Opinión Internacional

Hay que vacunarse contra autoritarios

El pasado sábado 4 de septiembre Yoani Sánchez exponía al diario El País de España que jamás pensó ser calificada como heroína. La bloguera más famosa del mundo hacía alusión al premio Héroe Mundial de la Libertad de Prensa del Instituto Internacional de Prensa, que se le confirió el pasado viernes, del cual se enteró por un mensaje de texto enviado por alguno de sus seguidores.

En conversación telefónica reciente con Yoani, expuso los principios que la llevaron a ser una figura pública en la Cuba de Fidel, donde logró imponer un nuevo estilo de hacer disidencia.

Yoani, creadora del blog “Generación Y” habló de Cuba, de cómo levantó una red de seguidores y conmocionó los cimientos del régimen castrista con los bites. “Creo que mi generación está vacunada contra los ensueños sociales, contra esas utopías que tienden a no cumplirse nunca. Una generación con los pies puestos en la tierra; con muchas expectativas sociales. Mucho desconocimiento también, pero enmarcada en ese autoritarismo paternalista de quienes están en el Gobierno.

Algunos dicen que somos una generación indiferente, hastiada, pero prefiero que sean indiferentes, pues de la indiferencia se despierta. De lo que no se despierta es del fanatismo”. Y ella fanática no es. La bloguera accedió a las tecnologías de forma tardía. “Por primera vez tuve teléfono en mi casa a los 22 años. La mayor parte de mi vida la pasé en un medioevo comunicacional. A pesar de esas limitaciones, desarrollé desde muy joven cierta habilidad con los circuitos eléctricos y todo aquello que me permitiera romper el silencio comunicativo que tenía a mi alrededor”.

-Mientras unos pensaban en construir una balsa con restos de los carros de los años 50 para llegar a la Florida, tú armabas computadoras ¿Por qué?

-Hay muchas maneras de demostrar la inconformidad: unos armaron una balsa para cruzar el estrecho de La Florida, otros compatriotas se encerraron en sus casas, en pequeños círculos familiares, para no interactuar con el de afuera. Están los inconformes como yo, que después de aguardar en silencio, un día dicen: ¡no aguanto más! Hasta aquí llegué, no puedo seguir callándome.

A algunos les da por delinquir, por robarle al Estado, otros se meten en grupos de oposición, otros somos cronistas de la realidad. Pienso que se trata de una decisión de vida. Hubo un momento en que pude callar, pensar en emigrar, incluso viví dos años fuera de mi país. Recuerdo que cuando decidí abrir un blog, muchos amigos me comentaron que no lo hiciera, pues si decía lo que sentía me iba a delatar. Sobre mi cabeza se pondría un círculo rojo y estaría imposibilitada de vivir, como muchos cubanos lo hacen, sustrayendo recursos al Estado, haciendo labores ilegales. Si lo hacía, comenzaría a ser observada. En abril de 2007, cuando abrí Generación Y, estaba dispuesta a todo, lo mismo la gloria o el patíbulo, me daba igual.

-¿Quieres que el mundo te vea como mártir?

-No, para nada. Como digo en mi blog, Generación Y es un ejercicio de cobardía, pues es una manera también de purgar mi responsabilidad social, de haber simulado, haber aplaudido y callado durante mucho tiempo; no me gusta el martirologio ni creo que sea necesario en estos casos. Las personas deben descubrir que no necesitamos ni héroes ni mártires. Las naciones no necesitan de esas figuras simbólicas. Para sacudirse el autoritarismo se necesitan ciudadanos que se comporten como tales. En eso sí estoy, cada día que me despierto intento ser cada vez más libre, que ellos sean quienes me pongan el límite.

-Conviene el mito del imperialismo norteamericano y de los monstruos.

-Obviamente, todo cuento infantil necesita tener un lobo feroz. En nuestro caso ha sido el imperialismo norteamericano, que sí tiene una ambición desmedida y todo lo que representa en el mundo. Pero ha sido sobre-usado. Lo único que han obtenido con ese exceso de propaganda antinorteamericana es que la juventud se sienta más atraída hacia ese lobo feroz: en un momento comienzas a analizar si tiene o no los dientes afilados.

-La figura de Chávez se levanta con dos símbolos, uno Simón Bolívar otro Fidel Castro ¿Qué le dice esa mescolanza a Yoani Sánchez?

-Soy una persona que abomina de los héroes. No creo que las historias nacionales necesiten de ellos, de los mártires y de ninguna figura carismática, para convertirse en historias nacionales sólidas, de las que uno se enorgullezca. Las personas que se inspiran en los grandes hombres, están en el fondo desestimando las pequeñeces y lo diminuto de los ciudadanos. Yo me considero una hormiguita, creo más en esa marea de pequeños, que viene de abajo, que no necesita de líderes con barba y perfil griego y de otro con una camisa roja para validarse, sustentarse y unirse.

Basar la esencia del gobierno de un líder en figuras simbólicas, distorsionadas por la historia, a las que se les ha agregado y quitado, es un fallo. Es no mirar al presente. Sobre todo tener como paradigma a personas que vivieron en otro siglo, con otras circunstancias, en otras condiciones, bajo otro tipo de concepción académica, es un error. Soy una persona que mira hacia adelante y hacia el ahora. Se debe mirar a los compatriotas, a las personas, a los pequeños ciudadanos, que son quienes pueden decir frases más realistas, menos en son de consigna.

-Los pueblos pueden caer en el fanatismo, pues hay quienes se aprovechan del resentimiento social. ¿Cómo se sale de él?

-Sin lugar a dudas estos vientos que vienen hoy, son causas de anteriores tempestades. Pienso que del fanatismo se sale, fundamentalmente, fortaleciendo las instituciones de la sociedad civil. No poniéndose en los brazos de un elegido, de un supuesto mesías que viene a salvarnos, sino estableciendo un entramado ciudadano que evite que estos individuos se sienten en la silla presidencial y empiecen, en lugar de representarnos, a dirigirnos.

Para salir de eso hace falta la palabra. No hablo de consignas o gritos, hablo de la palabra segmentada, pensada y debatida. En ello tienen mucha responsabilidad los actores de opinión de las sociedades. En la medida que estas personas se dejan encandilar por el líder que llega, arrastran tragedias en otros que no están tan decididos.

Hay que hacer una labor de información, se debe revisar el pasado. Allí está demostrado cuántas veces hemos caído en el mismo error de dejarnos hipnotizar por estas figuras, que se ponen luego sobre nuestros hombros.

Creo que del fanatismo se sale con información, formación, una mejor educación, más interactiva y menos dogmática, desde la cuna. Se debe vacunar a la gente desde la cuna contra los autoritarios.

-¿Crees que esta blogósfera puede ser un camino que permita no repetir la historia y hacer otra más vivida por la gente, más real?

-Yo soy una persona que le tiene mucha fe a la tecnología. No porque tenga en sí una ética, pues tiene la de quien la utilice. Mi experiencia me dice que me ayuda a superar muros y barreras que los autoritarios pusieron para separarme de otros. Ahora puedo estar tan cerca de un twittero o un blogger en Venezuela- contigo-, como quizás no quiere ninguno de nuestros dos gobernantes.

Es importante la interacción, poder contar lo que te pasa, tenerlo de primera mano. No a través del periodismo tradicional, que tiene la labor del entomólogo que mira desde afuera a los insectos. Es el que oye de quien padece, que cuenta en primera persona. Tengo mucha fe en la blogósfera alternativa en Cuba. Sé que en Venezuela el fenómeno de los blogs y twitter tiene mucha fuerza.

Tampoco podemos pensar que vamos a acabar lo que se ha hecho con armas, lobby político. Sin duda, la blogósfera puede ayudar a abrir muchos ojos. Sobre todo, creo que este tipo de regímenes autoritarios se basan en exportar una imagen de lo que no son, de justicia social, de oportunidades para todos, de cambio. En la medida que contemos, vamos quitando esa máscara y demostramos la realidad. Esa es mi labor, la labor informativa es importante.

Siento un cambio interesante en Cuba desde agosto del año pasado, cuando se envió el primer tweet desde la isla. Hemos logrado influir en decisiones, hemos logrado dar a conocer lo que la prensa oficial esconde e, incluso, logramos que los corresponsales extranjeros dentro de la isla se presionen a ser menos cuidadosos y conservadores. Les hemos dicho que si no la reportan ellos lo haremos nosotros. Creo que en Venezuela, también se está dando, por la cantidad de SMS que me envían y los tweets. A menos lo percibo en el mundo virtual.

¿Cuál red social te apasiona más: el blog, twitter, Facebook?

Según las condiciones cubanas, pues nosotros somos internautas a ciegas e incomunicados, Twitter es la mejor herramienta que he podido usar: permite la inmediatez, el envío de SMS, sin necesidad de estar conectado a la red, desde un teléfono móvil. En la isla un celular no tiene ni remotamente acceso a la gran telaraña mundial, pero a través de un número de servicio me permite enviar mensajes inmediatamente. Esto no me salva la vida pero sí la voz, pues es la única herramienta que me ha permitido expresar que sigo aquí de este lado de las rejas. En mi opinión tanto Twitter, como el blog, se complementan muy bien. Desde la aparición de Twitter, en agosto del año pasado, ahora puedo hacer lo que antes era un sueño: reportar la inmediatez.

Antes tenía que esperar conectarme para poder narrar un suceso. Esto podía tardar semanas y, claro está, el efecto no era el mismo. Ahora puedo suplir esa ausencia a través de Twitter.

-¿Cuánto le cuesta a un cubano conectarse a internet una hora?

-Seis pesos convertibles, que viene siendo el tercio de un salario mensual. De allí que esa hora de conexión se conserva como oro. Yo, cuando compro una tarjeta de conexión, me conecto diez minutos, la otra semana quince y la otra semana arriba 15 minutos más. En ese tiempo, todo tiene que estar hecho; me he vuelto una especialista en optimizar mi tiempo on-line, por eso casi todo lo hago por correo electrónico. Cuando acumulo los tweets que no son inmediatos, luego utilizo un programa Mozilla Thunderbird que permite administrar el correo electrónico. Cuando logro conectarme tengo en mi bandeja de salida todo lo que quiero mandar. En ese mismo programa tengo suscripciones al RSS de muchísimos sitios y mientras envío, el RSS se actualiza. Luego los leo con calma. Es el código HTML puro, así me mantengo informada.

Cuando Fidel Castro te calificó como una financiada por el grupo PRISA, le respondiste que esas viejas máquinas soviéticas seguían en uso. ¿Crees que los cubanos piensan que estás financiada por alguna tendencia de derecha radical?

Ese ha sido el estigma y el argumento que se ha usado en esta isla desde hace 50 años para callar a quien piensa diferente al Estado. Como todo argumento se gasta, cada vez son menos los cubanos que justifican, en el hecho de que fue fabricado desde afuera, que alguien eleve su voz críticamente. Sobre todo porque se abusó por muchos años de esa justificación hasta el punto que la gente piensa e indaga: ¿es que acaso somos el único país del mundo donde todos pensamos igual y quien no lo haga entonces fue enviado desde afuera?

Esas declaraciones de Fidel Castro me las tomé como una condecoración, la verdad. Porque el hecho de que logré perturbar su convalecencia, sacarlo de ese sitio alejado donde estaba pasando su enfermedad, y que se acercara a mi blog, a mi persona, era más de lo que yo podría pensar, pues soy de una generación que nunca pensó hablar con el Presidente, encontrármelo en la calle, ni hacerle mis preguntas. Soy de una generación que mira hacia adelante y él no está en nuestro futuro. Cuando compilé mis textos en un libro “Cuba Libre-, quise que esas frases despectivas que hizo sobre mi persona se colocaran en la contraportada. Era una manera de decir que esta pequeña hormiguita, que es Yoani Sánchez, logró inmutar al gran Goliat, que es Fidel Castro,

-¿Y lo hiciste con tu blog, con Internet?

-Sí, lo hice sin violencia, sin asaltar un cuartel.

(*) Editor de Hormiga Analítica www.hormigaanalitica.com
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba