Opinión Internacional

Integración y Parlamento Latinoamericano

No ha sido fácil el camino recorrido para la integración latinoamericana. Demasiados obstáculos han impedido una verdadera integración de los países de Latino América y el Caribe. La ceguera de gobernantes –Chávez, por ejemplo, en vez de ayudar a perfilar una verdadera integración, intenta destruir la CAN (Comunidad Andina) retirando a Venezuela- junto a los intereses, sobre todo económicos, de grandes potencias. Así en el norte, los Estados Unidos y en el sur, Brasil, una especie de subimperialismo en la región suramericana. Latinoamérica debe abordar, unidos sus países, los grandes problemas que arrastran, el principal de ellos la pobreza. 250 millones de habitantes, el 40% viven con menos de 2$ por día, 30% viven con menos de 1$ por día.

El paradigma de la integración ha sido el modelo europeo. Fueron años de polémicas, de acuerdos, de inteligencia entre diversos países hasta llegar al éxito de la Unión Europea de hoy. Fue Víctor Hugo, romántico visionario, quien habló primero de las ventajas de la Europa unida. Durante años, la izquierda marxista con partidos muy poderosos, se oponía a la integración. Simplemente le hacían el juego a la Unión Soviética , la otra potencia en un mundo bipolar, que no quería una Europa unida, como otra gran potencia capitalista.

El proceso de integración de América Latina y el Caribe sigue planteado. La integración latinoamericana es un desiderátum. A las naciones débiles económicamente –Grecia, España, Portugal- les ha ido bien en la Unión Europea. Las crisis nacionales que se presentan son solucionadas en el marco de la gran Unión, como lo estamos viendo en el caso de Grecia. La verdadera integración está planteada como necesidad de una coyuntura histórica que la puede favorecer. Hugo Chávez y sus seguidores, gobernantes de la ultra-izquierda: Nicaragua, Cuba, Bolivia y Venezuela, han tratado de hacer su propia integración revolucionaria. Ha resultado un fracaso diplomático, junto a un derroche de petrodólares del estado venezolano.

El Parlamento Latinoamericano, aunque no tiene la legitimación y la institucionalidad del parlamento europeo, puede jugar un papel en la integración de América Latina y el Caribe. De allí la importancia que tienen las elecciones próximas. Se medirán dos concepciones: la reduccionista, revolucionaria marxista, que cree que la integración solo debe hacerse con los países gobernados por “revolucionarios” y la concepción amplia de la integración que representa la lista presentada por la MUD , donde se buscan acuerdos por encima de las diferencias circunstanciales. La elección del Parlatino en septiembre será por listas, veremos entonces quien o quienes son la verdadera mayoría en el país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba