colombia, pide a Uribe “que deje el lenguaje de odio contra las FARC” y dice en Francia que le debe “todo” a ese país por su liberación… Para colmo, su desagradecimiento la lleva a contactar a Chávez para que este siga entrometiéndose en los asuntos de Colombia; intromisión abiertamente a favor de quienes la secuestraron, pues Chávez siempre ha querido el triunfo de sus aliados, los terroristas de las FARC, para ampliar su deseado imperio comunista en el continente suramericano.

Pero la señora Ingrid, al agradecer al ejército de Colombia, tiene que pensar en que ese ejército, está en manos del “lenguaje de odio hacia las FARC” de Uribe y Santos. Que es gracias a ese “lenguaje de odio”, que por cierto, no es comparable con el lenguaje de odio de Chávez hacia la democracia Colombiana, Uribe, el ejército colombiano y el ministro Santos, que ella fue rescatada y que las FARC han sido diezmadas hasta el punto de hacer posible una verdadera negociación para la paz en Colombia.

¿Qué quiere la Ingrid? ¿Que Uribe ceda ahora que ella está liberada? ¿Qué va a suceder con los otros cientos de secuestrados si Uribe cede?
Las FARC SON terroristas. Asesinan personas; soldados, policías, políticos y a inocentes.

Las FARC trafican drogas.

Las FARC reclutan, a la fuerza, a mujeres, niños, campesinos para que peleen en sus filas.

La gran mayoría del pueblo Colombiano, no quiere a las FARC, ni al ELN, ni a las AUC. Colombia quiere paz, progreso, democracia y prosperidad. Y es gracias a Uribe que, en gran parte, esto último es posible en Colombia.

No es tiempo para que Uribe ceda. No hay que darle concesiones al Terrorismo. La única condición es el desarme, la paz y que entren en la arena política de manera democrática. Pero que también paguen por sus crímenes. Porque las muertes, los secuestros, el tráfico de drogas, la destrucción de caseríos enteros… no son crímenes que pueden quedar impunes.

Y a Ingrid Betancourt… que se quede en Francia callada la boca, o se vaya a Colombia a luchar junto a Uribe, Santos, el ejército y las policías bajo sus mandos; los verdaderos protagonistas de lo que está sucediendo en Colombia. Y no cómodamente invitando a otros países que han actuado a espaldas del gobierno de Colombia como Francia, Suiza, Ecuador y la Venezuela chavista a que hagan lo que Uribe está haciendo muy bien.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba