Opinión Internacional

Hegemonía mundial unipolar

Dentro de la dinámica bélica del control del mundo, estamos de acuerdo con Ana Esther Ceceña en que la hegemonía económica estriba en la capacidad para determinar el paradigma tecnológico sobre el cual se asienta la reproducción material global y para establecer los modos de su implantación generalizada, así como en la posibilidad creada desde la propia tecnología para apropiarse del plusvalor generado en la sociedad mundial. En una sociedad regida por la competencia y el conflicto, el triunfo propio y la derrota del contrario constituyen su ethos y el elemento ordenador de las relaciones sociales, pudiendo percibirse el problema de la competencia como un campo de batalla en el que la posición y las estrategias empleadas son los elementos de definición de resultados, la búsqueda principal, el emblema de la victoria.

La hegemonía es una categoría compleja que articula la capacidad de liderazgo en las diferentes dimensiones de la vida social. El hegemón – individuo, líder, país o imperio – tiene que ser capaz de dirigir por la fuerza y por la razón, por convicción y por imposición. Es decir, la hegemonía emerge de un reconocimiento colectivo que comprende cualidades o preceptos morales que adquieren estatuto universal como energía o fuerza para sancionar su cumplimiento. Gramsci la define justamente como la capacidad para transformar la concepción propia, particular, en verdad universal, sea porque las condiciones materiales que la generan y la acción del sujeto colectivo que la sustenta logran construir amplios consensos, sea porque todos los mecanismos de corrección social y establecimiento de normativas afines a esta concepción del mundo se imponen como esencia moral y valores compartidos, mediante el recurso a la violencia en todas sus formas, justificando así la sanción a la disidencia en cualquiera de los campos de la vida social. Lo que con mayor énfasis destaca Gramsci es que la clase dominante ejerce su poder no sólo por medio de la coacción, sino además porque logra imponer su visión del mundo, una filosofía, una moral, costumbres, un «sentido común» que favorecen el reconocimiento de su dominación por las clases dominadas. Definitivamente, la hegemonía, como expresión de una verdadera dirección de la sociedad por la clase dominante, se asienta en bases materiales concretas, donde el elemento represivo, en sus distintas variantes, cobra una importancia sustancial para preservar el orden vigente.

La hegemonía requiere de una construcción simultánea en los planos militar, económico, político y cultural, creando las condiciones reales e imaginarias de invencibilidad, constituyéndose en paradigma de referencia y en sancionador en última instancia, colocándose como hacedor y árbitro de las decisiones mundiales, haciendo de la propia concepción del mundo y sus valores la perspectiva civilizadora reconocida universalmente. Dentro de la estrategia de seguridad nacional, de reafirmación de la hegemonía para un nuevo siglo, un nuevo milenio, los objetivos generales que debe garantizar el Departamento de Defensa de USA son: asegurar la creación de un ambiente internacional favorable a los intereses de Estados Unidos; tener la preparación y presteza necesarias para responder al amplio espectro de crisis que amenaza los intereses de Estados Unidos; tomar las previsiones necesarias para estar preparados ante la incertidumbre del futuro cercano.

En lo que concierne a nuestra América, la nueva arma de la hegemonía de EUA es el ALCA. Habrá tiempo para referirnos a esta nueva máscara de la hegemonía mundial unipolar, mientras hemos de darle la razón a quienes como Koichiro Matsuura, desde la cabeza de la UNESCO, piensan que humanizar la globalización no es un sueño: es una ambición que se corresponde con una necesidad fundamental que todos debemos abordar unidos; puesto que la globalización no es una fuerza exterior que se ha desatado sobre nosotros: es y será lo que hagamos de ella.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar