Opinión Internacional

Hillary, mejor opción

Cada cuatro años, el mundo se acuerda de la importancia de Estados Unidos, con motivo de la escogencia del nuevo inquilino de la Casa Blanca. Incluso en los actuales momentos Norteamérica -afectada por síntomas de recesión, con el dólar caído al nivel más bajo de su historia, y con un gobernante desprestigiado- sigue siendo, pese a ello, la primera potencia a quien todos necesitan de algún modo u otro. Ninguno de los demás actores resaltantes en el escenario internacional –ni los tradicionales como la Unión Europea y Japón, ni los emergentes como Rusia, China; India y Brasil- podrían mantener su actual estatus económico, social y político sin el concurso del mercado, de la producción, de la ciencia y tecnología, y de los sistemas de seguridad y defensa del inmenso y multifacético país de Washington, Lincoln y Franklin Roosevelt. Por ello, las peripecias de la actual contienda preelectoral yanqui interesan y conciernen a todos los pueblos.

Desde nuestra perspectiva de latinoamericano de inclinación progresista o de izquierda democrática, siempre hemos dado preferencia al Partido Demócrata norteamericano por encima del Partido Republicano. Aunque los demócratas son heterogéneos, de manera general defienden la equidad social y los derechos populares, y muestran mayor independencia que los republicanos ante las presiones del gran capital corporativo y hegemónico. Suelen adoptar actitudes más abiertas y comprensivas que los republicanos ante los planteamientos de los países en desarrollo, y favorecen una política exterior más multilateral.

Esta vez Hillary Clinton y Barack Obama son los dos precandidatos demócratas que solicitan nuestro respaldo moral, de observadores lejanos pero interesados. Personalmente, opino que Hillary es la mejor opción. Su plataforma electoral es precisa y concreta, e incorpora todos los elementos que realmente afectan la vida del pueblo: relaciones laborales, seguridad social, regulación de la especulación, derechos humanos, tributación equitativa, y una política exterior de convivencia multilateral, sin debilidades ingenuas. En cambio Obama es hombre de declaraciones nobles pero un tanto vagas a favor de un país y un mundo “nuevos”. Su inclinación hacia la generalización y algunas ambigüedades podrían debilitar su posición, en caso de ser candidato, frente a la contra-candidatura republicana, nada desdeñable, de John McCain.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba