Opinión Internacional

Jaque mate a las FARC

En un operativo calificado de»impecable’ por la principal secuestrada, la excandidata presidencial Ingrid Betancourt, las fuerzas armadas colombianas dieron un virtual jaque mate, a las ya decadentes FARC.

Así continúa lo que parece un inexorable proceso de deterioro de la guerrilla más antigua de Latinoamerica.

El prolongado secuestro de Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once policías y militares que pasaron años en manos de la guerrilla de las FARC terminó con una cinematográfica operación de rescate en la que fueron liberados por el Ejército colombiano sin disparar un solo tiro según informó primicialmente la agencia española EFE.

La «Operación Jaque», puesta en marcha por el Ejército después de infiltrar a la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), culminó poco después del mediodía del 2 de julio con el rescate del grupo de quince cautivos.

Betancourt, los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, así como once policías y militares, algunos de los cuales llevaban más de diez años en poder de las FARC, fueron recogidos en un helicóptero en una remota localidad entre los departamentos selváticos de Guaviare y Vaupés (sureste), y trasladados luego a una base militar.

Betancourt había sido secuestrada por las FARC en febrero de 2002, mientras que los tres estadounidenses cayeron cautivos en marzo del año siguiente.

La noticia que durante años esperaron los colombianos y la comunidad internacional la dio en Bogotá el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien destacó de entrada que los liberados están «sanos y salvos».

«Esta operación que se denominó ‘Jaque’ no tiene precedentes y deja muy en alto la calidad y el profesionalismo de las fuerzas militares colombianas», señaló.

El ministro destacó que en la operación «se logró infiltrar la primera cuadrilla de las FARC», que durante los últimos años -dijo- había mantenido a numerosos secuestrados en su poder, repartidos en tres grupos.

Según Santos, los militares infiltrados convencieron al «Comandante César», encargado de la custodia de los cautivos, de reunirlos en un grupo para trasladarlos a un lugar donde quedarían a órdenes de alias «Alfonso Cano».

«Cano» asumió hace sólo unos meses la jefatura de las FARC en reemplazo de su fundador, Pedro Antonio Marín, alias «Manuel Marulanda» o «Tirofijo», muerto en marzo pasado, al parecer de causas naturales.

El «Comandante César» y otro rebelde aceptaron viajar en el helicóptero que llevaría a los rehenes hasta donde «Cano», y una vez en el aire, la tripulación anunció que en realidad eran militares y arrestaron a los dos guerrilleros.

La aeronave hizo una escala en San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare, desde donde -según fuentes militares- partió hacia la base aérea de Tolemaida, a 190 kilómetros de Bogotá, pero posteriormente se informó que su destino final sería la base militar de Catam, en la capital colombiana.

El rescate de los quince cautivos, que formaban parte del grupo de 40 políticos, extranjeros, militares y policías que las FARC pretendían canjear por unos 500 rebeldes presos, fue recibido con júbilo en el país y el exterior.

El presidente Álvaro Uribe, que se ha negado a negociar un canje de secuestrados por guerrilleros presos y ha porfiado con la posibilidad del rescate militar, fue ovacionado hoy al llegar a un hospital infantil de Bogotá para reinaugurar ese centro asistencial.

Pese a que Uribe ha evitado hasta ahora comentarios sobre la «Operación Jaque», el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, manifestó que el jefe de Estado dijo estar «muy contento» por el rescate, que demuestra la efectividad de su política de seguridad democrática.

Además de Betancourt, Howes, Stansell y Gonsalves, fueron rescatados los militares Juan Carlos Bermeo, Raimundo Malagón, Erasmo Romero, José Ricardo Marulanda.

El éxitoso operativo fue, ante todo, un triunfo de la legalidad en democracia, un gran éxito de las Fuerzas Armadas Colombianas y de la politica del presidente Álvaro Uribe, al mismo tiempo , muestra el fracaso total de la politica intervencionista del Presidente Chávez de Venezuela, que él disfraza como gestión humanitaria, revolución bolivariana y otros inventos de la afiebrada cabeza de este coronel venezolamo que altera el buen desarrollo del progreso democrático latinoamericano que con un par de excepciones rechazan la funambulesca injerencia de Chavez a punta de petrodolares.

Este jaque a la narcoguerrilla, puede signficar el mate a las FARC. Y si, se pudiera hacer un enrroque con Chavez, mejor todavia..

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba