Opinión Internacional

Intervienen Brasil y la Argentina en la crisis boliviana

Ensayan -con Colombia- una mediación entre Evo y la oposición, pero ésta desconfía de su neutralidad
La crisis en Bolivia se acelera. El 4 de mayo, el departamento (provincia) de Santa Cruz, el más próspero del país, realizará un referendo para su propio estatuto autonómico. Lo mismo harán los otros tres de la llamada Media Luna (Beni, Pando y Tarija), mientras que en los de Chuquisaca y Cochabamba ya se están recogiendo firmas para adherir a ese proceso.

La intermediación de la Iglesia Católica fracasó. Mientras, el canciller de la Argentina, Jorge Taiana, el vicecanciller de Colombia, Camilo Reyes, y el embajador de Brasil en La Paz, Federico César de Araujo, acudieron ayer al Palacio Quemado para una reunión con el presidente Evo Morales, su vice, Alvaro García Libera, y su canciller, David Choquehuanca.
Luego se entrevistaron con representantes del Senado, cuerpo controlado por la oposición, e iniciaron contactos con la Iglesia. Mientras se esperapara hoy la llegada del canciller brasileño, Celso Amorim, el mandatario ensaya un acercamiento con la oposición a través de una gestión de «países amigos», pero la presencia de los enviados por Buenos Aires y Brasilia es rechazada por los cruceños, quienes alegan que esos gobiernos son afines al MAS, el partido de Morales.

También fracasó ya una fugaz intervención de la OEA, con el argentino Dante Caputo a la cabeza.

Sesgado

Es que la oposición tampoco confía en ese organismo: la semana pasada, el ex presidente Jorge «Tuto» Quiroga, del opositor partido Podemos, dijo que «Hugo Chávez maneja 19 de los 34 votos» de la OEA y que por lo tanto su trabajo en Bolivia sólo puede traer conclusiones sesgadas.

A la vez, en el gobierno de Evo Morales se evidencian otras fracturas. El último día de febrero la Corte Nacional Electoral suspendió el referendo convocado desde La Paz para modificarla Constitución, plan que incluía, entre otros puntos, una reforma agraria. La semana pasada, el gobierno central, para acotar el margen de maniobra de Santa Cruz, prohibió las exportaciones de aceite de soja. En ese departamento, las protestas contra Evo Morales van «in crescendo»: la de este miércoles reunió a 50.000 personas. Los camioneros que transportan aceite se han plegado a un paro y, al igual que en la Argentina, cortaron los caminos. En Camiri, centro petrolero cruceño, quienes se decidieron por la huelga (van ya 10 días) son los trabajadores de YPFB, que piden la « refundación» de la estatal y la expulsión de cuatro petroleras extranjeras. Como los camioneros, plantaron piquetes en las rutas que conectan el sur boliviano con Santa Cruz de la Sierra y la Argentina.

Hace tres días, en medio de acusaciones cruzadas, renunció el secretario de Comunicaciones y Prensa, Alex Contreras, hombre que hasta ese momento pertenecía al riñón de Morales y era considerado uno de los intocables del gobierno. Otras denuncias, como las que responsabilizan al Palacio Quemado de haber ordenado el seguimiento y espionaje a políticos de la oposición y miembros del Poder Judicial, también han empezado a aparecer.

Eduardo Paz Vargas, titular de Cainco ( Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Santa Cruz) cree que «Bolivia siempre ha sido un país centralista pero con Evo Morales, la administración central está estancada». Esa es la razón por la que, para Paz Vargas, el proceso de profundización democrática y de supervivencia autonómica de los departamentos se viene acelerando. La pregunta que surge es: ¿puede salir sola Bolivia de esta crisis o necesita la ayuda de, por lo menos, sus vecinos? A la que se le podría agregar otra, más temible: ¿No será demasiado tarde para tomar conciencia de lo que ocurre en Bolivia, distraídos como estamos, con los sucesos de Ecuador y Colombia y las actuaciones de Hugo Chávez?

Justamente, Jorge Quiroga interpreta que el destino de su país va por una senda, si se quiere, más radicalizada. El viernes 28 de marzo, durante una conferencia que brindó en un seminario en Rosario, dijo que América latina y Bolivia en particular están viviendo «el proyecto político más peligroso de su historia, financiado por Hugo Chávez, quien viene trabajando en la desestabilización de Bolivia desde el año 2000».

Para contrarrestar este proyecto y por sobre todo para ayudar a que Bolivia regrese a su equilibrio, el cruceño Paz Vargas considera que primero Brasil y después la Argentina serían los países con mayor capacidad persuasiva para destrabar las tensiones, si se llegase a un momento crítico. «Son nuestros vecinos», dice, «y también tienen fuertes inversiones en Bolivia, aunque -aclara- deberían modificar antes la visión que tienen de Bolivia, la que, sobre todo en el caso argentino, está muy ‘gasificada’».

Entrevista
Bolivia, en la fractura
«Hay riesgo de enfrentamiento social»

Entrevista al presidente del Senado de Bolivia, Oscar Ortiz Antelo
Severo deterioro económico, enfrentamiento político creciente y riesgo de un grave conflicto social. Esta cruda descripción de la Bolivia de hoy trazó el presidente del Senado de ese país, Oscar Ortiz Antelo, en entrevista con Ambito Financiero. Ortiz Antelo, quien la semana pasada estuvo en la Argentina, presidió Cainco, la Cámara de Industria y Comercio del departamento de Santa Cruz, desde donde saltó a la política hace tres años en el opositor partido Podemos. A continuación, las principales definiciones de quien es en la actualidad el segundo hombre en la cadena de sucesión boliviana.

¿Cuál es la situación hoy en Bolivia?
– Tenemos un gobierno electo democráticamente pero que no actúa siempre dentro del marco de la democracia. Cuando tuvo que tomar decisiones en las que no contaba con los votos, recurrió a la violencia y a los cercos. Los utilizó tanto para la Asamblea Constituyente como para el Congreso, para aprobar sólo con sus votos, un proyecto de reforma a la Constitución y otro de leyes. Esto se les ha vuelto en contra porque, dadas las circunstancias en que fueron votados, y al no ser reconocidos como legítimos por el conjunto de la población, hoy en día son inviables. Esto está provocando un proceso de fractura institucional.

¿Cree que Bolivia puede escindirse en dos países?
-Nunca creí en el peligro de la división territorial pero creo en el proceso de fractura del estado, de destrucción del estado. La gente no busca separarse sino tener autonomía frente a un proceso de centralización Pero como el gobierno que tenemos fue el primero en desconocer la misma fuente de legalidad con la cual llegó al poder, hoy hay una población que, al no tener un tribunal constitucional al cual acudir, y al tener una Asamblea Constituyente que perdió toda credibilidad y un Congreso que todavía funciona pero que ha sido muy golpeado porque en tres oportunidades, al no contar el gobierno con los votos suficientes, lo mandó cercar y con golpes y dinamita impidió el ingreso de la oposición, hoy en día no pueden darle validez legal a su Proyecto de Constitución y peor aun, a las leyes. A esta situación se le está sumando un proceso muy acelerado de deterioro económico que, combinado con esta grave crisis política, podría ocasionar un drama social.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba